Afros, pai­sas y chi­la­pos con­flu­yen, uno do­mi­na

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁL­VA­REZ C.

Los cho­coa­nos ha­bi­ta­ron ini­cial­men­te Ba­ji­rá; la fuer­za pro­duc­ti­va es an­tio­que­ña y los cor­do­be­ses apor­tan con mano de obra.

El sol arre­cia, por lo ge­ne­ral, du­ran­te la ma­yor par­te del día, pe­ro ines­pe­ra­da­men­te es in­te­rrum­pi­do por un es­tre­pi­to­so agua­ce­ro que ca­si siem­pre acom­pa­ña las no­ches de Be­lén de Ba­ji­rá.

Los ca­si 16.000 ha­bi­tan­tes del po­bla­do que el ma­pa ofi­cial, pu­bli­ca­do el pa­sa­do 9 de ju­nio, se­ña­la en te­rri­to­rio de Cho­có y no en el de An­tio­quia, co­mo lo fue la ma­yor par­te de su exis­ten­cia, han apren­di­do a so­por­tar el so­fo­co que pro­du­ce la mez­cla de llu­via y se­que­dad, pro­pios de una zo­na sel­vá­ti­ca co­mo esa, tan cer­ca­na a la es­pe­sa ve­ge­ta­ción.

“Cuan­do aquí se di­ce a llo­ver, es a llo­ver”, cuen­ta Ser­gio Za­pa­ta, quien ha­bi­ta Ba­ji­rá, ha­ce ca­si una dé­ca­da, en me­dio de un to­rren­cial agua­ce­ro que cae pa­sa­das las 9 de la no­che de un vier­nes.

Pe­ro el cli­ma no im­pi­de que ese día se reúnan—co­mo ha­bi­tual­men­te lo ha­cen en el po­li­de­por­ti­vo del par­que al fi­na­li­zar la se­ma­na—cien­tos de mu­cha­chos afro­des­cen­dien­tes pa­ra es­cu­char y bai­lar cham­pe­ta y re­ge­tón has­ta la ma­dru­ga­da, ba­jo el es­truen­do­so so­ni­do de un par­lan­te del ta­ma­ño de una ne­ve­ra, pin­ta­do de ro­jo, ama­ri­llo, ver­de y azul.

Co­mo preám­bu­lo de la rum­ba, las gra­das que sir­ven de pis­ta de bai­le fue­ron ocu­pa­das dos ho­ras an­tes por ni­ños y adul­tos que alien­tan con can­tos y aplau­sos a los equi­pos de mi­cro­fút­bol que dispu­tan un par­ti­do.

A na­die le im­por­ta a qué ba­rrio o sec­tor re­pre­sen­tan. Tam­po­co si son an­tio­que­ños, cho­coa­nos o chi­la­pos, co­mo les di­cen a los na­ci­dos en Cór­do­ba. Dis­fru­tan de la adre­na­li­na que des­plie­gan los de­por­tis­tas. Alien­tan a sus ami­gos, her­ma­nos o hi­jos.

Be­lén de Ba­ji­rá es un asen­ta­mien­to plu­ri­ét­ni­co, una ca­rac­te­rís­ti­ca de to­do el Ura­bá. Iván Da­río Es­pi­no­sa, an­tro­pó­lo­go, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia que ha es­tu­dia­do la re­gión, ase­gu­ra que el te­rri­to­rio fue ocu­pa­do a prin­ci­pios del si-

glo pa­sa­do por cho­coa­nos, pe­ro ca­si al tiem­po fue­ron lle­gan­do an­tio­que­ños, mu­chos de los cua­les son hoy los due­ños de los me­dios de pro­duc­ción.

“Los con­flic­tos ét­ni­cos se re­mon­tan a 1905, cuan­do Ura­bá se le asig­na a An­tio­quia, ahí hay un reor­de­na­mien­to te­rri­to- rial. Esa en­tre­ga no so­lo fue una com­pen­sa­ción, sino la con­so­li­da­ción de un pe­rio­do de co­lo­ni­za­ción de an­tes, que plan­tea­ba la sa­li­da al mar”, apun­ta.

Se­gún Es­pi­no­sa, el Cho­có bus­ca un te­rri­to­rio del que tiene un arrai­go, pe­ro en el que el po­der eco­nó­mi­co an­tio­que­ño im­pe­ra. Agre­ga que los cho­coa­nos son ma­yo­ría en Be­lén, pe­ro an­tio­que­ños y cor­do­be­ses, uni­dos, lo­gran su­pe­rar­los y apues­tan a que An­tio­quia si­ga go­ber­nan­do.

“Con­flu­yen tres gru­pos ét­ni­co­cul­tu­ra­les, pe­ro uno, el an­tio­que­ño, aun­que es mi­no­ri­ta­rio, os­ten­ta el po­der eco­nó­mi­co con tie­rras, co­mer­cio y ser­vi­cios”, se­ña­la.

En Be­lén se per­ci­be esa con­fluen­cia de cul­tu­ras. En una es­qui­na, un res­tau­ran­te los sa­bo­res del Pa­cí­fi­co son el pla­to fa­vo­ri­to: arroz con que­so y pes­ca­do fri­to. En otro cos­ta­do, la ban­de­ja pai­sa es el me­nú pre­fe­ri­do y en el mis­mo lu­gar, tam­bién, se des­pa­chan en­vuel­tos de yu­ca y bo­llo lim­pio, re­ce­tas oriun­das de Cór­do­ba.

Al tiem­po, de un la­do los afro pre­fie­ren el bu­lle­ren­gue y cu­rru­lao, del otro, los sa­ba­ne­ros o cor­do­be­ses, el po­rro; más allá, en la can­ti­na con pa­re­des de madera, la mú­si­ca po­pu­lar o pa­rran­de­ra, ha­cer re­cor­dar a An­tio­quia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.