UN MEN­SA­JE­RO DE LA CON­COR­DIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FER­NAN­DO VE­LÁS­QUEZ fer­nan­do­ve­las­quez55@gmail.com

La paz, co­mo lo di­jo el gran ius­fi­ló­so­fo ita­liano Nor­ber­to

Bob­bio, no so­lo se pue­de en­ten­der des­de el pun­to de vis­ta in­terno -al­go pro­pio de la mo­ral-, es­to es, co­mo la au­sen­cia de un tran­ce en­tre com­por­ta­mien­tos o ac­ti­tu­des del mis­mo ac­tor, sino des­de la pers­pec­ti­va ex­ter­na -asun­to que co­rres­pon­de al de­re­cho-, co­mo la au­sen­cia o el ce­se de un con­flic­to ex­te­rior en­tre in­di­vi­duos o gru­pos di­ver­sos (El pro­ble­ma de la gue­rra y las vías de la paz, págs. 158-159); es más, re­cor­da­ba es­ta lú­ci­da men­te, al ha­cer re­fe­ren­cia a la se­gun­da fa­ce­ta del con­cep­to, que la paz es la au­sen­cia de gue­rra, es­to es, “el es­ta­do en que se en­cuen­tran gru­pos po­lí­ti­cos en­tre los cua­les no exis­te una re­la­ción de con­flic­to ca­rac­te­ri­za­da por el ejer­ci­cio de una vio­len­cia du­ra­de­ra y or­ga­ni­za­da” (pág. 164).

La fi­na­li­dad de la paz es, pues, evi­tar la gue­rra po­nién­do­le fin al con­flic­to; pe­ro, pa­ra lo­grar­lo, no so­lo hay que des­ar­mar a los con­ten­dien­tes sino a los es­pí­ri­tus; pa­ra “ha­cer la paz”, se re­quie­re to­do un pro­ce­so me­dian­te el cual no so­lo se lo­gre “po­ner pun­to fi­nal a las hos­ti­li­da­des o no ha­cer más la gue­rra, sino tam­bién ins­tau­rar un es­ta­do ju­rí­di­ca­men­te re­gu­la­do que tien­de a te­ner una cier­ta es­ta­bi­li­dad” (idem). Pe­ro esa no­ción tam­bién se de­be abor­dar des­de las pers­pec­ti­vas teo­ló­gi­ca y fi­lo­só­fi­ca, en aten­ción a que ella re­quie­re de una gran do­sis de jus­ti­cia (so­bre to­do la de ín­do­le so­cial) pa­ra que no sea ini­cua; y, co­mo es ob­vio, ne­ce­si­ta de una ac­ti­tud apa­ci­ble por par­te de to­dos los aso­cia­dos.

To­do es­to, ha­ce pen­sar que pa­ra lo­grar la con­cor­dia no bas­ta con si­len­ciar las ar­mas o, co­mo aquí acon­te­ce, en­tre­gar­le el país a una de las ban­das cri­mi­na­les -en­tre otras co­sas, por­que que­dan otras or­ga­ni­za­cio­nes de la mis­ma na­tu­ra­le­za a las que ya no hay na­da pa­ra dar­les-, pues es ne­ce­sa­rio ge­ne­rar to­do un pro­ce­so de cam­bios pa­ra que ad­ven­ga la igual­dad so­cial má­xi­me si, se­gún el Ban­co Mun­dial, en In­for­me de di­ciem­bre del año pa­sa­do, nues­tro país tiene el des­hon­ro­so se­gun­do lu­gar de de­sigual­dad en Amé­ri­ca La­ti­na y el Ca­ri­be y, añá­da­se, el sép­ti­mo en to­do el mun­do. Y, ob­vio es de­cir­lo, to­dos de­be­mos cam­biar.

Una mues­tra de que ello es po­si­ble la vi­ví el sie­te de ju­nio cuan­do, ca­mino a Bo­go­tá, lle­gué al ae­ro­puer­to y, al abor­dar el avión, ad­ver­tí có­mo el ca­pi­tán del vue­lo de Avian­ca n°. 9341 es­pe­ra­ba en la puer­ta de en­tra­da a to­dos y ca­da uno de los pa­sa­je­ros, pa­ra dar­les la bien­ve­ni­da; en es­pe­cial, lo ha­cía con los ni­ños, a quie­nes se les pre­sen­ta­ba y sa­lu­da­ba de mano, y con las da­mas. A mí me ju­gó una ele­gan­te bro­ma y me “prohi­bió” in­gre­sar la ca­ja de cho­co­la­tes que lle­va­ba en la mano por­que, adu­jo, eran la com­pe­ten­cia de otra em­pre­sa que a él le gus­ta­ba más; yo le re­pli­qué que siem­pre los su­biría, así no tu­vie­ra su per­mi­so, por­que eran ori­gi­na­rios de una pe­que­ña ciu­dad sui­za.

Por supuesto, mien­tras me aco­mo­dé en la bu­ta­ca a es­cu­char al­gu­na be­lla sin­fo­nía de mi com­po­si­tor pre­di­lec­to tam­bién apro­ve­ché pa­ra re­fle­xio­nar so­bre es­tos asun­tos y en­ten­dí que es­te ser ex­tra­or­di­na­rio nos ha­bía da­do a to­dos los pa­sa­je­ros, una do­ble lec­ción: una, de pro­fun­do amor y res­pe­to por su tra­ba­jo; y, otra, un con­tun­den­te men­sa­je de con­vi­ven­cia ar­mó­ni­ca. Nun­ca, pe­se a que du­ran­te 36 años he via­ja­do por más de 20 paí­ses, ca­si siem­pre en plan aca­dé­mi­co, ha­bía ob­ser­va­do a un co­man­dan­te -por­que ellos sue­len ser muy dis­tan­tes- com­por­tar­se co­mo aquel.

Es ne­ce­sa­rio, en­ton­ces, cam­biar de ac­ti­tud y lu­char por cons­truir es­ce­na­rios co­mo el pro­pi­cia­do por el ad­mi­ra­ble ca­pi­tán Da­niel Her

nán­dez quien, con su men­sa­je, sur­ca los ai­res de es­ta ator­men­ta­da Co­lom­bia; y es­to se ha­ce indispensable por­que, co­mo re­cuer­da de nue­vo Bob­bio, si no lo­gra­mos so­lu­cio­nar nues­tros con­flic­tos sin acu­dir a la vio­len­cia es­ta úl­ti­ma se en­car­ga­rá de bo­rrar­nos de la faz de la tie­rra

To­do es­to ha­ce pen­sar que pa­ra lo­grar la con­cor­dia no bas­ta con si­len­ciar las ar­mas o, co­mo aquí acon­te­ce, en­tre­gar­le el país a una de las ban­das cri­mi­na­les...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.