UR­GE UN NUEVO CEN­SO PO­BLA­CIO­NAL

El Colombiano - - OPINIÓN - Por PIE­DAD PA­TRI­CIA RES­TRE­PO pie­dad­pa­tri­cia@gmail.com

La in­for­ma­ción es cru­cial pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes de to­das las per­so­nas, y or­ga­ni­za­cio­nes. En el ca­so de la política pú­bli­ca, la ba­se de la in­for­ma­ción es la que otor­ga el cen­so y sus pro­yec­cio­nes. La ma­yo­ría de in­di­ca­do­res se cons­tru­ye con ba­se en las pro­yec­cio­nes po­bla­cio­na­les. En edu­ca­ción, las ta­sas de co­ber­tu­ra, tan­to ne­tas co­mo bru­tas, se cons­tru­yen con la in­for­ma­ción po­bla­cio­nal. En sa­lud, las ta­sas de mor­ta­li­dad, las de fe­cun­di­dad, las co­ber­tu­ras de pro­gra­mas co­mo los de va­cu­na­ción tam­bién se cons­tru­yen con las pro­yec­cio­nes po­bla­cio­na­les. Asi­mis­mo, las com­pa­ra­cio­nes en­tre ciu­da­des, te­rri­to­rios o paí­ses de­ben rea­li­zar­se con ba­se en ta­sas cons­trui­das con in­for­ma­ción de­mo­grá­fi­ca, pa­ra que pue­dan te­ner sen­ti­do.

El úl­ti­mo cen­so del país es el de 2005, ya son do­ce años en los que es­ta­mos cons­tru­yen­do y ana­li­zan­do la in­for­ma­ción con ba­se en pro­yec­cio­nes que ca­da vez re­sul­tan me­nos con­fia­bles.

Al res­pec­to, de­cía el año pa­sa­do, Al­va­ro Pa­chón, es­tu­dio­so de la de­mo­gra­fía: “en es­te mo­men­to no sa­be­mos ni te­ne­mos una idea cla­ra de cuántos ha­bi­tan­tes hay en Co­lom­bia…de­bi­do a las de­fi­cien­cias de las pro­yec­cio­nes y es­ti­ma­cio­nes de po­bla­ción rea­li­za­das por el Da­ne”. Prin­ci­pal­men­te por los su­pues­tos de pro­yec­ción uti­li­za­dos por la en­ti­dad que re­sul­tan en tra­yec­to­rias de na­ci­mien­tos y defunciones muy di­fe­ren­tes a las mos­tra­das por las pro­pias es­ta­dís­ti­cas vi­ta­les del Da­ne. El análisis rea­li­za­do por Pa­chón mues­tra que la po­bla­ción to­tal es­ta­ría so­bre­es­ti­ma- da en 4,73 %, y tam­bién ha­bría dis­cre­pan­cias en la dis­tri­bu­ción por edad y se­xo. Así, los gru­pos de edad de 0-4 años y de 5-9 años re­sul­tan con me­nor participación en el to­tal de la po­bla­ción, y tam­bién me­nor en tér­mi­nos ab­so­lu­tos.

En Medellín, los datos de co­ber­tu­ras, tan­to en el pro­gra­ma Buen Co­mien­zo de aten­ción a la pri­me­ra in­fan­cia, co­mo en los ni­ve­les de edu­ca­ción ini­cial y tran­si­ción, mues­tran o es­tan­ca­mien­to o una ten­den­cia des­cen­den­te, que ha si­do ob­je­to de dis­cu­sión y has­ta po­lé­mi­ca.

Las du­das que se cier­nen so­bre la in­for­ma­ción po­bla­cio­nal, ter­mi­nan im­pac­tan­do se­ria­men­te la cer­te­za con la cual se pue­den con­cluir y re­co­men­dar ac­cio­nes en cuan­to a la evo­lu­ción de los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res so­cio­eco­nó­mi­cos, que es­ta­rán ca­da vez más su­pe­di­ta­das a los re­sul­ta­dos de un nuevo cen­so.Es­ta­mos per­dien­do la brú­ju­la, y va­mos co­mo bar­co a la de­ri­va. Nos ur­ge que el go­bierno na­cio­nal agi­li­ce la rea­li­za­ción del nuevo cen­so pa­ra el país, má­xi­me cuan­do ya es­ta­mos atra­sa­dos en la cons­truc­ción de la lí­nea de ba­se y las me­tas país den­tro de la agen­da ODS al 2030

El análisis rea­li­za­do por Pa­chón mues­tra que la po­bla­ción to­tal es­ta­ría so­bre­es­ti­ma­da en un 4,73 %.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.