El ma­pa del cri­men en Me­de­llín

In­ter­cep­ta­ción de la Fis­ca­lía mues­tra co­mo ca­be­ci­lla del com­bo del ba­rrio Cór­do­ba di­vi­dió una zo­na de Ro­ble­do.

El Colombiano - - PORTADA - Por NEL­SON MATTA CO­LO­RA­DO

La gra­ba­ción de un diá­lo­go te­le­fó­ni­co, co­no­ci­do en ex­clu­si­va por EL CO­LOM­BIANO, re­ve­la có­mo las ban­das cri­mi­na­les se re­par­ten al­gu­nos ba­rrios de la ciu­dad.

Des­pués li­diar con una gue­rra de com­bos du­ran­te cua­tro me­ses, que lo obli­gó a huir del ba­rrio, alias “Mo­la­cho” de­bió sen­tir ali­vio cuan­do se en­te­ró de que el nue­vo “pa­trón” de la zo­na lo es­ta­ba bus­can­do pa­ra ayu­dar­le.

“Par­ce­ro, créa­me que la vi­da les va a cam­biar – le di­jo el ca­be­ci­lla por ce­lu­lar - ¿Qué más que ya no va a ha­ber con­flic­to? Es que ya va­mos a ser una em­pre­sa, par­ce­ro. Van a re­gar la bo­la en el ba­rrio y le van a de­cir a la gen­te que us­te­des ya son de ‘la Ofi­ci­na de Cór­do­ba’, que tra­ba­jan con­mi­go y que ya no hay fron­te­ras in­vi­si­bles”.

Quien ha­bla­ba en ese tono era Alejandro Ál­va­rez Arro­ya­ve, alias “Ale­jo Ca­cha­ma”. El apo­do co­men­zó a so­nar en ma­yo de 2016, cuan­do se desató una dispu­ta de ban­das en la fron­te­ra de las co­mu­nas de Cas­ti­lla y Ro­ble­do, que afec­tó los ba­rrios Cór­do­ba, Ca­ri­be, El Pro­gre­so y El Vo­la­dor, y los sec­to­res El Hue­co de la Can­de­la­ria, Ciu­dad Cen­tral, Los Blo­ques y Nue­vo Mé­xi­co.

El mo­ti­vo de la con­tien­da fue una re­be­lión den­tro de la “Odín Ro­ble­do” (Or­ga­ni­za­ción De­lin­cuen­cial In­te­gra­da al Nar­co­trá­fi­co), la con­fe­de­ra­ción que agru­pa a va­rias ban­das del Oc­ci­den­te de Me­de­llín. Su lí­der es Frey­ner Ra­mí­rez (“Car­los Pe­se­bre”), quien es­tá en pri­sión, pa­gan­do 36 años por ho­mi­ci­dio.

La di­vi­sión la li­de­ra­ron “Ale­jo Ca­cha­ma” y su lu­gar­te­nien­te “Gor­do Are­pas”, que coor­di­na­ban un com­bo del ba­rrio Cór­do­ba. Du­ran­te 120 días, el plei­to con sus an­ti­guos je­fes pro­du­jo ba­la­ce­ras, 18 ho­mi­ci­dios se­lec­ti­vos y zo­zo­bra en la co­mu­ni­dad.

Se­gún la Di­rec­ción de Fis­ca­lías con­tra el Cri­men Or­ga­ni­za­do, Ál­va­rez pi­dió apo­yo a la “Odín los Cha­tas”, la es­truc­tu­ra que de­lin­que en Be­llo, la cual le su­mi­nis­tró res­pal­do bé­li­co por or­den de su je­fe Juan Car­los Me­sa Va­lle­jo, alias “Tom”.

Así que­dó con­sig­na­do en in­ter­cep­ta­cio­nes te­le­fó­ni­cas que el en­te acu­sa­dor pre­sen­tó en las au­dien­cias de ga­ran­tías, tras la cap­tu­ra de “Ale­jo Ca­cha­ma” el pa­sa­do 31 de mar­zo. “Yo ya es­toy tra­ba­jan­do di­rec­ta­men­te con los se­ño­res de la Ofi, con ‘ Tom’”, re­co­no­ció el pro­ce­sa­do en el diá­lo­go con “Mo­la­cho”.

EL CO­LOM­BIANO tu­vo ac­ce­so a los au­dios pre­sen­ta­dos por la Fis­ca­lía en la di­li­gen­cia an­te el Juz­ga­do 3° Pe­nal Am­bu­lan­te

de An­tio­quia. El más com­pro­me­te­dor es del 20/8/16, la fac­ción di­si­den­te se re­par­te la fron­te­ra de Ro­ble­do y Cas­ti­lla, en una prác­ti­ca que la ma­fia im­po­ne en Me­de­llín des­de los 80 y que to­da­vía, pe­se al es­fuer­zo ins­ti­tu­cio­nal, no des­apa­re­ce.

Las nue­vas fron­te­ras

Tras la in­su­rrec­ción, que ter­mi­nó en agos­to del año pa­sa­do, “Ale­jo Ca­cha­ma” re­bau­ti­zó a su gru­po co­mo “la Ofi­ci­na de Cór­do­ba”. Em­pe­zó a lla­mar a ca­be­ci­llas de otros com­bos pa­ra in­for­mar­les que aho­ra el je­fe no era “Car­los Pe­se­bre”, sino él, o co­mo di­cen en el ar­got, que aho­ra ha­bía una nue­va “ra­zón”.

De­ter­mi­nó quié­nes se­rían los coor­di­na­do­res de zo­na, or­de­nó que ce­sa­ran las con­fron­ta­cio­nes en­tre pan­di­llas del área y asig­nó una nó­mi­na de $1 mi­llón men­sual pa­ra man­dos me­dios y $500.000 pa­ra in­te­gran­tes de me­nor ran­go, ase­gu­ran­do que te­nía “100 pe­lu­dos” a su car­go.

En el diá­lo­go con “Mo­la­cho”, quien coor­di­na un sec­tor de­no­mi­na­do La Fa­ve­la, de­fi­nió los lí­mi­tes en­tre el ba­rrio Ca­ri­be y el ba­rrio Ken­nedy, don­de ac­túa la ban­da enemi­ga “la Ma­te­ca­ña”. - Ca­cha­ma: “voy a cua­drar pa’ que le su­ban 500 lu­cas y una má­qui­na (ar­ma) bue­na, pa’ que si esos pi­ro­bos de ‘la Ma­te’ lle­gan a pa­sar por allá o por La 26, no les nie­guen ba­la”. - Mo­la­cho: “otra pre­gun­ti­ca, ¿La Di­na­mar­ca es par­te de quién?”. - “La Di­na­mar­ca ya es de ellos. ¿O us­ted tie­ne pe­laos ahí? Dí­ga­me cuál es la zo­na su­ya, a dón­de va­mos a li­mi­tar”. - “La par­te mía es: Cua­dro, Lu­li y don­de li­mi­ta­mos no­so­tros”. - “Ya lo de no­so­tros no es fron­te­ra. Ne­ce­si­to sa­ber es dón­de li­mi­ta­mos con ‘la Ma­te’”. - “To­do el Li­neal del Cua­dro, pa­dre, y Di­na­mar­ca”. - “O sea, La 26 es de esos ma­nes, de La 26 pa’ acá es de no­so­tros”. - “Exac­to. De la Igle­sia pa’ aba­jo”. - “Lis­to, ya sa­be que el lí­mi­te de no­so­tros es ahí. De ahí pa’ acá to­do es mío. Lo que es Los La­men­tos, López de Me­sa par­te ba­ja, Cór­do­ba, Ciu­dad Cen­tral y Los Blo­ques era la fron­te­ra con us­te­des, pe­ro ya no, por­que us­te­des ya son de es­ta fa­mi­lia”.

Al me­nos de pa­la­bra, por­que siem­pre ron­da la trai­ción, per­te­ne­cer a un clan su­pe­rior ge­ne­ra a los com­bos el ac­ce­so a una nó­mi­na, apo­yo ar­ma­men­tis­ta y be­ne­fi­cios ex­tra, co­mo lo di­jo “Ale­jo Ca­cha­ma”: “con­mi­go van a con­tar pa’ to­do, es más, a us­ted le pue­do po­ner un abo­ga­do mío pa’ que co­ja el caso su­yo de una vez”.

En el mun­do del ham­pa del Va­lle de Abu­rrá hu­bo dos dis­tri­bu­cio­nes im­por­tan­tes de sec­to­res en la úl­ti­ma dé­ca­da, se­gún in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les con­sul­ta­dos por es­te dia­rio. La pri­me­ra ocu­rrió tras una rup­tu­ra in­ter­na en la or­ga­ni­za­ción “la Ofi­ci­na” en 2008, cuan­do los ca­pos Ma­xi­mi­li­ano Bo­ni­lla (“Va­len­ciano”) y Eric­son Var­gas (“Se­bas­tián”), así co­mo las ban­das ba­jo su con­trol, se tren­za­ron en una gue­rra por el trono ile­gal.

La pug­na con­clu­yó en 2011, con vic­to­ria pa­ra “Se­bas­tián”. Su enemi­go ce­dió te­rri­to­rios en Cas­ti­lla, San­ta Cruz, Ro­ble­do, San Ja­vier, Ita­güí y Cal­das. Con la ex­tra­di­ción a EE.UU. de am­bos ca­be­ci­llas, esa zo­ni­fi­ca­ción em­pe­zó a tam­ba­lear.

Los mis­mos in­ves­ti­ga­do­res se­ña­lan que la si­guien­te di­vi­sión te­rri­to­rial se pac­tó en 2013 en­tre “la Ofi­ci­na” y “los Ura­be­ños”, y el re­sul­ta­do fue que es­te úl­ti­mo gru­po es­ta­ble­ció so­cie­da­des con ban­das de La Sie­rra, San Ja­vier, San Cris­tó­bal, Al­ta­vis­ta y San Antonio de Pra­do. Di­cho acuer­do, que pro­du­jo una re­duc­ción en el ín­di­ce de ho­mi­ci­dios, per­du­ra has­ta la fe­cha.

A pe­sar de es­te pac­to de la ma­cro­cri­mi­na­li­dad, que di­sol­vió la ma­yo­ría de fron­te­ras en­tre co­mu­nas, des­de 2014 se han en­cen­di­do al­gu­nos con­flic­tos que, si bien son de me­nor en­ver­ga­du­ra, no de­jan de pro­vo­car muer­tes y des­pla­za­mien­tos.

En­tre ellos es­tu­vo el del com­bo “Cór­do­ba” con­tra “Ro­ble­do”, y aho­ra hay ten­sio­nes en los te­rri­to­rios li­mí­tro­fes de “los Chi­vos” y “los Pá­ja­ros” (Al­ta­vis­ta), “La Li­ber­tad” y “San Antonio” (Vi­lla Her­mo­sa), y el “Clan Oso­rio” y “La 24” (Gua­ya­bal).

Fi­jar los lí­mi­tes es­pa­cia­les es cru­cial pa­ra una es­truc­tu­ra cri­mi­nal, pues ello le per­mi­te de­fi­nir las pla­zas de vi­cio, el co­bro de ex­tor­sio­nes y las res­pon­sa­bi­li­da­des an­te el man­do su­pe­rior.

“El que no que­de con no­so­tros, que­da ob­je­ti­vo, por­que ya va­mos a ser una vuel­ta don­de si us­te­des se sa­len de la lí­nea el que res­pon­do soy yo. Tie­nen que ser de­re­chos has­ta la muer­te, pa’ cuan­do el día de mañana us­ted es­té en­ca­na­do, yo le pue­do ha­cer res­pe­tar su vuel­ta. Igual co­mo me la van a ha­cer res­pe­tar a mí los se­ño­res el día que yo no es­té”, pro­si­guió “Ale­jo Ca­cha­ma”, dan­do a en­ten­der que en su je­rar­quía, al me­nos de pa­la­bra, no le arre­ba­tan el sec­tor a un ca­be­ci­lla cuan­do cae a pri­sión, sino que pue­de se­guir go­ber­nan­do des­de la cel­da.

La gue­rra fría

Si­mi­lar al mun­do de la po­lí­ti­ca, en la es­fe­ra cri­mi­nal tam­bién hay alian­zas, trai­cio­nes y de­rro­ca­mien­tos que se dan con fre­cuen­cia, má­xi­me si se tie­ne en cuen­ta que en el Va­lle de Abu­rrá hay más de 300 com­bos.

A jui­cio de los in­ves­ti­ga­do­res, el 65% de es­tas es­truc­tu­ras ha­ce par­te de “la Ofi­ci­na”, una en­ti­dad ile­gal que se con­so­li­dó en el 2000 y des­de en­ton­ces ha re­gi­do los hi­los del nar­co­trá­fi­co, si­ca­ria­to, ex­tor­sión y co­rrup­ción ins­ti­tu­cio­nal. Ope­ra­ti­vos de la Fuer­za Pú­bli­ca, ex­tra­di­cio­nes, dispu­tas con otros gru­pos y frac­tu­ras in­ter­nas oca­sio­na­ron que hoy es­té en su quin­ta ge­ne­ra­ción de je­fes.

Es­ta era se ca­rac­te­ri­za por­que no hay un je­fe su­pre­mo, co­mo an­ta­ño lo fue Die­go Mu­ri­llo (“don Ber­na”), sino una me­sa di­rec­ti­va con re­pre­sen­tan­tes de ca­da te­rri­to­rio, que sue­len ser los lí­de­res de las con­fe­de­ra­cio­nes que la Po­li­cía lla­ma Or­ga­ni­za­cio­nes Delincuenciales In­te­gra­das al Nar­co­trá­fi­co (Odín).

Los más po­de­ro­sos son “Tom” y Jo­sé Leo­nar­do Mu­ñoz Martínez (“Dou­glas”), quien es­tá en la cár­cel pa­gan­do una pe­na de 32 años por se­cues­tro y con­cier­to pa­ra de­lin­quir.

Se­gún la Po­li­cía, el pri­me­ro es­tá con la “Odín los Cha­tas”; el se­gun­do, con la “Odín la Te­rra­za”. Am­bos es­tán en­vuel­tos en una gue­rra fría, con cons­pi­ra­cio­nes de la­do y la­do, pe­ro sin desatar una ba­ta­lla fron­tal, pues una car­ni­ce­ría di­rec­ta po­dría des­truir­los a los dos.

Así pa­só con “Va­len­ciano” y “Se­bas­tián”. Pe­lea­ron por tres años, hu­bo 7.000 ho­mi­ci­dios en Me­de­llín y al fi­nal per­die­ron di­ne­ro, so­cios y la li­ber­tad. La jus­ti­cia em­pe­zó a per­se­guir ca­be­ci­llas que an­tes vi­vían a la som­bra y “la Ofi­ci­na”, que otro­ra con­tro­la­ba al 100% de las ban­das, re­du­jo la su­pre­ma­cía.

Las di­fe­ren­cias en­tre “Dou­glas” y “Tom”, el he­re­de­ro de “Se­bas­tián”, na­cie­ron en 2013, con la con­so­li­da­ción de “los Ura­be­ños” en la es­ce­na lo­cal. El je­fe de “la Te­rra­za” no es­tu­vo de acuer­do con per­mi­tir­les el in­gre­so, mien­tras que el de “los Cha­tas” for­mó con ellos una sociedad que le per­mi­tió in­cre­men­tar su for­tu­na.

El abis­mo se pro­fun­di­zó a me­dia­dos del año pa­sa­do, cuan­do “Dou­glas” ini­ció un acer­ca­mien­to con las au­to­ri­da­des, bus­can­do so­me­ter a las ban­das ba­jo su con­trol a cam­bio de be-

ne­fi­cios ju­di­cia­les. A su idea se su­ma­ron otros lí­de­res en­car­ce­la­dos, co­mo “Car­los Pe­se­bre”, “Pi­chi Gor­do” y “Barny”, y en la prác­ti­ca eso se tra­du­jo en la en­tre­ga vo­lun­ta­ria a la jus­ti­cia de 10 in­te­gran­tes de com­bos.

Pe­ro “Tom” y sus alia­dos, que es­ta­ban en li­ber­tad, se opu­sie­ron. “Dou­glas” no lo­gró con­ven­cer a to­dos los re­pre­sen­tan­tes de “la Ofi­ci­na” y es­to le res­tó po­der de ne­go­cia­ción. La pro­pues­ta de acor­dar un so­me­ti­mien­to a la ley que­dó se­pul­ta­da en el pri­mer se­mes­tre de 2017, con las cap­tu­ras por con­cier­to pa­ra de­lin­quir del des­mo­vi­li­za­do Ju­lio Per­do­mo (mar­zo 15) y la di­rec­to­ra de la ONG Gua­da­lu­pe So­cial, Ma­ra To­ro (abril 25), pie­zas cla­ve de la ini­cia­ti­va.

Tan­to las hues­tes de “Tom” co­mo las de “Dou­glas” re­cla­man ser “la ver­da­de­ra ‘Ofi­ci­na’” y es­ta di­vi­sión in­flu­ye en los cla­nes más pe­que­ños.

Por eso en el diá­lo­go, “Ale­jo Ca­cha­ma” le ad­vir­tió a su in­ter­lo­cu­tor: “no es­toy in­ven­tan­do par­ce, yo ten­go unos je­fes, yo es­toy es con los de la Ofi. To­do lo que ha­go, lo re­por­to. Cuan­do yo me le pa­ro a ese man de ‘Pe­se­bre’, a mí me dan el aval de co­ger eso allá don­de us­te­des (…). Ha­blo con esos ma­nes de ‘la Ma­te­ca­ña’ pa­ra que se­pan que to­do eso ahí es de no­so­tros, pa­ra que se­pan que si to­can con us­te­des to­can con­mi­go (…)”. Y más ade­lan­te: “le voy a ex­pli­car la vuel­ta. ‘Pe­se­bre’ y ‘la Ma­te­ca­ña’ es la mis­ma ra­zón, ellos son ‘Dou­glas’, ¿si sa­be? No­so­tros so­mos ‘Se­bas­tián’”, reite­ran­do que es­tá en el ban­do de “Tom”.

La si­len­cio­sa dis­cor­dia en­tre es­tas dos lí­neas de “la Ofi­ci­na”, guar­dan­do las pro­por­cio­nes, se ase­me­ja a la de EE.UU. y la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca en los días de la Gue­rra Fría, en es­pe­cial en el fe­nó­meno de las gue­rras de la­bo­ra­to­rio: no cho­ca­ban de fren­te, sino que pa­tro­ci­na­ban plei­tos en otros paí­ses pa­ra medir sus fuer­zas. Ate­rri­zan­do en nues­tro con­tex­to, ca­da ban­do irrum­pió en los te­rre­nos del otro al apo­yar, por ejem­plo, los le­van­ta­mien­tos de “la Ofi­ci­na de Cór­do­ba” en Ro­ble­do y de “la Li­ber­tad” en Vi­lla Her­mo­sa.

Al mis­mo tiem­po han ma­ta­do a per­so­na­jes vin­cu­la­dos a la or­ga­ni­za­ción, lo que pa­ra los in­ves­ti­ga­do­res de­mues­tra que hay fric­cio­nes: el ex­po­licía Ed

ward Gar­cía (“Orión”), es­tran­gu­la­do y aban­do­na­do en un ca­rro en En­vi­ga­do, el 16 de di­ciem­bre; el co­mer­cian­te Car­los López (“Ce­jas”), aba­lea­do en Ro­deo Al­to a los dos días; y el co­mer­cian­te El­kin Agu­de­lo (“Gno­mo”), ha­lla­do el 25 de abril en El Es­co­be­ro, den­tro de una ma­le­ta.

¿Son o no son “la Ofi­ci­na”?

A pe­sar de evi­den­cias de es­te ti­po, la Po­li­cía sos­tie­ne que “la Ofi­ci­na” no exis­te. Su di­rec­tor, el ge­ne­ral Jor­ge Nieto, en en­tre­vis­ta con es­te dia­rio el pa­sa­do 22 de enero, de­cla­ró: “ya no exis­te ‘la Ofi­ci­na’ co­mo tal. Aquí ha ha­bi­do gol­pes fuer­tes con­tra esa es­truc­tu­ra, pe­ro que­dan unas or­ga­ni­za­cio­nes que nos preo­cu­pan (...). Tra­ba­jan in­de­pen­dien­tes, con eco­no­mías ile­ga­les. Pe­ro una ‘ofi­ci­na’ co­mo esas que exis­tían ha­ce mu­cho tiem­po, no creo que exis­ta”.

Esa per­cep­ción no es com­par­ti­da por otras en­ti­da­des. El Go­bierno de EE.UU., por me­dio del De­par­ta­men­to del Te­so­ro y la DEA, in­clu­yó a “la Ofi­ci­na” en su lis­ta de ob­je­ti­vos des­de 2014 y apli­có san­cio­nes fi­nan­cie­ras a más de 100 per­so­nas y en­ti­da­des, sin­di­ca­das de par­ti­ci­par en sus re­des de la­va­do de ac­ti­vos.

El pa­sa­do 31 de ma­yo cua­tro ciu­da­da­nos y cin­co em­pre­sas li­ga­das a los em­pre­sa­rios Pe­dro y

San­tia­go Ga­llón He­nao fue­ron in­clui­das en la Lis­ta Clin­ton. Se­gún el Te­so­ro, su en­la­ce con “la Ofi­ci­na” es “Tom”, por cu­ya cap­tu­ra los es­ta­dou­ni­den­ses ofre­cen has­ta 2 mi­llo­nes de dó­la­res.

La Al­cal­día de Me­de­llín tam­bién con­si­de­ra que él es la ca­be­za vi­si­ble de es­ta or­ga­ni­za­ción y lo ra­ti­fi­có el 2 de ju­nio, cuan­do en su cuen­ta de Ins­ta­gram pu­bli­có que las au­to­ri­da­des han de­te­ni­do a 17 ob­je­ti­vos de al­to va­lor y que so­lo les fal­ta el su­so­di­cho ca­be­ci­lla de “la Ofi­ci­na”.

Lo cier­to es que, llá­me­se co­mo se lla­me, los com­bos de la ciu­dad obe­de­cen a una es­truc­tu­ra su­pe­rior, a la que le rin­den cuen­tas de fi­nan­zas, le acep­tan sub­con­tra­tos cri­mi­na­les, le pi­den apo­yo pa­ra li­brar ba­ta­llas y per­mi­so pa­ra in­cur­sio­nar en nue­vos te­rri­to­rios. La muer­te de Jonathan Bu­ri

ti­cá, alias “Gor­do Are­pas”, a ma­nos de su pro­pio com­bo el pa­sa­do 20 de sep­tiem­bre, fue el epi­so­dio fi­nal de la dispu­ta en­tre “la Ofi­ci­na de Cór­do­ba” y la “Odín Ro­ble­do”. El mó­vil fue que pre­ten­día en­tre­gar­se a la jus­ti­cia y de­la­tar a sus so­cios.

“Ale­jo Ca­cha­ma” acep­tó los car­gos que la Fis­ca­lía le im­pu­tó por ho­mi­ci­dio, con­cier­to pa­ra de­lin­quir, cohe­cho, trá­fi­co de ar­mas y dro­gas, y es­tá en la cár­cel de Cóm­bi­ta, Bo­ya­cá.

Qui­zá aho­ra la­men­te las pro­me­sas que le hi­zo a su lu­gar­te­nien­te: “par­ce­ro, em­pié­ce­les a in­cul­car a los pe­laos que ya son los mis­mos y que lo di­gan con or­gu­llo, por­que us­te­des ya es­tán es con ban­di­dos de ver­dad”

Fuen­tes: Po­li­cía, Fis­ca­lía y Se­cre­ta­ría de Se­gu­ri­dad de Me­de­llín. Infografía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. JR (N2)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.