Fa­jar­do ve una fa­lla en im­ple­men­ta­ción del Acuer­do con Farc.

El ex­go­ber­na­dor Ser­gio Fa­jar­do di­ce que no bus­ca­rá acuer­dos con Pe­tro ni Pie­dad Cór­do­ba.

El Colombiano - - PORTADA - Por ÓSCAR ANDRÉS SÁN­CHEZ Á.

Los que co­no­cen al ex­go­ber­na­dor Ser­gio Fa­jar­do es­tán se­gu­ros que, aun­que avan­za en con­ver­sa­cio­nes con otros pre­can­di­da­tos, no da­rá un pa­so al cos­ta­do pa­ra ser fór­mu­la vi­ce­pre­si­den­cial, co­mo ocu­rrió en el 2010.

Com­pro­mi­so Ciu­da­dano ya se sa­cu­dió del tras­pié elec­to­ral de las re­gio­na­les de 2015 y, des­pués de 18 años en es­ce­na, es­tá a la es­pe­ra de la re­for­ma po­lí­ti­ca pa­ra bus­car la per­so­ne­ría que lo ofi­cia­li­ce co­mo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co. En diá­lo­go con EL CO­LOM­BIANO, Fa­jar­do re­ve­ló que en po­cos días ini­cia­rá la re­co­lec­ción de fir­mas pa­ra pre­sen­tar su can­di­da­tu­ra en nom­bre de Com­pro­mi­so.

¿Qué ha des­cu­bier­to en sus via­jes por las re­gio­nes?

“Ya me ha­bía re­co­rri­do to­do el país an­tes. En es­te mo­men­to hay una po­la­ri­za­ción cre­cien­te al­re­de­dor del pre­si­den­te San­tos y el ex­pre­si­den­te Uri­be, y veo un ago­ta­mien­to. Al mis­mo tiem­po es un país in­dig­na­do por la co­rrup­ción. Fal­ta­ba una go­ta pa­ra que se de­rra­ma­ra, y esa la pu­so Ode­brecht. La sociedad es­tá de­s­es­pe­ran­za­da, con des­con­fian­za en el Es­ta­do y es preo­cu­pan­te por­que es un te­rreno fér­til pa­ra la vio­len­cia”.

¿Y us­ted có­mo se ha sa­li­do del de­ba­te San­tos -Uri­be?

“Mí com­por­ta­mien­to y el de Com­pro­mi­so es res­pe­tuo­so, no nos dejamos atra­par por la ten­ta­ción del in­sul­to. Es­ta­mos pre­sen­tan­do ideas con se­rie­dad y ar­gu­men­ta­ción. En 2010, con Moc­kus, en­fren­ta­mos a San­tos, que se pre­sen­ta­ba co­mo el que le lle­va­ba los hue­vi­tos a Uri­be. Mu­chas per­so­nas que es­tán en el go­bierno de San­tos es­tu­vie­ron en el de Uri­be.”

¿En su úl­ti­ma reunión con Clau­dia López, Navarro y Ro­ble­do acor­da­ron un lí­mi­te de tiem­po pa­ra la alian­za?

“No fi­ja­mos nin­gún pla­zo. Te­ne­mos un pun­to en co­mún que es ne­ce­sa­rio, pe­ro no su­fi­cien­te: la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y el clien­te­lis­mo. Pa­ra lle­gar a una even­tual alian­za ten­dría­mos que ser ca­pa­ces de pre­sen­tar­le una pro­pues­ta al país con ri­gor, pa­ra in­vi­tar­lo a vo­tar por ella co­mo al­ter­na­ti­va de po­der”.

Us­ted ha di­cho que no es de iz­quier­da ni de de­re­cha, ¿pe­ro sí le ayu­da en eso una fo­to con Navarro y Ro­ble­do, lí­de­res de iz­quier­da?

“Ha­ce 18 años que ini­cia­mos en po­lí­ti­ca rom­pi­mos con esa for­ma de di­vi­dir a las per­so­nas en- tre iz­quier­da y de­re­cha. He­mos de­mos­tra­do cuá­les son nues­tros prin­ci­pios, có­mo ha­ce­mos cam­pa­ña sin pa­gar y có­mo go­ber­na­mos con trans­pa­ren­cia pa­ra trans­for­mar la sociedad. Nues­tro plan de desa­rro­llo fue el me­jor del país”.

Al­gu­nos lí­de­res del Po­lo De­mo­crá­ti­co en An­tio­quia dan por he­cho la alian­za en ca­be­za su­ya, ¿es cier­to?

“No pue­do res­pon­der por ellos, ni opi­nar so­bre al­go que no co­noz­co. Den­tro del con­tex­to de la po­lí­ti­ca Ro­ble­do es un hom­bre se­rio, que de­fien­de las ideas y es una per­so­na ho­nes­ta”.

¿Acep­ta­ría al­gún acer­ca­mien­to po­lí­ti­co con Gus­ta­vo Pe­tro o Pie­dad Cór­do­ba?

“Nun­ca he con­si­de­ra­do esa po­si­bi­li­dad. Te­ne­mos el ca­mino cla­ro y lo va­mos a se­guir. Sa­be­mos pa­ra dón­de va­mos y con quien. No mi­ra­mos pa­ra los la­dos sino pa­ra ade­lan­te”.

¿Y si ellos lue­go de­ci­den re­nun­ciar a sus can­di­da­tu­ras pa­ra acom­pa­ñar­lo a us­ted?

“No ha­ble­mos de hi­pó­te­sis. Es­ta­mos or­ga­ni­zan­do nues­tras pro­pues­tas y mo­vi­mien­to. Hay un am­bien­te co­mo si las elec­cio­nes fue­ran mañana, tra­tan­do de en­ca­si­llar al uno, al otro”.

Us­ted cri­ti­có la pro­pues­ta ini­cial pa­ra el re­co­no­ci­mien­to de nue­vos mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos. ¿La que que­dó en el pro­yec­to de la re­for­ma po­lí­ti­ca lo de­jó tran­qui­lo?

“Cuan­do se fir­mó el Acuer­do, las Farc re­ci­bie­ron la po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par en po­lí­ti­ca, les ga­ran­ti­za­ron 10 cu­ru­les por dos pe­rio­dos y fi­nan­cia­ción pú­bli­ca. Eso me pa­re­ce bien. Pe­ro ha­bía una obli­ga­ción de per­mi­tir que otras ex­pre­sio­nes po­lí­ti­cas se pu­die­ran for­ma­li­zar. Di­mos la dis­cu­sión por­que la pri­me­ra pro­pues­ta era im­po­si­ble de cum­plir. Plan­tea­mos ob­je­cio­nes y el Go­bierno las aco­gió y pre­sen­tó un pro­pues­ta ra­zo­na­ble al Con­gre­so”.

¿Le gus­ta la pro­pues­ta de lis­tas ce­rra­das?

“Me gus­tan por­que per­mi­te que los par­ti­dos ha­gan la pre­sen­ta­ción de sus ideas y que las per­so­nas que par­ti­ci­pen las sos­ten­gan an­te la sociedad, pe­ro fal­ta mu­cho tiem­po pa­ra que el Con­gre­so las aprue­be. Por aho­ra no va a pa­sar”.

El Go­bierno le pi­dió res­pe­to a Es­ta­dos Uni­dos por las de­ci­sio­nes de la jus­ti­cia co­lom­bia­na, pe­ro a la vez ob­je­tó el fa­llo de la Cor­te so­bre el fast track, ¿qué opi­na?

“El clien­te­lis­mo per­meó to­da la es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­cio­nal del Es­ta­do. Si no lo sa­ca­mos siem­pre va­mos a te­ner una can­ti­dad de va­cíos, de irre­gu­la­ri­da­des y, por eso, las en­cues­tas se­ña­lan que las ins­ti­tu­cio­nes pier­den cre­di­bi­li­dad. Se re­quie­re una re­for­ma pro­fun­da a la jus­ti­cia”.

¿Hay ga­ran­tías pa­ra la elec­ción de las 16 cir­cuns­crip­cio­nes es­pe­cia­les de paz?

“No ten­go un in­for­me de pri- me­ra mano acer­ca de lo que ocu­rre en esas zo­nas, pe­ro in­du­da­ble­men­te han su­fri­do to­dos los ri­go­res de la vio­len­cia. La fór­mu­la es una: el Es­ta­do tie­ne que ha­cer pre­sen­cia”.

¿Qué de­bi­li­dad ha de­tec­ta­do en la im­ple­men­ta­ción?

“Al­go que se tie­ne que co­rre­gir con ur­gen­cia, y que es­pe­ro me­jo­re con el vicepresidente, el ge­ne­ral (r) Óscar Na­ran­jo, es que el Es­ta­do ocu­pe los es­pa­cios de­ja­dos por las Farc. Esa es la ta­rea más apre­mian­te”.

El Go­bierno le­van­tó el pa­ro de maes­tros y el ac­ta de com­pro­mi­sos com­pro­me­tió re­cur­sos del pró­xi­mo go­bierno. ¿Qué le pa­re­ce?

“To­dos los re­cur­sos que se le pon­gan a la edu­ca­ción y a los maes­tros son po­qui­tos. El pa­so si­guien­te es ha­cer de la edu­ca­ción, la cien­cia, la tec­no­lo­gía, la in­no­va­ción y la cultura los mo­to­res de la trans­for­ma­ción”.

¿Cree que la re­for­ma tri­bu­ta­ria que se hi­zo fue su­fi­cien­te y que no ne­ce­si­ta­re­mos otra pró­xi­ma­men­te?

“Los sig­nos que es­ta­mos vien­do del desem­pe­ño eco­nó­mi­co son preo­cu­pan­tes. El ci­clo de la ri­que­za aso­cia­da al pe­tró­leo se aca­bó. Te­ne­mos que es­pe­rar a ver có­mo ter­mi­na el go­bierno del pre­si­den­te San­tos. Si más ade­lan­te ve­mos que es ne­ce­sa­ria, lo di­re­mos en cam­pa­ña. No ha­ré co­mo San­tos en 2010, que ne­gó que su­biría im­pues­tos”.

¿Por qué no reac­cio­nó cuan­do se co­no­ció la no­ti­cia so­bre Belén de Ba­ji­rá?

“Le en­tre­ga­mos a la ac­tual Go­ber­na­ción la do­cu­men­ta­ción, los pa­sos a se­guir y los es­tu­dios que de­mos­tra­ban que ese te­rri­to­rio es de An­tio­quia. Es­tá­ba­mos es­pe­ran­do que la tra­mi­ta­ran y no se hi­zo. El ma­ne­jo a es­ta si­tua­ción es da­ñi­na y no co­rres­pon­de al ta­lan­te de An­tio­quia. Te­ne­mos que dar ejem­plo en el tra­to a las per­so­nas y las re­gio­nes.

¿Has­ta el mo­men­to qué pro­pues­tas tie­ne en sa­lud, vi­vien­da e in­fra­es­truc­tu­ra?

“El pri­mer pun­to es la trans­pa­ren­cia. Las otras pro­pues­tas las pre­sen­ta­re­mos más ade­lan­te. Las es­ta­mos cons­tru­yen­do con la gen­te en las­re­gio­nes

“El clien­te­lis­mo in­va­dió al Es­ta­do co­lom­biano, y si no lo sa­ca­mos siem­pre ha­brá va­cíos e irre­gu­la­ri­da­des. Es ne­ce­sa­ria una re­for­ma a la jus­ti­cia”

FO­TO JAI­ME PÉ­REZ

Fa­jar­do afir­mó que co­mo go­ber­na­dor de­jó lis­to es­tu­dio so­bre Belén de Ba­ji­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.