La voz de la ONU en Co­lom­bia

El de­le­ga­do de la ONU pa­ra el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia se­ña­la tan­to los pun­tos de con­fian­za y bue­nas pers­pec­ti­vas, co­mo aque­llos que re­quie­ren de­fi­ni­cio­nes, co­mo es el caso de los mi­li­cia­nos.

El Colombiano - - OPINIÓN - ES­TE­BAN PARÍS

El apo­yo internacional a las ne­go­cia­cio­nes de paz en Co­lom­bia, ex­pre­sa­do des­de el anun­cio mis­mo de la fa­se pú­bli­ca y que se ha ex­ten­di­do has­ta hoy, ha te­ni­do eje­cu­ción con­cre­ta en el acom­pa­ña­mien­to de la ONU y en las de­ci­sio­nes apro­ba­das por su Con­se­jo de Se­gu­ri­dad.

El pa­pel de la ONU es esen­cial pa­ra es­ta fa­se de desar­me que de­bía ha­ber ter­mi­na­do ayer, pe­ro que se ex­ten­de­rá, por lo pron­to, has­ta el pró­xi­mo mar­tes. Tie­ne la ra­zón el de­le­ga­do de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra el pro­ce­so de paz en Co­lom­bia, el di­plo­má­ti­co fran­cés Jean Ar­nault, quien en en­tre­vis­ta a EL CO­LOM­BIANO, pu­bli­ca­da ayer, ma­ni­fies­ta que los pla­zos fa­ta­les ra­ra vez se cum­plen, má­xi­me en una fa­se de tan al­ta com­ple­ji­dad co­mo es­ta. En to­do caso, ase­gu­ra que “el 100 % de las ar­mas se­rán en­tre­ga­das”.

Va­le la pe­na aten­der los con­cep­tos del de­le­ga­do de la Onu, no so­lo por ser un fun­cio­na­rio de lar­ga ex­pe­rien­cia en zo­nas de con­flic­to co­mo Pa­kis­tán, Af­ga­nis­tán y Gua­te­ma­la, sino por­que su voz re­co­ge una vi­sión glo­bal des­pro­vis­ta del apa­sio­na­mien­to - inevi­ta­ble, por de­más- y po­la­ri­za­ción que den­tro de Co­lom­bia ti­ñe la dis­cu­sión del pro­ce­so con la gue­rri­lla y la ges­tión de pos­con­flic­to.

El se­ñor Ar­nault con­si­de­ra que una de las ma­yo­res ven­ta­jas del pro­ce­so co­lom­biano es que lo que lla­ma “las par­tes be­li­ge­ran­tes” (Fuer­za Pú­bli­ca y gue­rri­lla, y en es­ta tan­to co­man­dan­tes co­mo la ma­yor par­te de la tro­pa) tie­nen la con­vic­ción ab­so­lu­ta de que el con­flic­to ha ter­mi­na­do y que no hay vuel­ta atrás. No se­ría po­si­ble un pro­ce­so que ter­mi­na­ra exi­to­sa­men­te sin es­ta con­vic­ción, que ade­más es la me­jor ga­ran­tía pa­ra la no re­pe­ti­ción. A eso se aña­de la al­ta va­lo­ra­ción que ha­ce de la coope­ra­ción de la Fuer­za Pú­bli­ca, ex­cep­cio­nal se­gún su ex­pe­rien­cia en otros paí­ses.

En­tre los asun­tos que preo­cu­pan a la ONU, en voz de su de­le­ga­do, es el de la in­de­fi­ni­ción que exis­te de có­mo se­rá el pro­ce­so de des­mo­vi­li­za­ción y re­in­te­gra­ción de los mi­li­cia­nos de las Farc, que ci­fra en unos tres mil. En un len­gua­je di­plo­má­ti­co pe­ro no me­nos cla­ro, ase­gu­ra que “en re­la­ción con los mi­li­cia­nos no te­ne­mos ni el có­mo, ni el dón­de, ni el cuán­do del pro­ce­so de re­in­cor­po­ra­ción”, pa­ra pre­ci­sar lue­go que el Con­se­jo de Re­in­cor­po­ra­ción de­be dar pron­to el mar­co ge­ne­ral que de­fi­na to­dos esos as­pec­tos, cru­cia­les pa­ra una exi­to­sa ges­tión del pos­con­flic­to.

Otro ca­pí­tu­lo de aler­ta, del cual el Go­bierno y el país tie­nen ple­na con­cien­cia, pe­ro que no per­mi­te pre­sen­tar avan­ces, es el de la per­ma­nen­cia de las eco­no­mías ile­ga­les co­mo mo­tor de la con­ti­nui­dad de agen­tes de vio­len­cia. El mis­mo Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la ONU tie­ne es­ta­ble­ci­do que mien­tras ha­ya pro­duc­tos ile­ga­les de al­to ren­di­mien­to y fá­cil co­mer­cia­li­za­ción (dro­ga, mi­ne­ría ile­gal), hay gra­ves fac­to­res de ries­go y fra­gi­li­dad pa­ra los pro­ce­sos de paz.

Fi­nal­men­te, no es­ca­pa a los de­le­ga­dos de la ONU la per­cep­ción del dis­tan­cia­mien­to de quie­nes no han si­do afec­ta­dos por el con­flic­to que mi­ran con in­di­fe­ren­cia y es­cep­ti­cis­mo sus avan­ces y desarrollos pa­ra el pos­con­flic­to. “El con­flic­to se es­tá ter­mi­nan­do, pe­ro hay una ne­ce­si­dad cier­ta de me­dia­ción en­tre el pro­ce­so y el pú­bli­co”.

Es de en­ten­der es­te mo­men­to, que re­quie­re sen­si­bi­li­dad y aper­tu­ra. Así cuen­te con ma­yo­rías en el Con­gre­so que fa­ci­li­tan el com­po­nen­te le­gis­la­ti­vo del cum­pli­mien­to de lo acor­da­do, hay un va­cío de ex­pli­ca­ción a la ciu­da­da­nía

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.