EL PRIN­CI­PIO QUÍ­MI­CO DEL HO­RROR

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUE­RRE­RO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

¿Por qué el mal es más atrac­ti­vo que el bien? ¿Qué tie­nen el mie­do y el odio que no ten­ga al amor? La fas­ci­na­ción que ejer­cen las ti­nie­blas pa­re­ce no te­ner com­pa­ra­ción con la pá­li­da se­duc­ción de la luz.

Con iro­nía pe­ro mu­cha ra­zón afir­ma­ba Ches­ter­ton que una no­ve­la sin muer­tos ca­re­ce de vi­da. El ci­ne de ac­ción arra­sa en ta­qui­llas por­que ac­ción equi­va­le a dis­pa­ros, per­se­cu­cio­nes, trom­pa­das y, cla­ro, muer­tos. Sin san­gre no hay pa­raí­so.

Una ex­pli­ca­ción es que el mal pro­du­ce vér­ti­go y el vér­ti­go es ex­ci­tan­te de adre­na­li­na. Las aguas man­sas dan sue­ño, las ca­ta­ra­tas por el con­tra­rio po­nen a mil las po­ten­cias del cuer­po y es­pí­ri­tu.

En el fon­do de es­te es­pec­tácu­lo quí­mi­co es­tá una de las esencias de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. El hom­bre es­tá he­cho de ma­te­ria­les pe­re­ce­de­ros pe­ro tam­bién de an­sias in­fi­ni­tas. En sí mis­mo es una re­be­lión. Re­cha­za la muer­te pro­pia por­que pal­pa en su es­pal­da alas con avi­dez de as­tros.

La su­ce­sión de si­glos ha si­do un des­plie­gue de au­da­cias con­quis­ta­do­ras. Se han ex­ten­di­do lin­de­ros te­rres­tres y oceá­ni­cos, ro­to ma­ne­ras an­ti­guas de pin­tar, can­tar y na­rrar, sa­na­do le­pras y epi­de­mias, pul­ve­ri­za­do ré­cords de­por­ti­vos, im­pul­sa­do cohe­tes has­ta los lí­mi­tes del sol.

Los pro­ta­go­nis­tas de ha­za­ñas co­no­cen la so­le­dad, el em­pe­ño y el tras­no­cho in­dis­pen­sa­bles pa­ra ade­lan­tar ca­da mi­lí­me­tro. La hor­mo­na de la sa­tis­fac­ción les lle­ga en do­sis pau­la­ti­nas a lo lar­go del pro­ce­so y al fi­nal del mis­mo cuan­do gri­tan ¡eu­re­ka!

Por des­gra­cia es­tos cam- peo­nes son mi­no­ría, pri­vi­le­gia­dos. La ma­yo­ría avan­za en cam­bio por iner­cia cum­plien­do a re­ga­ña­dien­tes con ofi­cios de ru­ti­na, re­mu­ne­ra­dos con mi­ga­jas. En­ton­ces se alu­ci­nan con el cho­que de adre­na­li­na ins­tan­tá­nea pro­pi­cia­da por el mal.

Pá­ni­co, ra­bia, gue­rra son dis­pa­ra­do­res de euforia que es­ti­mu­lan el sis­te­ma ner­vio­so, au­men­tan la fre­cuen­cia car­dia­ca y res­pi­ra­to­ria lo mis­mo que la reac­ción de hui­da o lu­cha. Sus re­sul­ta­dos son ma­si­vos, in­fa­li­bles, fá­ci­les.

No es ex­tra­ño, pues, que el in­fierno, las in­va­sio­nes bár­ba­ras, las cul­pas y pe­ca­dos del cuer­po, el cas­tro­cha­vis­mo, la en­tre­ga de la pa­tria, las car­gas di­na­mi­te­ras sean los ar­gu­men­tos de quie­nes con­tro­lan y quie­ren se­guir con­tro­lan­do el des­tino pú­bli­co.

Un pue­blo za­ran­dea­do por la se­duc­ción del ho­rror es un cua­dro ado­lo­ri­do. Es un desas­tre quí­mi­co. Una ab­di­ca­ción de hu­ma­ni­dad

En el fon­do de es­te es­pec­tácu­lo quí­mi­co es­tá una de las esencias de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na. El hom­bre es­tá he­cho de ma­te­ria­les pe­re­ce­de­ros, pe­ro tam­bién de an­sias in­fi­ni­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.