VIO­LEN­CIA CON­TRA LA MU­JER, ¿NUE­VA MO­DA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por WÁL­TER FER­NEY CAS­TRO A. Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Luis Ami­gó Fa­cul­tad de Com. So­cial, 4° se­mes­tre cas­tro.wal­terf909@gmail.com

Mu­jer de an­tes: sím­bo­lo de la lu­cha en te­mas sen­si­bles co­mo la edu­ca­ción, el tra­ba­jo y la cultura. Ideo­lo­gías al ser­vi­cio de la sociedad. Mu­jer de aho­ra: per­so­na uti­li­za­da pa­ra ser de­ni­gra­da o in­sul­ta­da en al­gu­nos de los te­mas mu­si­ca­les del mo­men­to. Cultura fanática de lo in­sen­si­ble.

Ha­go es­tas dos com­pa­ra­cio­nes por­que, en los úl­ti­mos días, han ocu­rri­do he­chos que han afec­ta­do a la ma­yo­ría de mu­je­res, tan­to en la ciu­dad co­mo en el país. Clau­dia Viviana, ase­si­na­da en Bo­go­tá; Leidy Laura (no la de la can­ción que hi­zo tan fa­mo­sa Ro­ber­to Car­los) de­go­lla­da de la ma­ne­ra más cruel por su ex­cu­ña­do y los he­chos úl­ti­mos que en­lu­tan la iden­ti­dad de la mu­jer y su “dul­zu­ra”, Rosa El

vi­ra Cely y Yu­lia­na Sam­bo­ní. La vio­len­cia con­tra la mu­jer lo de­fi­ne es­to: el ma­chis­mo, sín­to­ma del hom­bre ob­se­sio­na­do que so­lo ve a la mu­jer pa­ra que le ha­ga sus co­sas y le cum­pla sus ór­de­nes, y al­go más que da­ña las fi­bras sen­si­bles: el irres­pe­to, un amor ver­da­de­ro re­quie­re de sen­ti­mien­to y no de gro­se­rías.

Si una mu­jer no es ca­paz de ha­cer­se res­pe­tar y de fomentar una nue­va cultura di­se­ña­da en la con­fian­za y la pe­da­go­gía de la ur­ba­ni­dad, no va­mos a ser ca­pa­ces de so­bre­lle­var los pro­ble­mas a los que nos so­me­te­mos a dia­rio.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción han de­di­ca­do es­pa­cios pro­pi­cios pa­ra el análisis de es­te te­ma, pe­ro el mor­bo y el ama­ri­llis­mo han ta­pa­do el ob­je­ti­vo esen­cial de es­to, ha­cer que es­ta sociedad ten­ga con­cien­cia de que las mu­je­res es­tán in­mer­sas en es­te en­torno, a pe­sar de da­tos que in­for­man que no ga­nan ni la mi­tad de lo de los hom­bres, al­go que lle­na de tris­te­za, por el es­fuer­zo enor­me que han he­chos por sus de­re­chos.

No se pue­de per­mi­tir que la vio­len­cia sea el pro­ta­go­nis­ta de las pá­gi­nas ma­ti­na­les y ha­ga des­va­lo­ri­zar el es­fuer­zo de las mu­je­res en el ám­bi­to so­cial y pú­bli­co, no po­de­mos ser in­do­len­tes an­te la vi­da, ese es el ob­je­ti­vo de to­dos los ciu­da­da­nos. El sec­tor pú­bli­co y el pri­va­do se de­ben unir pa­ra lo­grar­lo tam­bién

Mu­jer de an­tes: sím­bo­lo de la lu­cha. Ideo­lo­gías al ser­vi­cio de la sociedad. Mu­jer de aho­ra: per­so­na uti­li­za­da pa­ra ser de­ni­gra­da o in­sul­ta­da en al­gu­nos te­mas mu­si­ca­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.