EDI­TO­RIAL

No es des­car­ta­ble la pro­pues­ta de ce­se bi­la­te­ral del fue­go plan­tea­da por la Igle­sia y que el Go­bierno aco­ge pa­ra de­ba­tir­la con el Eln. No obs­tan­te, los diá­lo­gos es­tán fre­na­dos y en es­ta­do crí­ti­co.

El Colombiano - - PORTADA -

“No es des­car­ta­ble la pro­pues­ta de ce­se bi­la­te­ral del fue­go plan­tea­da por la Igle­sia y que el Go­bierno aco­ge pa­ra de­ba­tir­la con el Eln. No obs­tan­te, los diá­lo­gos es­tán fre­na­dos y en es­ta­do crí­ti­co”.

Dia­lo­gar co­mo si no es­tu­vie­se pa­san­do na­da más allá de la me­sa, mien­tras por fue­ra de es­ta cre­ce la con­fron­ta­ción co­mo si no se es­tu­vie­ra dia­lo­gan­do, es asun­to de má­xi­ma com­ple­ji­dad, con gran afec­ta­ción de la po­bla­ción ci­vil y gra­ves vio­la­cio­nes al De­re­cho In­ter­na­cio­nal Hu­ma­ni­ta­rio (DIH), además de in­com­pren­si­ble pa­ra am­plios sec­to­res de la so­cie­dad, so­bre to­do pa­ra aque­llos que su­fren, de ma­ne­ra di­rec­ta, las atro­ci­da­des del con­flic­to.

Por ello, no es des­car­ta­ble la pro­pues­ta de ce­se bi­la­te­ral del fue­go y pros­cri­bir pa­ra siem­pre el uso de las ar­mas, plan­tea­da des­de la Igle­sia y que aco­ge el Go­bierno Na­cio­nal pa­ra de­ba­tir­la con el Eln, en Qui­to, co­mo una car­ta pa­ra tra­tar de des­con­ge­lar las ne­go­cia­cio­nes, po­nien­do co­mo con­di­ción el deses­ca­la­mien­to de las agre­sio­nes con­tra la po­bla­ción ci­vil.

No obs­tan­te, en el mo­men­to ac­tual del con­flic­to, cuan­do el gru­po re­cru­de­ce sus ac­cio­nes y aque­llo que ha de­man­da­do el Eln pa­ra ac­ce­der a un ce­se el fue­go son, de al­gu­na ma­ne­ra, ex­tor­si­vas pa­ra el país, to­da vez que pre­ten­de que las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Es­ta­do no ade­lan­ten nin­gu­na ope­ra­ción en las áreas don­de ellos ac­túan.

Eso, que pu­die­ra ser en prin­ci­pio po­si­ble, tie­ne la enor­me di­fi­cul­tad de que en esas zo­nas (Ca­ta­tum­bo, Cho­có, Arau­ca, Cau­ca, sur de Bo­lí­var, Pu­tu­ma­yo, Ura­bá, nor­des­te y Ba­jo Cau­ca de An­tio­quia y otras), se ca­rac­te­ri­zan por una al­ta cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da.

Allí tie­nen fuer­te pre­sen­cia gru­pos que hoy se co­no­cen co­mo “neo­pa­ra­mi­li­ta­res” y otros apa­ra­tos cri­mi­na­les co­mo los “Ras­tro­jos”, “Águi­las Ne­gras”, el “clan del Gol­fo”, pre­ci­sa­men­te por­que esas re­gio­nes son afec­ta­das por el nar­co­trá­fi­co, la mi­ne­ría ile­gal y el hur­to de com­bus­ti­bles, prin­ci­pa­les fuen­tes de po­der de es­tas ban­das, que se co­bi­ja­rían con la me­di­da de ce­se el fue­go pa­ra pro­fun­di­zar en sus ac­tos cri­mi­na­les.

Un ce­se el fue­go, pa­ra que sea via­ble, tam­bién de­be ser ve- ri­fi­ca­ble, an­cla­do en la reali­dad y que lo cum­pla el gru­po ar­ma­do co­mo un to­do y, en es­to tie­ne se­rias di­fi­cul­ta­des el Eln, to­da vez que es más una fe­de­ra­ción de in­sur­gen­cias, que una or­ga­ni­za­ción ar­ma­da de­fi­ni­da, co­mo lo fue­ron las Farc y otros gru­pos que se des­mo­vi­li­za­ron co­mo el Epl, el M-19 y el Quin­tín La­me, que fun­cio­na­ban co­mo una es­truc­tu­ra mi­li­tar je­rar­qui­za­da y con uni­dad de man­do.

Por es­to, fren­te a los se­cues­tros, las vo­la­du­ras de oleo­duc­tos, des­truc­ción del me­dio am­bien­te, ase­si­na­to de po­li­cías y ata­ques con­tra la po­bla­ción ci­vil, ac­tos vio­la­to­rios del DIH, el gru­po di­ce unas co­sas y ha­ce otras, que des­pués sus má­xi­mos co­man­dan­tes han te­ni­do gran­des li­mi­ta­cio­nes y di­fi­cul­ta­des pa­ra jus­ti­fi­car o ex­pli­car la ra­zón de su pro­ce­der.

Con su pro­pues­ta, la Igle­sia, bien in­ten­cio­na­da y pró­xi­ma a re­ci­bir la vi­si­ta del Pa­pa Fran­cis­co, con­sig­na an­te la opi­nión pú­bli­ca, los de­seos de paz y el cla­mor de so­sie­go del pue­blo co­lom­biano.

El ce­se bi­la­te­ral del fue­go y deses­ca­la­mien­to del con­flic­to, exi­gen ges­tos mí­ni­mos por par­te del gru­po ar­ma­do, que hoy pa­re­cen aje­nos a sus in­tere­ses.

In­clu­so, a la pro­pues­ta más ele­men­tal co­mo pa­rar los se­cues­tros, cri­men atroz y vio­la­to­rio del DIH, el gru­po ha res­pon­di­do reivin­di­cán­do­lo co­mo un ar­ma de gue­rra y una ma­ne­ra de fi­nan­ciar­se.

Lo úni­co real en es­te mo­men­to es que los diá­lo­gos con el Eln es­tán en ries­go, co­mo lo di­ce el pro­pio Go­bierno y lo ra­ti­fi­ca el gru­po en ar­mas al arre­ciar sus ac­tos te­rro­ris­tas, he­chos que de no co­rre­gir­se lle­va­rían a una nue­va acu­mu­la­ción de diá­lo­gos fra­ca­sa­dos

ILUS­TRA­CIÓN ESTEBAN PA­RÍS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.