No se tra­ta de de­mo­ler sino de cam­biar el uso que se les da

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - CÉSAR ALON­SO CARDONA Ma­gís­ter en Co­mu­ni­ca­ción, do­cen­te de la Uni­ver­si­dad de Me­de­llín, ex­per­to en Ima­gi­na­rios Ur­ba­nos.

“De­jar que se man­ten­ga el uso que se es­tá dan­do de los lu­ga­res por don­de de­jó hue­lla el nar­co­trá­fi­co se­ría un error. Inevi­ta­ble­men­te se con­vier­ten en em­ble­mas o sím­bo­los que es­tán car­ga­dos de un pa­sa­do y unos va­lo­res ne­ga­ti­vos, que si bien no re­pre­sen­tan a la ma­yo­ría, ter­mi­nan afec­tan­do los ima­gi­na­rios ciu­da­da­nos y los an­he­los que te­ne­mos co­mo me­de­lli­nen­ses. No ha­bría pro­ble­ma con de­mo­ler los edi­fi­cios, por­que no es ne­ce­sa­rio que exis­tan pa­ra re­cor­dar una épo­ca vio­len­ta que afec­tó a mu­chas per­so­nas. En su lu­gar po­dría dar­se otro uso que per­mi­ta crear te­ji­do so­cial. Los lla­ma­dos ‘nar­co­tu­res’, co­mo es­tán con­ce­bi­dos, echan al tras­te el trabajo que ha­cen mu­chas per­so­nas por me­jo­rar la ima­gen que que­re­mos pro­yec­tar ha­cia el ex­te­rior. Es un con­tex­to dis­tin­to, por ejem­plo, lo que su­ce­dió en Ale­ma­nia, con los cam­pos de con­cen­tra­ción de Ausch­witz o Sach­sen­hau­sen. Es­tos si­tios no ha­cen en nin­gún mo­men­to apo­lo­gía al po­der, sino que se­ña­lan los erro­res de to­da una na­ción. In­clu­so hay cá­te­dras en los co­le­gios don­de los alum­nos apren­den lo que ocu­rrió pa­ra que no se vuel­va a re­pe­tir. Tam­po­co es el es­ce­na­rio que se vi­vió aquí, mien­tras que allá fue equi­vo­ca­da­men­te una má­qui­na es­ta­tal la que cau­só tan­to da­ño, aquí se tra­tó de de­lin­cuen­tes que es­ta­ban me­ti­dos en un ne­go­cio ilí­ci­to y sem­bra­ron te­rror du­ran­te mu­chos años. Me atre­ve­ría a de­cir que la dis­cu­sión no pa­sa ni si­quie­ra por tum­bar o des­apa­re­cer los edi­fi­cios, sino so­bre el aban­dono que hay de es­tos lu­ga­res, que han per­mi­ti­do que sean to­ma­dos por unos pa­ra be­ne­fi­ciar­se eco­nó­mi­ca­men­te. Son las víc­ti­mas las que de­be­rían to­mar­se es­tos es­ce­na­rios pa­ra con­tar su ver­sión y que así po­da­mos reivin­di­car­las. De lo con­tra­rio, nues­tra so­cie­dad se­gui­rá sien­do in­cons­cien­te y es­tos sím­bo­los ne­ga­ti­vos se en­car­na­rán a tal pun­to que se re­pro­du­ci­rán en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.