De gue­rri­lle­ros a es­col­tas, la his­to­ria re­pe­ti­da

EL CO­LOM­BIANO hi­zo un com­pa­ra­ti­vo en­tre lo que re­ci­bi­rán los es­col­tas de las Farc y los que aho­ra exis­ten.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por: JA­VIER ALE­XAN­DER MACÍAS

La ima­gen de un es­col­ta, des­mo­vi­li­za­do de las Farc, ar­ma­do, sal­va­guar­dan­do la vi­da de sus je­fes, es una fi­gu­ra que crea po­si­cio­nes en­con­tra­das y ahon­da en el de­ba­te so­bre la re­in­cor­po­ra­ción y los es­pa­cios que el Es­ta­do les brin­da­rá a quie­nes de­ja­ron las ar­mas.

Un suel­do de $1.800.000, con­tra­to a tér­mino in­de­fi­ni­do y ga­ran­tías pres­ta­cio­na­les se­rían el pa­no­ra­ma la­bo­ral que les es­pe­ra­ría a los 1.200 nue­vos es­col­tas que ha­rán par­te de la Uni­dad Na­cio­nal de Pro­tec­ción (UNP) y que ha ge­ne­ra­do di­fe­ren­cias, in­clu­so, en la mis­ma ins­ti­tu­ción.

A la po­lé­mi­ca se su­ma que los des­mo­vi­li­za­dos pue­den ser de­sig­na­dos tam­bién pa­ra pro­te­ger a lí­de­res so­cia­les. Es­te asun­to que­dó con­sig­na­do en el Acuer­do Fi­nal en el pun­to 3, Fin del Con­flic­to. So­bre es­ta dis­cu­sión, Jai­ro

Del­ga­do, es­pe­cia­lis­ta en Cien­cia Po­lí­ti­ca y ge­ne­ral (r) de la Po­li­cía, con­si­de­ró: “los miem­bros de las Farc co­no­cen las ar­mas, sa­ben usar­las y, con en­tre­na­mien­to es­pe­cia­li­za­do pue­den cum­plir con la la­bor de es­col­ta. Pe­ro ha­bría que ha­cer otros es­tu­dios de se­gu­ri­dad pa­ra ve­ri­fi­car si tie­nen con­di­cio­nes ple­nas pa­ra asu­mir la pro­tec­ción”. Las in­con­for­mi­da­des El es­col­ta de la UNP y di­rec­ti­vo del Sin­di­ca­to de es­col­tas en Me­de­llín, Sin­pro­seg, Édi

son Fa­bián Ga­leano, des­ta­pó el in­con­for­mis­mo en­tre al­gu­nos in­te­gran­tes de la UNP al res­pec­to: las con­di­cio­nes en­tre ellos y el nue­vo per­so­nal de se­gu­ri­dad pro­ce­den­te de la des­mo­vi­li­za­ción de las Farc de­be­rían ser igua­les.

Su des­con­ten­to, se­ña­ló, es por­que cum­ple 12 años co­mo es­col­ta en la uni­dad des­pués de sa­lir del DAS, lle­va cua­tro con­tra­tos con em­pre­sas tem­po­ra­les de se­gu­ri­dad, una ho­ja de vi­da in­ta­cha­ble, pe­ro ce­ro opor­tu­ni­da­des de vin­cu­la­ción.

“Es in­jus­to. No­so­tros lle- va­mos tan­to tiem­po en el pro­gra­ma y les dan a ellos la opor­tu­ni­dad de vin­cu­lar­los. Van a te­ner un buen suel­do, pis­to­la de do­ta­ción y vehícu­lo. Que­da­rían co­mo tra­ba­ja­do­res pú­bli­cos con con­tra­tos a tér­mino in­de­fi­ni­do y no­so­tros se­gui­ría­mos en la pri­va­da con con­tra­tos de dos o tres años. So­mos más o me­nos 3.200 es­col­tas a ni­vel na­cio­nal, 1.800 afi­lia­dos al sin­di­ca­to. En Me­de­llín son 322”, pre­ci­só Ga­leano.

Fren­te a es­tos se­ña­la­mien­tos, el di­rec­tor de la UNP, Die­go Mo­ra, res­pon­dió a EL CO­LOM­BIANO que ta­les ase­ve­ra­cio­nes no son exac­tas. “El suel­do ne­to y los be­ne­fi­cios que ten­drán quie­nes con­for­men el Cuer­po de Se­gu­ri­dad y Pro­tec­ción no son su­pe­rio­res a los que ac­tual­men­te tie­nen los es­col­tas de plan­ta de la UNP, por tan­to, de­be­mos re­sal­tar que no exis­ten ar­gu­men­tos pa­ra esa afir­ma­ción”, di­jo. Vo­ces dis­cor­dan­tes No es la pri­me­ra vez que en Colombia gue­rri­lle­ros des­mo­vi­li­za­dos pa­san a ser es­col­tas. Pro­ce­sos de paz en los años 90 con el Epl, el M19 y otras gue­rri­llas, de­ja­ron

en fi­las de or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do a 3.100 ex­com­ba­tien­tes, se­gún da­tos re­co­pi­la­dos en el Cen­tro Na­cio­nal de Me­mo­ria His­tó­ri­ca, CNMH.

Ál­va­ro Vi­lla­rra­ga, di­rec­tor de Acuer­dos de Ver­dad de Me­mo­ria His­tó­ri­ca del CNMH, di­jo que es­tos pro­ce­sos de des­mo­vi­li­za­ción y re­in­te­gra­ción en car­gos de pro­tec­ción per­so­nal fue­ron exi­to­sos ba­jo la pre­mi­sa de que las ne­go­cia­cio­nes de paz “son de ca­rác­ter po­lí­ti­co y, al fir­mar un acuer­do, de­ben afron­tar los com­pro­mi­sos pa­ra ad­qui­rir con­fian­za”.

Vi­lla­rra­ga agre­gó que, pe­se al éxi­to de es­ta ini­cia­ti­va, en la que 20 años des­pués aún hay ex­com­ba­tien­tes cum­plien­do un rol co­mo es­col­tas, “el Go­bierno fa­lló en la se­gu­ri­dad de quie­nes de­ja­ron las ar­mas”.

Las vo­ces di­si­den­tes se han he­cho sen­tir. Con­gre­sis­tas co­mo Mar­ga­ri­ta Res­tre­po no creen en la pro­pues­ta. Ase­ve­ra que es una fal­ta de res­pe­to del pre­si­den­te Juan

Ma­nuel San­tos con Colombia, y le preo­cu­pa “por­que es­tos ex­gue­rri­lle­ros ten­drán ac­ce­so a in­for­ma­ción con­fi­den­cial, que pue­de ser uti­li-

za­da inade­cua­da­men­te”.

Res­tre­po, re­pre­sen­tan­te a la Cá­ma­ra por el Cen­tro De­mo­crá­ti­co, afir­mó que en Colombia las fa­mi­lias se es­me­ran en brin­dar edu­ca­ción a sus hi­jos pa­ra que lue­go ob­ten­gan bue­nos tra­ba­jos, me­jo­res in­gre­sos, pe­ro mu­chas ve­ces no lo lo­gran. Por el con­tra­rio, “es­tos gue­rri­lle­ros de una vez van a te­ner un suel­do de dos o tres sa­la­rios mí­ni­mos”.

Una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te tie­ne el se­na­dor del Po­lo De­mo­crá­ti­co, Iván Cepeda: “De acuer­do con lo que uno ve, por la for­ma co­mo se han im­ple­men­ta­do los acuer­dos, con el cum­pli­mien­to del ce­se el fue­go por par­te de las Farc, la lle­ga­da a las zo­nas ve­re­da­les y el res­pe­to por lo acor­da­do, los gue­rri­lle­ros van a cum­plir en es­te nue­vo pro­yec­to”.

Con res­pec­to al sa­la­rio, el con­gre­sis­ta con­si­de­ró que es nor­mal an­te un ofi­cio de al­to ries­go: “Sus vi­das co­rren pe­li­gro. A mi mo­do de ver, es el sa­la­rio ade­cua­do”.

La la­bor a desa­rro­llar

Die­go Mo­ra ex­pli­có que la fun­ción de los 1.200 in­te­gran­tes del cuer­po de se­gu­ri­dad de la UNP se­rá brin­dar pro­tec­ción a exin­te­gran­tes de las Farc “y miem­bros del nue­vo mo­vi­mien­to po­lí­ti­co que sur­ja tras la des­mo­vi­li­za­ción, lo que sig­ni­fi­ca que tam­bién po­drán ser pro­te­gi­dos ci­vi­les que per­te­nez­can a es­te par­ti­do”, y agre­gó que la vin­cu­la­ción a la plan­ta de per­so­nal “se rea­li­za­rá a tra­vés de car­gos de li­bre nom­bra­mien­to y re­mo­ción”.

En cum­pli­mien­to con el de­ber de sal­va­guar­dar la vi­da, co­men­tó Jo­nat­han Ale­xán­der

He­nao, es­pe­cia­lis­ta en Pro­tec­ción y Se­gu­ri­dad e ins­truc­tor de la aca­de­mia de se­gu­ri­dad Gru­po Afi­re, los ex­com­ba­tien­tes que pa­sen a ser es­col­tas ten­drán un ries­go mu­cho más al­to que otros guar­daes­pal­das “y po­drán su­frir re­pre­sa­lias por su pa­sa­do. Ne­ce­si­ta­rán una ca­pa­ci­ta­ción es­pe­cial”.

Lo que se es­pe­ra, pe­se a la di­vi­sión ge­ne­ra­da por la pro­pues­ta, es que la vi­da de los des­mo­vi­li­za­dos se pro­te­ja y no pa­se co­mo su­ce­dió con Car­los Pi­za­rro y otros lí­de­res so­cia­les afi­nes a la izquierda, ase­si­na­dos por fa­llas en su se­gu­ri­dad

FO­TO EFE Fuen­te: Po­li­cía Na­cio­nal,

315 ex­gue­rri­lle­ros de las Ha­ce 10 días se gra­dua­ron Farc en cur­sos pa­ra es­col­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.