Nom­bres de los barrios sí les ha­cen ho­no­res a sus historias

Al­gu­nos barrios aún ce­le­bran fies­tas “pa­tro­na­les”, pe­ro en los que no, la me­mo­ria per­ma­ne­ce.

El Colombiano - - METRO - Por GUS­TA­VO OS­PI­NA ZA­PA­TA

Tan vie­jas y con­tra­dic­to­rias co­mo las de mu­chos pue­blos, son las historias de los barrios y co­rre­gi­mien­tos de Me­de­llín, que en mu­chos ca­sos lle­van nom­bres li­ga­dos a su de­vo­ción re­li­gio­sa, a al­gún pró­cer de la In­de­pen­den­cia o al po­lí­ti­co en el po­der cuan­do lo fun­da­ron.

No hay nor­mas pa­ra bau­ti­zar un ba­rrio y cual­quier co­sa pue­de ser un mo­ti­vo.

-A Be­lén lo lla­man así por­que allá se ha­cían los me­jo­res pe­se­bres en la an­ti­güe­dad-, afir­ma el his­to­ria­dor Ger­mán Suá­rez Es­cu­de­ro, que ha de­di­ca­do mu­cho tiem­po a es­tu­diar es­te te­ma.

Re­li­gio­si­dad, po­lí­ti­ca o his­to­ria pa­tria son al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ins­pi­ra­do­res de los nom­bres, pe­ro en la su­ma de los 249 barrios que tie­ne la ciu­dad se en­cuen­tra de to­do: des­de uno que se lla­ma Ca­ram­bo­las, has­ta otro que se de­no­mi­na La Lo­ma o el que se co­no­ce co­mo La Aso­ma­de­ra.

Y no siem­pre en el ba­rrio o el sec­tor le rin­den tri­bu­to al nom­bre. En Al­fon­so Ló­pez, en la co­mu­na de Cas­ti­lla, los ha- bi­tan­tes más jó­ve­nes creen que el ba­rrio fue bau­ti­za­do así en ho­nor al ex­pre­si­den­te Al­fon­so Ló­pez Mi­chel­sen, cuan­do en reali­dad el nom­bre se le de­be al ex­pre­si­den­te y pa­dre de es­te, Al­fon­so Ló­pez Pu­ma­re­jo, que mu­rió en 1959, un año an­tes de fun­da­do el ba­rrio, en 1960, y con el re­cuer­do de su de­ce­so fres­co, se qui­so eter­ni­zar su nom­bre. Pe­ro en el ba­rrio na­die le ha­ce ho­me­na­jes ni se pro­gra­man fies­tas en ho­nor al po­lí­ti­co li­be­ral.

El san­to de los ca­mi­nan­tes

Pe­ro no to­das las historias son tan frías. El co­rre­gi­mien­to San Cris­tó­bal, por ejem­plo, lle­va es­te nom­bre des­de 1771, pe­ro an­tes se lla­mó El Re­po­sa­de­ro y mu­chos aún lo identifican co­mo “La Cu­la­ta”.

Del nom­bre co­mo tal, una co­sa cuen­tan los ha­bi­tan­tes y otra la Igle­sia, que sí sa­be de san­tos y de ra­zo­nes pa­ra bau­ti­zar un po­bla­do.

Pa­ra Al­bei­ro Ma­ria­ca, na­ci­do allí ha­ce 67 años y aún re­si­den­te en el lu­gar, su co­rre­gi­mien­to se lla­ma así por­que el san­to se le apa­re­ció a una se­ño­ra que la­va­ba ro­pa en la que­bra­da.

-A ella se le apa­re­ció una ima­gen, vio que era San Cris­tó­bal, se la lle­vó pa’la ca­sa, que era una pe­se­bre­ra, y al otro día, cuan­do se le­van­tó, vio la pe­se­bre­ra ilu­mi­na­da. Y de ahí vie­ne el nom­bre-, na­rra Al­ber­to, sen­ta­do en una ban­ca del par­que, mien­tras otros ami­gos, ve­te­ra­nos co­mo él, con­fir­man su ver­sión.

Sin em­bar­go, la voz del pue­blo, en es­te ca­so, no es la voz de Dios. El diá­cono Edi­son Du­que, que tra­ba­ja en la pa­rro­quia, cuen­ta una his­to­ria muy di­fe­ren­te del acon­te­ci­mien­to.

-Es­ta pa­rro­quia tie­ne el nom­bre de San Cris­tó­bal por­que él es el pa­trono de los via­je­ros. Los arrie­ros, cuan­do iban pa­ra San­ta Fe de An­tio- quia, ha­cían la pa­ra­da acá, por­que San­ta Fe iba a ser la ca­pi­tal y, por eso, la igle­sia que­dó mi­ran­do ha­cia allá y no ha­cia Me­de­llín-, re­la­ta el re­li­gio­so.

Aña­de que, se­gún el san­to­ral ca­tó­li­co, San Cris­tó­bal ayu­da­ba a la gen­te a pasar los ríos y car­ga­ba en sus bra­zos a los ni­ños, y los via­je­ros ha­cia San­ta Fe ne­ce­si­ta­ban cru­zar mu­chos afluen­tes. El diá­cono Du­que con­fir­ma que el co­rre­gi­mien­to ce­le­bra, ca­da año, la fies­ta de San Cris­tó­bal, el 15 de ju­lio.

-An­tes eran va­rios días de fies­tas, pe­ro ya to­do lo cam­bia­ron-, apun­ta Jai­ro Her­nan­do Cano, de 84 años.

El per­dón pa­ra el ma­ris­cal

En cam­bio, en el ba­rrio Robledo, el ma­ris­cal Jor­ge Robledo no re­pre­sen­ta na­da pa­ra los ha­bi­tan­tes, aun­que ha­ya un co­le­gio que lle­ve el nom­bre, igual que va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, una es­cue­la de mú­si­ca y va­rias uni­da­des re­si­den­cia­les del sec­tor.

-No­so­tros sa­be­mos que ese ma­ris­cal ma­tó mu­chos in­dios, co­mo to­dos los con­quis­ta­do­res, pe­ro si per­do­na­mos a la gue­rri­lla, ¿por qué no le va­mos a per­do­nar a él?-, se pre­gun­ta Olim­po Cas­ta­ño Ochoa, pa­ra quien la es­cul­tu­ra del ma­ris­cal, que aún per­ma­ne­ce en el par­que cen­tral, no es im­por­tan­te y mu­chos de sus ve­ci­nos ni sa­ben de quién se tra­ta, aun­que creen que de ella pro­vino el bau­ti­zo del ba­rrio.

-Es que es­te ba­rrio pri­me­ro se lla­ma­ba El Tam­bo de Aná, que­da­ba por San Ger­mán, pe­ro hu­bo una inun­da­ción que se lle­vó to­das las ca­sas y en­ton­ces la gen­te se vino a la par­te más al­ta pa­ra evi­tar que otra cre­cien­te de La Igua­ná se los lle­va­ra. La ver­dad, no sa­be­mos bien por qué lo pu­sie­ron Robledo-, reite­ra Olim­po, que ha­bi­ta en el ba­rrio des­de 1947.

El his­to­ria­dor Ger­mán Suá­rez Es­cu­de­ro con­fir­ma la ver­sión de Olim­po, pe­ro aña­de otros da­tos:

-Robledo se lla­ma así des­de cuan­do se cum­plie­ron los 400 años de fun­da­ción de San­ta Fe de An­tio­quia, en 1941. An­tes se lla­ma­ba Aná, en ho­nor a la que­bra­da. Y la tra­ge­dia que inun­dó el ba­rrio, que que­da­ba don­de hoy son Los Co­lo­res, ocu­rrió el 23 de abril de 1880.

En ho­nor a la ra­za

La his­to­ria es dis­tin­ta en el ex­tre­mo no­roc­ci­den­tal de Me­de­llín, don­de es­tá el Do­ce de Oc­tu­bre, que na­ció co­mo un ba­rrio y hoy es la co­mu­na 6 de la ciu­dad. Su nom­bre lo tie­nen cla­ro los ha­bi­tan­tes.

-Yo vi­vo acá ha­ce 44 años (des­de 1973) en la mis­ma ca­si­ta, que me la dio el pre­si­den­te Mi­sael Pas­tra­na, lo que no hi­zo el hijo. Nos to­ca­ba pa­gar 200 pe­sos men­sua­les, pe­ro mu­cha gen­te se fue atra­san­do, por­que, de to­das ma­ne­ras, da­ba li­dia con­se­guir­los-, re­cuer­da Ro­sa Ele­na Be­do­ya, que vi­ve jun­to al par­que cen­tral, don­de no hay mo­nu­men­tos a la ra­za, pe­ro sí una pla­ca en ho­nor al per­so­na­je, pa­ra los ha­bi­tan­tes, más ilus­tre que ha da­do el ba­rrio: el hoy mé­di­co y con­ce­jal Fa­bio Ri­ve­ra.

En es­ta zo­na, la fe­cha del 12 de Oc­tu­bre sim­bo­li­za to­do. Ri­ve­ra cuen­ta que el ba­rrio tie­ne dos fe­chas de fun­da­ción: mien­tras pa­ra al­gu­nos na­ció en 1972, pa­ra otros fue en 1973.

-En el 86 yo era de la Jun­ta de Ac­ción Co­mu­nal y apro­ve­chan­do que se ve­nían los 500 años del des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, pre­sen­té una pro­pues­ta al Con­ce­jo pa­ra de­cre­tar las Fies­tas de la Ra­za, con­si­de­ran­do que era el úni­co ba­rrio de Me­de­llín que le ren­día ho­no­res a ese acon­te­ci­mien­to-, re­la­ta el con­ce­jal, que ape­nas lo­gró su co­me­ti­do en el Acuer­do 52 del año 2006.

-Las fies­tas se ce­le­bran el puen­te fes­ti­vo del Do­ce de oc­tu­bre, con des­fi­les, even­tos cul­tu­ra­les, de­por­ti­vos y, por es­tar co­mo de­cre­to, la Se­cre­ta­ría de Cul­tu­ra asig­na una par­ti­da (de cer­ca de $40 mi­llo­nes) pa­ra los even­tos-, cuen­ta Ri­ve­ra.

Más ba­las me­nos fies­ta

Si bien hay barrios pla­nea­dos, co­mo mu­chos que cons­tru­yó el ya des­apa­re­ci­do Ins­ti­tu­to de Cré­di­to Te­rri­to­rial -ICT-, es­pe­cial­men­te en el no­roc­ci­den­te, otros los crea­ron los pro­pios ha­bi­tan­tes, en mu­chos ca­sos con in­va­sio­nes y com­pran­do lo­tes a ur­ba­ni­za­do­res pi­ra­tas, co­mo va­rios de la co­mu­na 13.

La his­to­ria es­tá lle­na de con­tras­tes. Y si bien la ho­rri­ble no­che -los años de la gue­rra y el con­flic­to- sal­pi­có to­da la ciu­dad, en el ba­rrio 20 de Ju­lio, en la co­mu­na 13, tu­vo más fuer­za y du­ró más tiem­po.

Tan­to, que las ba­las ter­mi­na­ron por ha­cer de las fies­tas del ba­rrio una qui­me­ra, pues en la gue­rra en­tre com­bos y mi­li­cias, que arre­ció con más fuer­za en los pri­me­ros años de

es­te si­glo, mu­rie­ron mu­chos lí­de­res so­cia­les y no que­dó quién or­ga­ni­za­ra fes­te­jos.

Di­ce la her­ma­na Te­re­si­ta Lon­do­ño Ma­zo, una de las pri­me­ras po­bla­do­ras y quien es­cri­bió un li­bro so­bre el ba­rrio, que ella ya se sien­te muy ma­yor y sin ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go pa­ra or­ga­ni­zar jol­go­rios.

-Hom­bre de Dios, yo ya es­toy en re­ti­ro y no ten­go alien­tos pa­ra eso-, di­ce. Re­cuer­da que pa­ra el 20 de Ju­lio la fe­cha era tan im­por­tan­te, que la ce­le­bra­ción du­ra­ba una se­ma­na.

-Ha­bía des­fi­les, even­tos cul­tu­ra­les, ho­me­na­jes a la Pa­tria y se sen­tía esa fuer­za pa­ra con­me­mo­rar el acon­te­ci­mien­to-, di­ce la re­li­gio­sa, que con su ma­dre ha­bi­tó una de las pri­me­ras ca­sas, hoy con­ver­ti­da en con­ven­to al fren­te de la pa­rro­quia de Las Bie­na­ven­tu­ran­zas, que ella ayu­dó a fun­dar y que se inau­gu­ró el 20 de ju­lio de 1967.

Se­gún su li­bro, la fun­da­ción del 20 de Ju­lio se dio en 1954, cuan­do un fin­que­ro de nom­bre Juan N. Arro­ya­ve lo­teó su ha­cien­da y le dio el nom­bre en ho­nor a los hé­roes de la In­de­pen­den­cia. Des­pués lle­ga­ron “in­va­so­res” a la zo­na don­de hoy que­dan las In­de­pen­den­cias I, II y III y, con el pasar de los años, bro­ta­ron los con­flic­tos y las con­fron­ta­cio­nes.

La her­ma­na Te­re­si­ta guar­da en un fras­co va­rios pro­yec­ti­les que en­tra­ron por las ven­ta­nas a su con­ven­to y se­ña­la, con tris­te­za, que los dis­pa­ros aca­ba­ron las ce­le­bra­cio­nes.

-Cla­ro que la me­mo­ria no la bo­rra na­die. Los barrios se vuel­ven un la­zo de san­gre y el nom­bre a ve­ces no re­pre­sen­ta tan­to co­mo la his­to­ria-, con­clu­ye

“Por acá no se ha­cen fies­tas por­que no hay ni ac­ción co­mu­nal, ma­ta­ron mu­chos lí­de­res y ya na­die se le mi­de a eso”. PA­TRI­CIA BE­DO­YA Re­si­den­te en el 20 de Ju­lio

FO­TO MA­NUEL SALDARRIAGA

Ima­gen tomada en el ba­rrio 20 de Ju­lio, des­de don­de se di­vi­san los barrios Las In­de­pen­den­cias I, II y III.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.