NO TEN­GAN MIE­DO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por GA­BRIEL JAI­ME PÉ­REZ gj­pe­rezsj@col­san­jo­se.edu.co

Es­tas pa­la­bras di­ri­gi­das por Dios son fre­cuen­tes en los re­la­tos bí­bli­cos y apa­re­cen tres ve­ces di­chas por Jesús a los após­to­les en el Evan­ge­lio de hoy (Ma­teo 10, 26-33). “No les ten­gas mie­do, por­que yo es­ta­ré con­ti­go”, le ha­bía di­cho Dios al pro­fe­ta Je­re­mías (1, 8), quien se­ría per­se­gui­do por de­nun­ciar la ido­la­tría y la in­jus­ti­cia (20, 10-13). La ac­ti­tud de no te­ner mie­do se re­la­cio­na asi­mis­mo con la ex­hor­ta­ción del após­tol san Pa­blo a los pri­me­ros cris­tia­nos de Ro­ma (Ro­ma­nos 5, 1215), a que vi­van en li­ber­tad, no es­cla­vi­za­dos, por mie­do, al for­ma­lis­mo de unos ri­tos ex­ter­nos, sino con­fian­do en la gra­cia di­vi­na.

Los pri­me­ros cris­tia­nos su­frie­ron per­se­cu­cio­nes por ma­ni­fes­tar su fe, y sin em­bar- go no ca­lla­ron y si­guie­ron anun­cian­do sin te­mor el men­sa­je li­be­ra­dor de Je­su­cris­to. To­da per­so­na que cree en Cris­to es­tá lla­ma­da a dar tes­ti­mo­nio de Él, tan­to me­dian­te la pa­la­bra co­mo a tra­vés de su com­por­ta­mien­to. An­te un am­bien­te ad­ver­so a la fe co­mo el que se sue­le res­pi­rar en las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, pue­de sur­gir pa­ra el cre­yen­te la ten­ta­ción de ocul­tar su iden­ti­dad co­mo tal. Es en­ton­ces cuan­do el Se­ñor le in­vi­ta a no te­ner mie­do, ofre­cién­do­le la fuer­za de su Es­pí­ri­tu pa­ra no de­jar­se lle­var por la co­bar­día.

En la his­to­ria del cris­tia­nis­mo, los már­ti­res -pa­la­bra pro­ve­nien­te del grie­go que sig­ni­fi­ca quie­nes dan tes­ti­mo­nio- han en­tre­ga­do su vi­da por ser fie­les a Cris­to. Tam­bién hoy, en un am­bien­te que lle­va a mu­chos a clau­di­car de sus con­vic­cio­nes an­te el ries­go de po­ner en pe­li­gro la pro­pia co­mo­di­dad, el men­sa­je de Jesús es cla­ro: no de­jar­se do­mi­nar por el mie­do. ¿ Qué pre­fe­ri­ría­mos de las per­so­nas a quie­nes que­re­mos: que la me­mo­ria que de­jen de su pa­so por es­ta vi­da sea la de quie­nes fue­ron fie­les a los prin­ci­pios éti­cos de ho­nes­ti­dad y jus­ti­cia has­ta la muer­te, o la de quie­nes por co­bar­día re­nun­cia­ron a ellos?

“No ten­gan mie­do: us­te­des va­len más que mu­chos pa­ja­ri­llos”. Lo que nos quie­re mos­trar Jesús con es­ta com­pa­ra­ción es que es­ta­mos en ma­nos de Dios, pa­ra quien ca­da uno de no­so­tros tie­ne un va­lor igual al de su amor in­fi­ni­to, y por eso mis­mo po­de­mos con­fiar­le to­do lo que so­mos, nues­tro pa­sa­do, nues­tro pre­sen­te y nues­tro fu­tu­ro

To­da per­so­na que cree en Cris­to es­tá lla­ma­da a dar tes­ti­mo­nio de Él, tan­to me­dian­te la pa­la­bra co­mo a tra­vés de su com­por­ta­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.