SE BUS­CAN LÍ­DE­RES CON BUEN “TONITO”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RI­CAR­DO LO­ZANO es­tra­te­gias­so­cia­les@yahoo.com

Cuan­do un país se su­mer­ge en con­flic­tos es por­que no ha te­ni­do lí­de­res que los evi­ten. Es la gran di­fe­ren­cia de te­ner je­fes que po­nen de ma­ni­fies­to su po­der, a un lí­der que po­ne los co­no­ci­mien­tos y ha­bi­li­da­des pa­ra re­sol­ver cual­quier con­flic­to de for­ma sa­tis­fac­to­ria. Un lí­der siem­pre per­sua­de te­nien­do en cuen­ta la opi­nión de los de­más. El no ha­cer­lo lle­va a cual­quier di­fe­ren­cia en­tre per­so­nas a las cri­sis que ya co­no­ce­mos y a las que cul­tu­ral­men­te nos es­ta­mos acos­tum­bran­do.

Li­na Gar­cía, ex­per­ta en li­de­raz­go, nos de­cía es­ta se­ma­na que la co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va es la he­rra­mien­ta fun­da­men­tal que un lí­der de­be apren­der y te­ner a su al­can­ce pa­ra con­ven­cer a una au­dien­cia o pa­ra en­fren­tar cual­quier con­flic­to que se pre­sen­te, y el éxi­to de esa co­mu­ni­ca­ción re­cae en las ca­rac­te­rís­ti­cas del cuer­po que trans­mi­te el men­sa­je y no en la ela­bo­ra­ción del tex­to pro­pio del men­sa­je. Es de­cir, el con­trol del tono de la voz, mo­vi­mien­to de ma­nos, ges­tos, pos­tu­ras o ac­ti­tu­des na­tu­ra­les o im­pues­tas se­rán vi­ta­les pa­ra evi­tar un desas­tre o des­en­ca­de­nar una cri­sis peor. Y quién lo cre­ye­ra, de to­dos es­tos, con­tro­lar el “tonito” es el más im­por­tan­te.

Es de­cir, un lí­der no so­la­men­te de­be ser as­tu­to, te­ner au­to­ri­dad, don de gen­te, don de man­do, ser com­pren­si­vo con ac­ti­tud de es­cu­cha, sino en­tre­nar fuer­te­men­te su cuer­po.

Co­mo de to­do lo an­te­rior nos ha fal­ta­do mu­cho en­tre­na­mien­to, hoy día en el país en­fren­ta­mos di­fe­ren­tes ti­pos de con­flic­tos den­tro de los que se po­drían res­ca­tar, se­gún el blog eoi.es “Li­de­raz­go y solución de con­flic­tos”: el So­cio-Crí­ti­co, es de­cir, el que acep­ta que el con­flic­to es al­go in­he­ren­te al país, y con­si­de­ra que con­tri­bu­ye a evi­tar la apa­tía y por tan­to cons­ti­tu­ye un ele­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra el pro­gre­so y el desa­rro­llo de sus ha­bi­tan­tes, o el Tra­di­cio­nal Ra­cio­na­lis­ta, que asu­me el con­flic­to re­sul­ta­do de una co­mu­ni­ca­ción de­fi­cien­te, de un or­ga­ni­gra­ma con­fu­so o de la in­ca­pa­ci­dad de sus pro­ta­go­nis­tas. Y por úl­ti­mo, el In­ter­pre­ta­ti­vo, que con­si­de­ra que el con­flic­to es al­go na­tu­ral, por pro­ble­mas de per­cep­ción in­di­vi­dual al que no se le de­be pres­tar mu­cha aten­ción.

Y más que en el país, los pro­ble­mas es­tán en los te­rri­to­rios. Si pu­dié­ra­mos te­ner o si te­ne­mos pro­gra­mas del Sena, Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra o de Edu­ca­ción for­man­do y en­tre­nan­do lí­de­res en las ve­re­das que evi­ten los con­flic­tos por re­la­cio­na­mien­to de las par­tes, se­rían fun­da­men­ta­les pa­ra el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de los te­rri­to­rios. Lo mis­mo di­ría­mos de las em­pre­sas y or­ga­ni­za­cio­nes pú­bli­cas o pri­va­das

Lo im­por­tan­te es que ten­ga­mos vo­lun­tad de iden­ti­fi­car nues­tros pro­pios pro­ble­mas y sus cau­sas crí­ti­cas. De­be­mos ser ge­ne­ro­sos y po­ner nues­tro co­no­ci­mien­to y ha­bi­li­da­des pa­ra re­sol­ver el pro­ble­ma de for­ma muy sa­tis­fac­to­ria. De­be­mos in­ter­ve­nir to­man­do en con­si­de­ra­ción las opi­nio­nes de los de­más, e in­ter­pre­tar los sig­nos de ca­da mi­nu­to pa­ra des­cu­brir dón­de se pue­den ge­ne­rar nue­vos fo­cos de con­flic­to. Es de­cir, el lí­der de­be en­tre­nar­se pa­ra ga­nar ma­yor ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción, ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­ta­ción y ca­pa­ci­dad de in­tui­ción y pre­dic­ción. De­be ver lo que no ve, con do­mi­nio de la reali­dad de la co­mu­ni­dad que es res­pon­sa­ble.

Co­mo di­ce Li­na Gar­cía “A to­dos nos ha pa­sa­do, te­ne­mos ideas muy bue­nas, pe­ro al mo­men­to de ex­pre­sar­las sa­len de for­ma muy dis­tin­ta a co­mo las ha­bía­mos pen­sa­do”, in­clu­si­ve pue­den ge­ne­rar en su in­ter­lo­cu­tor el efec­to con­tra­rio. “To­da per­so­na tie­ne el po­ten­cial de ser un gran co­mu­ni­ca­dor, so­lo ne­ce­si­ta ad­qui­rir las ha­bi­li­da­des y prac­ti­car­las” en es­pe­cial, el “tonito”, que mu­chas pa­re­jas o par­tes re­cla­man co­mo el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra la co­mu­ni­ca­ción, in­clu­si­ve per­ci­bi­do en los tex­tos de los ce­lu­la­res o de cual­quier me­dio de co­mu­ni­ca­ción.

En de­fi­ni­ti­va, la co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va que el país ne­ce­si­ta ur­gen­te­men­te en­tre­nar, se­rá fun­da­men­tal pa­ra eje­cu­tar los re­tos que el país, ciu­da­des y ve­re­das re­quie­ren pa­ra ma­ña­na y pa­ra los pró­xi­mos 50 años. Pa­ra em­pe­zar ha­gá­mo­nos una au­to­crí­ti­ca ¿cuál es nues­tro “tonito”?

Si tu­vié­ra­mos pro­gra­mas de for­ma­ción de lí­de­res que evi­ten con­flic­tos por re­la­cio­na­mien­to, se­rían fun­da­men­ta­les pa­ra el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do de los te­rri­to­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.