SO­BRE EL CE­SE BI­LA­TE­RAL EN­TRE GO­BIERNO Y ELN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ALEJO VAR­GAS VELÁSQUEZ var­gas­ve­las­que­za­le­jo@gmail.com

En la solución de con­flic­tos ar­ma­dos in­ter­nos hay dos mo­da­li­da­des co­mún­men­te uti­li­za­das, o ha­cer­lo en me­dio de la con­fron­ta­ción ar­ma­da, o rea­li­zar­lo con ce­se del fue­go y de las hos­ti­li­da­des. Am­bas son for­mas de abor­dar los pro­ce­sos de con­ver­sa­cio­nes pa­ra ter­mi­nar un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do y que co­rres­pon­den a di­fe­ren­tes mo­men­tos y con­si­de­ra­cio­nes; en Colombia am­bas han si­do uti­li­za­das en el lar­go es­fuer­zo de ter­mi­nar el con­flic­to ar­ma­do.

Igual­men­te es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar que no es su­fi­cien­te, den­tro de la mo­da­li­dad de ce­se bi­la­te­ral, que ha­ya un ce­se del fue­go - im­pli­ca pa­rar los en­fren­ta­mien­tos en­tre los com­po­nen­tes mi­li­ta­res de las fuer­zas en­fren­ta­das-, sino que es in­dis­pen­sa­ble in­cluir el ce­se de las hos­ti­li­da­des, es de­cir to­dos aque­llos he­chos vio­len­tos que afec­tan a la so­cie­dad, que pa­ra el ca­so que nos ocu­pa im­pli­ca en lo fun­da­men­tal ter­mi­nar con el se­cues­tro, las ex­tor­sio­nes, las vo­la­du­ras de oleo­duc­tos y de la in­fraes­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca, la obs­truc­ción de la mo­vi­li­dad de las per­so­nas y de los bie­nes con las mo­da­li­da­des de los lla­ma­dos “pa­ros ar­ma­dos”.

Cla­ro, tam­bién ga­ran­ti­zar la vi­da y los de­re­chos a los lí­de­res so­cia­les y po­lí­ti­cos en to­do el país.

Sin du­da una de las preo­cu­pa­cio­nes que tie­nen los go­bier­nos fren­te a tem­pra­nos ce­ses bi­la­te­ra­les en unas con­ver­sa­cio­nes ha­ce re­fe­ren­cia al te­mor que el ce­se bi­la­te­ral sea uti­li­za­do por las fuer­zas in­sur­gen­tes pa­ra for­ta­le­cer­se mi­li­tar y po­lí­ti­ca­men­te - dar­se un nue­vo ai­re-, pe­ro igual­men­te con­lle­va el be­ne­fi­cio po­lí­ti­co de crear un cli­ma de opi­nión fa­vo­ra­ble en la so­cie­dad. Al­go pa­re­ci­do a lo que el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro

Uri­be plan­tea­ba en su pri­me­ra cam­pa­ña pre­si­den­cial cuan­do de­cía: “ur­gen­cia pa­ra el ce­se de hos­ti­li­da­des, pa­cien­cia pa­ra la des­mo­vi­li­za­ción”.

En el pro­ce­so en­tre Go­bierno y ELN, se ha plan­tea­do por par­te de es­ta in­sur­gen­cia, co­mo un pun­to cen­tral la participación de la so­cie­dad a lo lar­go del ejer­ci­cio y no hay du­da que pa­ra que es­to se pue­da ha­cer reali­dad se re­quie­re de unas con­di­cio­nes en los te­rri­to­rios que el rui­do y los efec­tos per­ver­sos de la con­fron­ta­ción no per­mi­ten; es ilu­so pro­mo­ver la participación de la so­cie­dad en me­dio de ac­tos de vio­len­cia que la afec­tan y la des­es­ti­mu­lan.

Y es­to se ha­ce más evi­den­te, cuan­do hay en mar­cha un pro­ce­so de im­ple­men­ta­ción de los acuer­dos a que se lle­gó con la in­sur­gen­cia de las Farc y que coin­ci­de en mu­chos ca­sos en los mis­mos te­rri­to­rios.

Es ta­rea de las dos de­le­ga­cio­nes en Qui­to lle­gar a las fór­mu­las técnico-ope­ra­ti­vas que per­mi­tan po­ner en prác­ti­ca el ce­se bi­la­te­ral del fue­go y de las hos­ti­li­da­des a la ma­yor bre­ve­dad po­si­ble - que pue­de in­cluir al­gu­na mo­da­li­dad de lo­ca­li­za­ción de las fuer­zas in­sur­gen­tes, pe­ro es­pe­cial­men­te un se­rio y creí­ble me­ca­nis­mo de verificación-, de tal ma­ne­ra que am­bas par­tes es­tén se­gu­ras que va a ser uti­li­za­do pa­ra crear un am­bien­te po­lí­ti­co fa­vo­ra­ble al buen éxi­to de las con­ver­sa­cio­nes y que los co­lom­bia­nos dis­fru­ten los be­ne­fi­cios de esa de­ci­sión, que de­be ser vis­ta co­mo un an­ti­ci­po, oja­lá irre­ver­si­ble, de la paz com­ple­ta que desea­mos to­dos.

Y en lo po­si­ble acom­pa­ña­do de un deses­ca­la­mien­to del len­gua­je que con­tri­bui­ría mu­cho a crear un cli­ma de con­vi­ven­cia.

Sin em­bar­go, lo fun­da­men­tal pa­ra es­to es la vo­lun­tad po­lí­ti­ca de las dos de­le­ga­cio­nes y en es­te sen­ti­do la im­por­tan­te in­ter­ven­ción de los je­rar­cas de la Igle­sia Ca­tó­li­ca con­tri­bu­yó a ha­cer­la ex­plí­ci­ta

En la solución de con­flic­tos ar­ma­dos in­ter­nos, la mo­da­li­dad de ce­se bi­la­te­ral de­be in­cluir el ce­se de las hos­ti­li­da­des, ter­mi­nar con el se­cues­tro, las ex­tor­sio­nes, las vo­la­du­ras, la obs­truc­ción de la mo­vi­li­dad con las mo­da­li­da­des de los lla­ma­dos “pa­ros ar­ma­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.