UNA VOZ EN EL DE­SIER­TO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RU­DOLF HOM­MES rhom­mesr@hot­mail.com

Cu­rio­sa­men­te a me­nos de un año de las pró­xi­mas elecciones pre­si­den­cia­les, los con­se­je­ros de los as­pi­ran­tes a la pre­si­den­cia les es­tán acon­se­jan­do que es pre­ma­tu­ro de­cla­rar su can­di­da­tu­ra y la ma­yo­ría de ellos les han he­cho ca­so, a tal pun­to que to­da­vía no te­ne­mos una idea cla­ra de qué pien­san o qué pro­po­nen.

El mis­mo Ger­mán Var­gas, que es can­di­da­to des­de ha­ce más de cua­tro años, po­sa aho­ra de no ser­lo, más aún, de no te­ner par­ti­do, y se ha pues­to mis­te­rio­so so­bre sus in­ten­cio­nes.

En ese am­bien­te de im­pos­tu­ra y apa­ren­te in­de­fi­ni­ción re­sul­tó re­fres­can­te la en­tre­vis­ta

que le con­ce­dió Hum­ber­to de

la Ca­lle a Hu­go Gar­cía y Lo­re­na Ar­bo­le­da, de El Es­pec­ta­dor, el 17 de ju­nio en la que sin de­cla­rar­se can­di­da­to, pa­ra no des­en­to­nar, de­jó sen­ta­das las ba­ses de cuál se­ría su fi­lo­so­fía de go­bierno. De la Ca­lle es un pre­can­di­da­to sin­gu­lar, por­que es­tá en­tre los pri­me­ros en las en­cues­tas en tér­mi­nos de su acep­ta­ción y re­co­no­ci­mien­to, pe­ro no en in­ten­ción de vo­to. Los po­lí­ti­cos no creen o no quie­ren que sea can­di­da­to, pe­ro sus po­si­bles ad­ver­sa­rios en los par­ti­dos de la coa­li­ción de go­bierno le ti­ran mu­cho ra­yo, lo cual es in­di­ca­ción de que no les gus­ta­ría te­ner­lo co­mo ri­val. Una de las ra­zo­nes de ese te­mor pue­de ser por­que tie­ne cua­li­da­des que otros no tie­nen, en­tre las que se des­ta­ca su ca­pa­ci­dad de me­diar y ob­te­ner re­sul­ta­dos. Es­to no se re­fie­re ex­clu­si­va­men­te a su ac­tua­ción re­cien­te en las ne­go­cia­cio­nes con las Farc sino tam­bién al pa­pel de­ci­si­vo que desem­pe­ñó co­mo re­pre­sen­tan­te del go­bierno en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te en 1991. No so­la­men­te es una per­so­na sen­sa­ta, con ca­pa­ci­dad pa­ra en­ten­der a otros, sino pa­ra to­mar de­ci­sio­nes di­fí­ci­les y va­lien­tes cuan­do es ne­ce­sa­rio. La en­tre­vis­ta tam­bién re­ve­la que tie­ne cla­ri­dad po­lí­ti­ca y es fá­cil pre­ver qué ha­ría De la Ca­lle co­mo go­ber­nan­te.

Su po­si­ción res­pec­to a la paz es diá­fa­na. Él cree que el país “en­con­tró un ca­mino pa­ra so­lu­cio­nar un lar­go con­flic­to y pa­ra bus­car sen­das de trans­for­ma­ción y re­suel­ve blo­quear el sis­te­ma”. Los acuer­dos son un pri­mer pa­so del que se des­pren­de una opor­tu­ni­dad de cam­bio que per­mi­ti­rá “es­ta­bi­li­zar el cam­po, me­jo­rar la po­lí­ti­ca, bus­car ca­mi­nos de trans­for­ma­ción, de po­lí­ti­ca so­cial, de ma­yor igual­dad y de lu­cha con­tra la pro­fun­da inequi­dad ver­gon­zo­sa. Es­to es lo que es­tá en jue­go, pe­ro tam­bién la so­cie­dad li­be­ral res­pe­tuo­sa que no dis­cri­mi­na por la di­fe­ren­cia, que es to­le­ran­te, que hu­ye del fa­na­tis­mo re­li­gio­so”.

Es­ta es, en po­cas pa­la­bras, una pro­pues­ta de go­bierno abier­ta­men­te pro­gre­sis­ta y li­de­ra­da por un di­ri­gen­te al que le preo­cu­pa que “hay un ex­ce­so de odio en Colombia y una de­gra­da­ción de la re­fle­xión po­lí­ti­ca. He­mos re­em­pla­za­do la re­fle­xión por el in­sul­to”. En lu­gar de re­fu­tar un ar­gu­men­to se tra­ta de ani­qui­lar a quien lo emi­te. Lo que se ne­ce­si­ta es re­cu­pe­rar la sen­sa­tez y bus­car una ge­nui­na re­con­ci­lia­ción. La gue­rra con las Farc con­clu­ye con la en­tre­ga de las ar­mas y lo que se de­be em­pren­der en un pac­to de no vio­len­cia pa­ra no vol­ver a caer en lo mis­mo. De la Ca­lle con­vo­ca a la ciu­da­da­nía pa­ra ha­cer­se pre­sen­te con­tra la vio­len­cia el día de la In­de­pen­den­cia en to­do el país. No sé si fi­nal­men­te se va a lan­zar an­tes de esa fe­cha pe­ro por lo pron­to me pro­pon­go es­tar el pró­xi­mo 20 de ju­lio en la ca­lle con De la Ca­lle

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.