Por qué se le subió la fiebre tan­gue­ra a la gen­te de Me­de­llín

El gus­to por el tan­go en Me­de­llín, di­cen los ex­per­tos, no lo creó Gar­del, aun­que su muer­te ayu­dó a avi­var­lo.

El Colombiano - - TENDENCIAS - Por JOHN SALDARRIAGA

En Me­de­llín oi­ría­mos tan­gos, aun­que en es­ta tie­rra no se hu­bie­ra muer­to Car­los Gar­del. En es­ta idea coin­ci­den mu­chos ar­tis­tas, mú­si­cos e in­ves­ti­ga­do­res mu­si­ca­les. Juan Jo­sé Ho­yos, Jai­me Ja­ra­mi­llo Pa­nes­so, Jhonny Blan­dón y Gus­ta­vo Es­co­bar Vé­lez, en­tre ellos.

El bai­la­rín de tan­gos Jhonny Blan­dón, di­rec­tor de la Aca­de­mia El Can­dom­be, quien tie­ne en­tre sus mon­ta­jes va­rios con es­ta mú­si­ca ar­gen­ti­na, sos­tie­ne que Gar­del no es el ar­tí­fi­ce de que nos gus­te el tan­go a los me­de­lli­nen­ses; al con­tra­rio: “Gar­del ve­nía a Me­de­llín por­que en Me­de­llín gus­ta­ba el tan­go”.

Que hu­bie­ra muer­to en el Ae­ro­puer­to Las Pla­yas ter­mi­nó de ajus­tar el asun­to. “Le pu­so el se­llo a es­te gus­to mu­si­cal”.

Di­ce que es­te acon­te­ci­mien­to, el ac­ci­den­te en el que per­dió la vi­da can­tor, nos de­jó mar­ca­dos, eso sí.

Cuan­do va con su com­pa­ñía a cual­quier par­te de Colombia o del mun­do —en Fran­cia es­tu­vo ha­ce unos días con su es­pec­tácu­lo Un tan­go por un poe­ma, ho­me­na­je a Eva­ris­to Ca­rrie­go—, “te re­cuer­dan: Car­los Gar­del mu­rió en Me­de­llín”.

Cuen­ta que en su fa­mi­lia, su abue­lo, a quien no co­no­ció, bai­la­ba cual­quier tan­go, mi­lon­ga o vals que so­na­ra. Y que la mú­si­ca de es­te gé­ne­ro no fal­ta­ba en la ca­sa de su abue­la ni en la de sus pa­dres.

“Creo que nos gus­ta mu­cho tam­bién por­que la gen­te de Me­de­llín y la de Bue­nos Ai­res, no sé, co­mo que te­ne­mos mu­chas co­sas si­mi­la­res en ma­te­ria cul­tu­ral, en la idio­sin­cra­cia”. La cul­tu­ra pa­triar­cal y el tra­to de vos son dos as­pec­tos que men­cio­na en­tre los que nos identifican.

El bai­la­rín afir­ma que cuan­do va a la ca­pi­tal ar­gen­ti­na se sien­te igual que en su pa­tria.

Tan­go y bam­bu­co

El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor Juan Jo­sé Ho­yos Na­ran­jo, quien ha ocu­pa­do mu­chos de sus días en in­ves­ti­gar so­bre canciones y so­bre ese ba­rrio don­de el tan­go so­na­ba co­mo un ca­ñón, Gua­ya­quil, cree que pa­ra for­mar ese gus­to por la can­ción ciu­da­da­na, pri­me­ro que to­do in­flu­yó una his­to­ria que le es­cu­chó a gen­te vie­ja.

En ella le de­cían que la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca, des­de prin­ci­pios del si­glo XX, pren­sa­ba los dis­cos de 78 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to más que to­do en Nue­va York. En esos dis­cos gra­ba­ban un bam­bu­co, un pa­si­llo o al­gu­na otra com­po­si­ción co­lom­bia­na por un la­do y, por el otro la­do, ¡un tan­go!

Esos dis­cos iban a pa­rar en gran me­di­da, en­tre otras par­tes, a los tra­ga­ní­que­les o pia­nos de las can­ti­nas de Me­de­llín y de pue­blos. De mo­do que las per­so­nas, al tiem­po que dis­fru­ta­ban de la mú­si­ca au­tóc­to­na, iban apren­dien­do de la can­ción ar­gen­ti­na.

“Creo que los tan­gos gus­tan des­de ha­ce mu­cho tiem­po. Des­de an­tes de las vi­si­tas de Gar­del. Y han gus­ta­do por­que han te­ni­do al­go que de­cir­nos y por­que eso que tie­nen pa­ra de­cir­nos, lo di­cen en es­pa­ñol, en bue­na par­te”.

El au­tor del li­bro de re­por­ta­jes Sen­tir que es un so­plo la vi­da se­ña­la que el tan­go les lle­gó muy es­pe­cial­men­te a las per­so­nas del cam­po que emi- gra­ron a las ciu­da­des.

El tan­go, di­ce, se que­dó por los bor­des de Bue­nos Ai­res, co­mo en el al­ma del ti­po que pier­de su tie­rra y lle­ga a la ca­pi­tal. En Me­de­llín, igual.

“Es de arra­ba­les y, en nues­tra ciu­dad lle­gó a un arra­bal que era el ba­rrio Gua­ya­quil. En él en­con­tró tie­rra abo­na­da pa­ra su fer­ti­li­dad y cre­ci­mien­to”.

Juan Jo­sé ase­gu­ra que el asun­to de la in­mi­gra­ción la vi­vie­ron Bue­nos Ai­res y Me­de­llín de for­ma pa­re­ci­da, du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX.

Es­ta mú­si­ca lle­gó y “to­có el al­ma po­pu­lar”. En Gua­ya­quil, mu­chos ba­res te­nían nom­bres que de­la­ta­ban su fervor por es­te so­ni­do: El Pe­rro ne­gro, La ga­yo­la, El pa­tio del tan­go, La pa­yan­ca y otros.

En­con­tró, si­gue ha­blan­do Juan Jo­sé, a com­po­si­to­res de mú­si­ca co­lom­bia­na co­mo Tar­ta­rín Mo­rei­ra, Jo­sé Ba­rros y Ju­lio Era­zo, que lo oye­ron, se com­pe­ne­tra­ron con su len­gua­je, poé­ti­ca y te­mas, y tam­bién com­pu­sie­ron pie­zas mu­si­ca­les en rit­mo de tan­go.

“Jo­sé Ba­rros sa­lió de El Ban­co, Mag­da­le­na, lle­gó a Se­go­via y, des­pués, en tren, se tras­la­dó a Me­de­llín. En es­ta ciu­dad se en­con­tró con una cul­tu­ra tan­gue­ra”.

El ban­que­ño com­pu­so, en­tre otros, Ban­do­neón y Can­ti­ne­ro sir­va tan­da. La pri­me­ra es­tro­fa de es­te úl­ti­mo, que gra­bó en la ca­sa Vic­tor, di­ce:

Oi­ga mo­zo, trai­ga pron­to/ de lo mis­mo que ha ser­vi­do,/ pa­ra ver si así me ol­vi­do/ de lo que me su­ce­dió./ No es que yo me es­té mu­rien­do/ por lo su­cio que ha ju­ga­do,/ pe­ro es­toy de­cep­cio­na­do/ por­que ayer me trai­cio­nó.

Ju­lio Era­zo creó Le­jos de ti, que gra­bó Raúl Gar­cés con Los Ca­ba­lle­ros del Tan­go. La es­tro­fa que ha­ce de co­ro en es­ta co­no­ci­da can­ción es es­ta:

Pe­ro es­toy le­jos de ti/ sin sa­ber có­mo es­ta­rás,/ si es­ta­rás pen­san­do en mí/ o no me Mu­chos de ellos creen que mien­tras más se su­mer­jan en el tiem­po, ma­yor pla­cer les pro­du­ce la in­da­ga­ción. Los co­lec­cio­nis­tas, por lo ge­ne­ral, se es­pe­cia­li­zan por gé­ne­ros mu­si­ca­les, épo­cas y has­ta re­gio­nes. Ade­más de dis­cos, los al­ma­ce­na­do­res acom­pa­ñan sus co­lec­cio­nes con do­cu­men­tos, fo­to­gra­fías y otros ob­je­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.