Los pro­fes ya no prohi­ben el ce­lu­lar en cla­se

Los do­cen­tes es­tán lla­ma­dos a bus­car en la tec­no­lo­gía otras me­to­do­lo­gías de apren­di­za­je, que se com­bi­nen con las for­mas tra­di­cio­na­les.

El Colombiano - - TENDENCIAS / EDUCACIÓN - Por JO­NAT­HAN MON­TO­YA GAR­CÍA

Al­gu­nos pro­fe­so­res bro­mean di­cien­do que aho­ra los ni­ños no na­cen con el pan de­ba­jo del bra­zo, sino con una ta­ble­ta y un ce­lu­lar. Los que tie­nen en­tre 17 y 18 años, la edad pro­me­dio pa­ra sa­lir del co­le­gio, son jó­ve­nes del nue­vo mi­le­nio, épo­ca en la que te­ner un compu­tador de es­cri­to­rio en ca­sa se con­vir­tió ca­si que en una ne­ce­si­dad, así co­mo la de un te­le­vi­sor o una la­va­do­ra. Quie­nes no po­dían cum­plir­la ac­ce­dían al equi­po en sus es­cue­las.

Lue­go, en 2007, el mun­do co­no­ció el pri­mer te­lé­fono con pan­ta­lla tác­til que se ma­si­fi­có, el iPho­ne, y des­pués de él, los te­lé­fo­nos con sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid y las ta­ble­tas. De esa for­ma, quie­nes na­cie­ron por esos años han cre­ci­do ro­dea­dos de es­tos dis­po­si­ti­vos y has­ta los re­ci­ben co­mo re­ga­los de cum­plea­ños o Na­vi­dad.

Te­ner­los no sig­ni­fi­ca que les den un buen uso, así co­mo una cla­se me­dia­da por la tec­no­lo­gía tam­po­co im­pli­ca que to­dos los alum­nos lle­ven una ta­ble­ta en su mano o ha­ya un ta­ble­ro elec­tró­ni­co en el au­la.

El apro­ve­cha­mien­to de las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les en la edu­ca­ción no re­quie­re trans­for­mar el tra­di­cio­nal sa­lón de cla­ses en uno del fu­tu­ro. Las pla­ta­for­mas, dis­po­si­ti­vos y apli­ca­cio­nes pa­ra te­ner una ex­pe­rien­cia de apren­di­za­je en las ins­ti­tu­cio­nes educativas po­drían, fá­cil­men­te, es­tar al al­can­ce de to­dos.

Pa­ra Ale­jan­dro Cas­ti­llo, do­cen­te de Es­tu­dios So­cia­les en el Co­le­gio Mon­tes­so­ri, hay una idea erró­nea y muy ge­ne­ra­li­za­da que acu­ñó Marc Prensky, es­cri­tor y vo­ce­ro en te­mas de edu­ca­ción, cuan­do es­cri­bió so­bre los na­ti­vos di­gi­ta­les.

Se­gún Cas­ti­llo, Prensky se­ña­la que los jó­ve­nes de es­ta ge­ne­ra­ción, por ha­ber na­ci­do o cre­ci­do en con­di­cio­nes so­cia­les en las que hay dis­po­ni­bles cier­tas tec­no­lo­gías, tie­nen más ha­bi­li­dad en su ma­ne­jo.

Prensky lo di­ce exac­ta­men­te de es­ta ma­ne­ra en su tex­to Na­ti­vos e in­mi­gran­tes di­gi­ta­les: “Re­sul­ta evi­den­te que nues­tros es­tu­dian­tes pien­san y pro­ce­san la in­for­ma­ción de mo­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te dis­tin­to a sus pre­de­ce­so­res. Ade­más, no es un há­bi­to co­yun­tu­ral sino que es­tá lla­ma­do a pro­lon­gar­se en el tiem­po, que no se in­te­rrum­pe sino que se acre­cien­ta, de mo­do que su des­tre­za en el ma­ne­jo y uti­li­za­ción de la tec­no­lo­gía es su­pe­rior a la de sus pro­fe­so­res y edu­ca­do­res”.

El pro­fe­sor Cas­ti­llo no es­tá de acuer­do con esa con­cep­ción, cree que es erra­da. “Hay cier­tas in­ter­fa­ces ami­ga­bles con los usua­rios que los chi­cos, de ma­ne­ra in­tui­ti­va, apren­den a uti­li­zar, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que de for­ma in- na­ta ten­gan una pre­dis­po­si­ción fa­vo­ra­ble al uso de tec­no­lo­gías”, ar­gu­men­ta el do­cen­te del Mon­tes­so­ri.

Cas­ti­llo, que ha­ce es­ta afir­ma­ción se­gún su ex­pe­rien­cia co­mo edu­ca­dor, co­men­ta que el uso de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les co­mo ta­ble­tas y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes se re­du­ce en los jó­ve­nes a la uti­li­za­ción de las apli­ca­cio­nes de re­des so­cia­les y men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea, so­bre to­do, las que “es­tán de mo­da”, en­tre ellas Ins­ta­gram y Snap­chat, y eso no re­pre­sen­ta que el uso sea su­pe­rior a la de sus maes­tros.

Es en ese mo­men­to cuan­do los do­cen­tes, pre­ci­sa el pro­fe­sor, de­ben ayu­dar­les a los jó­ve­nes pa­ra que apren­dan a dar­le un uso ade­cua­do a las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, con pro­pó­si­tos in­ves­ti­ga­ti­vos y pa­ra la solución de pro­ble­mas.

Se­bas­tián Wach­ter, maes­tro del Co­le­gio Cum­bres, con­cuer­da que si bien es­ta ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes tie­ne un am­plio ac­ce­so y uso de las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, se li­mi­ta a la uti­li­za­ción de re­des so­cia­les.

No obs­tan­te, le pa­re­ce que esos há­bi­tos se pue­den apro­ve­char a fa­vor del do­cen­te pa­ra que les dé un en­fo­que pe­da­gó­gi­co. El pro­pó­si­to es que el es­tu­dian­te use sus pro­pios dis­po­si­ti­vos, pe­ro otras apli­ca­cio­nes o he­rra­mien­tas.

Al­go si­mi­lar su­ce­de en el Mon­tes­so­ri, allí, se­gún Cas­ti­llo, exis­te la po­lí­ti­ca Trae tu dis­po­si­ti­vo, y con eso bus­can la apro­pia­ción de sus equi­pos con fi­nes edu­ca­ti­vos. Se usan en cier­tos mo­men­tos de la cla­se y con un pro­pó­si­to es­pe­cí­fi­co, co­men­ta Cas­ti­llo, por ejem­plo, ac­ce­der a cier­ta in­for­ma­ción pa­ra in­ves­ti­gar. “De­be­mos re­vi­sar crí­ti­ca­men­te los con­te­ni­dos y có­mo los in­te­gra­mos con el sa­ber. En mu­chos ca­sos se com­bi­na el ma­te­rial análo­go con he­rra­mien­tas di­gi­ta­les”.

Wach­ter cuen­ta que en Cum­bres ha tra­ba­ja­do, en­tre otras he­rra­mien­tas, con la app kahoot, un jue­go gratuito pa­ra apren­der. La usó pa­ra que los alum­nos es­tu­dia­ran la his­to­ria del si­glo XX.

Dis­mi­nuir la brecha

Que hay pro­fe­so­res de otras ge­ne­ra­cio­nes me­nos dis­pues­tos a rea­li­zar es­tos cam­bios en el au­la, es cier­to, di­ce Cas­ti­llo; pe­ro mu­chos tam­bién es­tán abier­tos a lo­grar­lo.

En su ins­ti­tu­ción, por ejem­plo, tie­nen un gru­po de apren­di­za­je en las TIC (Tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción y las Co­mu­ni­ca­cio­nes) en el que apo­yan a los pro­fe­so­res que se in­tere­san en uti­li­zar he­rra­mien­tas di­gi­ta­les en el sa­lón de cla­ses. Ade­más del gru­po, rea­li­zan fe­rias in­ter­nas de ex­pe­rien­cias en el uso de las TIC pa­ra que se re­pli­quen se­gún el pro­pó­si­to de ca­da do­cen­te con sus alum­nos.

Wach­ter se­ña­la que en las

ins­ti­tu­cio­nes educativas hay pro­fe­so­res que no tie­nen afi­ni­da­des o gran­des des­tre­zas con las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, pe­ro que aho­ra sien­ten que de­ben tra­ba­jar con sus alum­nos por me­dio de ellas. “Con los do­cen­tes que son más cer­ca­nos en edad a los alum­nos no hay pro­ble­ma, pe­ro con los que no, se de­be lle­var un pro­ce­so”.

Se­gún el pro­fe­sor de Cum­bres, en ese pro­ce­so se dan tres

eta­pas: la pri­me­ra es de frus­tra­ción, “sien­ten que el len­gua­je se les es­ca­pa”, ase­gu­ra. Des­pués se da un fa­se de aper­tu­ra en la que des­cu­bren las he­rra­mien­tas. La ter­ce­ra es de in­cur­sión, y en ella pue­den en­con­trar apli­ca­cio­nes que les per­mi­ten di­na­mi­zar más las cla­ses sin que pier­dan su ca­rác­ter y se si­gan sin­tien­do có­mo­dos y más mo­ti­va­dos.

Lo úl­ti­mo tam­bién su­ce­de, cuen­ta Wach­ter, cuan­do se co­no­cen ex­pe­rien­cias exi­to­sas en

otros do­cen­tes, co­mo el co­no­ci­do pro­fe­sor Ju­lio Ríos Ga­lle­go, el you­tu­ber de ma­te­má­ti­cas. En el ca­nal Ju­lio­pro­fe en la pla­ta­for­ma de vi­deos se pue­de apren­der, por ejem­plo, des­de ejer­ci­cios bá­si­cos de arit­mé­ti­ca has­ta re­sol­ver pro­ble­mas com­ple­jos.

Acor­tar dis­tan­cias

Al con­tra­rio de lo que pien­san los pro­fe­so­res de Cum­bres y el Mon­tes­so­ri, pa­ra Ós

car Lombana, di­rec­tor de ser­vi­cios pa­ra Au­las Ami­gas, la brecha di­gi­tal en­tre pro­fe­so­res y alum­nos exis­te.

“La for­ma en la que apren­den los alum­nos y en la que co­mu­ni­can los maes­tros aún dis­ta”. Se­gún él, se si­guen usan­do me­dios tra­di­cio­na­les cuan­do los ni­ños y jó­ve­nes es­tán acos­tum­bra­dos a otros me­dios mul­ti­me­dia­les. Por eso cree que es­tos, a ve­ces, no se en­cuen­tran a gus­to en las cla­ses.

Jus­ta­men­te por ese an­te­ce­den­te, Lombana cree que es ne­ce­sa­rio ce­rrar la brecha. La con­tri­bu­ción des­de Au­las Ami­gas, se­gún cuen­ta, es en­tre­gán­do­les de for­ma gra­tui­ta a los maes­tros re­cur­sos pa­ra que se for­men (au­las.co), “no im­por­ta si tie­nen po­ca o mu­cha tec­no­lo­gía a la mano, lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que apren­dan a sa­car­le pro­ve­cho”.

Así es que en el au­la de cla­se tan­to alum­nos co­mo maes­tros de­ben preo­cu­par­se por lo­grar que los pro­ce­sos de apren­di­za­je se en­ri­quez­can con las he­rra­mien­tas di­gi­ta­les, sin dar­le im­por­tan­cia a si alumno o maes­tro son más há­bi­les con ellas. Es un apren­di­za­je mu­tuo

ILUSTRACIÓN ELE­NA OS­PI­NA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.