EL RE­TORNO DE REI­NAS Y RE­YES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por DA­VID E. SAN­TOS GÓ­MEZ da­vid­san­tos82@hot­mail.com

Lue­go de me­ses de es­pe­cu­la­cio­nes, en­tre­vis­tas que de­cían sin de­cir y tri­nos que in­si­nua­ban, pe­ro no com­pro­me­tían, Cris­ti

na Fernández de Kirch­ner anun­ció que se­rá can­di­da­ta al Se­na­do ar­gen­tino en las elecciones le­gis­la­ti­vas de oc­tu­bre. En un país acos­tum­bra­do a los ca­ta­clis­mos po­lí­ti­cos, no se ha­bla de más. Cristina -co­mo la nom­bran fie­les y con­tra­rios- pre­ten­de tan­tear el pi­so mo­ve­di­zo del po­der con una si­lla le­gis­la­ti­va y lue­go, si los pa­sos son fir­mes, as­pi­rar a la Ca­sa Ro­sa­da en el 2019 pa­ra des­ban­car a su gran opo­si­tor Mauricio Ma­cri.

Lo cu­rio­so del ca­so es que el gi­ro en “U” no es ex­clu­si­va­men­te ar­gen­tino y, por el con­tra­rio, re­sul­ta sin­to­má­ti­co en bue­na par­te de Su­ra­mé­ri­ca. Los vie­jos man­da­ma­ses del Eje­cu­ti­vo, da­dos por muer­tos ha­ce un par de años, des­ta­pan sus an­he­los de vol­ver a los tro­nos.

En Bra­sil el ca­mino se abo­na pa­ra un re­gre­so de Lu­la da Silva. Con la des­gra­cia­da pre­si­den­cia de Mi­chel Te­mer, acu­sa­do des­de to­dos los flan­cos por de­nun­cias de co­rrup­ción, el Par­ti­do de los Tra­ba­ja­do­res re­sur­ge y se pro­po­ne co­mo sal­va­ción, im­pul­sa- do por los re­cuer­dos de los bue­nos años de cre­ci­mien­to y la bo­nan­za eco­nó­mi­ca.

Se­bas­tián Pi­ñe­ra, des­de el otro ex­tre­mo ideo­ló­gi­co, ya anun­ció su in­ten­ción de ser, nue­va­men­te, el pre­si­den­te de los chi­le­nos, siem­pre sus­ten­ta­do en la im­po­pu­la­ri­dad de Mi

che­lle Ba­che­let y su com­ple­jo se­gun­do man­da­to. Y en Ecua­dor -co­mo lo ha­bía­mos ad­ver­ti­do en es­ta co­lum­na- ya hay crí­ti­cas de Co­rrea a su su­ce­sor, aun cuan­do es­te sa­lió de sus mis­mas en­tra­ñas y lle­va ape­nas un mes en el po­der. Rá­pi­da­men­te es­cu­cha­re­mos el ne­ce­sa­rio re­gre­so del cau­di­llo ori­gi­nal.

Por Co­lom­bia le­van­tan la mano Uri­be y Pastrana, dos hom­bres que, aun­que se des­tro­za­ron mu­tua­men­te en el pa­sa­do, aho­ra pro­me­ten en­tre abra­zos una alian­za pa­ra el 2018. La re­no­va­ción de la po­lí­ti­ca y su nue­va san­gre. La mues­tra clá­si­ca de in­ca­pa­ci­dad pa­ra ha­cer­se a un cos­ta­do.

Pe­ro co­mo em­pe­za­mos con Argentina, ce­rre­mos con ella. Ha­ce unas se­ma­nas Axel Ki­ci

llof, mi­nis­tro de economía en los úl­ti­mos años de Cristina, cues­tio­nó la si­tua­ción del país, la in­fla­ción y los ab­sur­dos pre­cios de ser­vi­cios y ali­men­tos bá­si­cos. Un pe­rio­dis­ta pre­gun­tó si no exis­tía al­gún ti­po de au­to­crí­ti­ca, tras más de una dé­ca­da de kirch­ne­ris­mo. Ki­ci­llof res­pon­dió que sí. Que se que­da­ron cor­tos de tiem­po pa­ra pro­fun­di­zar el mo­de­lo. “Nos fal­ta­ron diez o quin­ce años”, di­jo, sin nin­gún aso­mo de ver­güen­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.