TU­RIS­MO­FO­BIA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HUM­BER­TO MON­TE­RO hmon­te­ro@la­ra­zon.es

En 2015, los ho­te­le­ros es­pa­ño­les dis­po­nían de 326.101 pla­zas en las 22 prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las. Las pla­ta­for­mas de in­ter­net (con Airbnb a la ca­be­za), de 193.500. So­lo un año des­pués, las web mue­ven más ca­mas en esas mis­mas ca­pi­ta­les que los ho­te­les, 362.493 por 330.258.

La pre­sión tu­rís­ti­ca en las gran­des ca­pi­ta­les eu­ro­peas y en las ciu­da­des que son en sí mis­mas des­tino tu­rís­ti­co –ca­so de Se­vi­lla, Gra­na­da, Flo­ren­cia o Ve­ne­cia– es­tá es­pan­tan­do a los ve­ci­nos a la pe­ri­fe­ria. En Lon­dres, Bar­ce­lo­na, Pa­rís o Ro­ma es ca­si im­po­si­ble en­con­trar ciu­da­da­nos «lo­ca­les» vi­vien­do en el cen­tro. En mi que­ri­do edi­fi­cio Hill­crest, en el co­ra­zón del lon­di­nen­se Not­ting Hill, so­lo mi ve­ci­na del ter­ce­ro, una co­ti­lla de cui­da­do, es bri­tá­ni­ca.

El des­arrai­go es ca­da vez más fre­cuen­te. Ha­ce ape­nas una se­ma­na, una co­le­ga de pro­fe­sión bar­ce­lo­ne­sa, re­cién mu­da­da a Ma­drid, me co­men­ta­ba sus pe­ri­pe­cias pa­ra lo­grar un apar­ta­men­to en Chue­ca o Ma­la­sa­ña, an­ti­guos ba­rrios ca­na­llas con­ver­ti­dos en epi­cen­tros del «ro­lli­to hips­ter-chic».

A los ele­va­dos pre­cios por la es­ca­sa ofer­ta –el al­qui­ler tu­rís­ti­co es cua­tro ve­ces más ren­ta­ble que el ha­bi­tual– se une la trans­for­ma­ción de blo­ques en­te­ros en apar­ta­men­tos de al­qui­ler tu­rís­ti­co, lo que con­vier­te ca­da ofer­ta de al­qui­ler en una pie­za tan co­di­cia­da co­mo un ri­no­ce­ron­te blan­co en una con­ven­ción de ca­za­do­res.

El tu­ris­mo es, sin du­da, una in­dus­tria cru­cial. Pri­me­ro, por­que pa­ra po­der be­ne­fi­ciar­se del flu­jo de vi­si­tan­tes no bas­ta con dis­po­ner de sol, pla­ya o atrac­ti­vos ar­qui­tec­tó­ni­cos o cul­tu­ra­les. Por mu­chas ma­ra­vi­llas que se ate­so­ren, ha­ce fal­ta com­ple­tar una ecua­ción muy com­ple­ja que po­cos re­suel­ven. Las va­ria­bles son ade­más ca­da día ma­yo­res.

Hoy, a la se­gu­ri­dad, la bue­na sa­ni­dad pú­bli­ca, la gas­tro­no­mía va­ria­da, la pul­cri­tud, los pre­cios com­pe­ti­ti­vos o las bue­nas co­mu­ni­ca­cio­nes se unen la co­nec­ti­vi­dad o la for­ma­ción en idio­mas de los ser­vi­cios de aten­ción al pú­bli­co. Se­gun­do, por­que el tu­ris­mo su­po­ne una fuen­te di­rec­ta de en­tra­da de di­vi­sas y ge­ne­ra em­pleo di­rec­to e in­di­rec­to. En el ca­so de Es­pa­ña –ter­cer país que más in­gre­sos re­ci­be por el tu­ris­mo, so­lo su­pe­ra­do por EE. UU. y China, y ter­ce­ro por nú­me­ro de vi­si­tan­tes tras EE. UU. y Fran­cia– las di­vi­sas que en­tra­ron re­pre­sen­ta­ron el 11 % del PIB en 2016 y la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca creó el 13 % de los pues­tos de tra­ba­jo en 2015.

Aún re­co­no­cien­do es­to, se pue­de mo­rir de éxi­to. Es­pa­ña al­can­za­rá un nue­vo ré­cord de vi­si­tan­tes in­ter­na­cio­na­les es­te año: cer­ca de 83 mi­llo­nes por los ape­nas 46,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes del país. El mo­nu­men­tal re­gis­tro, que su­po­ne du­pli­car la po­bla­ción, se de­be al siem­pre exi­to­so «sol y pla­ya » y, so­bre to­do, a los con­ti­nuos lle­na­zos que fin de se­ma­na tras fin de se­ma­na se ven en las prin­ci­pa­les ciu­da­des es­pa­ño­las gra­cias al coc­tel que for­man las ae­ro­lí­neas de ba­jo cos­te y Airbnb.

So­lo así se en­tien­de que, en lo que res­pec­ta a las vi­vien­das tu­rís­ti­cas, es­te­mos asis­tien­do a un in­sos­te­ni­ble au­men­to del 1.633 % des­de el año 2012, lo que su­po­ne un rit­mo del 104 % anual.

Y lo peor es­tá por ve­nir: el 58 % del nue­vo tu­ris­mo que vi­si­ta Eu­ro­pa es­co­ge Es­pa­ña co­mo des­tino.

Las hor­das de chan­cle­tu­dos en pan­ta­lón cor­to, ri­ño­ne­ra y ca­mi­se­ta de ti­ran­tes em­pu­jan­do sus ma­le­tas con rue­das asal­tan to­dos los rin­co­nes. A su pa­so, co­mo una pla­ga de man­gos­tas, so­lo de­jan su­cie­dad y pre­cios más al­tos. Arra­san to­do, con sus ce­nas a ba­se de pae­lla y san­gría, un me­nú que ja­más de­be ser in­ge­ri­do des­pués de las 5 de la tarde.

Nor­mal que co­mien­ce a sur­gir en las ciu­da­des más afec­ta­das un mo­vi­mien­to de re­pul­sa al tu­ris­mo de ma­sas, em­pe­ña­do en en­se­ñar­nos sus ta­tua­jes más ín­ti­mos has­ta en las ca­te­dra­les. Pin­ta­das con el le­ma «All tou­rist are bas­tards», decoran el ba­rrio gó­ti­co de Bar­ce­lo­na, y «Gui­ris (tu­ris­tas), go ho­me», el cen­tro de Ma­drid. En Ibi­za, is­la de pe­re­gri­na­ción ve­ra­nie­ga pa­ra los jó­ve­nes de me­dio mun­do, el re­tén de mé­di­cos lle­ga­do de otras par­tes, ne­ce­sa­rio pa­ra cu­brir la ava­lan­cha de comas etí­li­cos y «via­jes» li­sér­gi­cos, duer­me en los hos­pi­ta­les por­que no pue­den pa­gar los desor­bi­ta­dos al­qui­le­res de es­tos me­ses.

O po­ne­mos freno a la in­va­sión o has­ta los pul­pos del Me­di­te­rrá­neo co­ge­rán las ma­le­tas en ve­rano. Pa­ra huir a Groen­lan­dia por cul­pa de tan­to me­mo con

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.