LA FUER­ZA DE LA IZ­QUIER­DA PO­PU­LIS­TA

El Colombiano - - OPINIÓN - Por FRAN­CIS­CO COR­TÉS RO­DAS fran­cis­co­cor­tes2007@gmail.com

En Co­lom­bia es­tán da­das las con­di­cio­nes pa­ra que sur­ja una al­ter­na­ti­va po­pu­lis­ta, que pue­de ser de de­re­cha o de iz­quier­da. En mi co­lum­na an­te­rior mos­tré có­mo el po­pu­lis­mo de de­re­cha, li­de­ra­do por Uri­be, pue­de con el apo­yo de quie­nes ga­na­ron el ple­bis­ci­to y de las co­mu­ni­da­des cris­tia­nas y evan­gé­li­cas, ga­nar las elecciones y lle­var al po­der a un po­pu­lis­ta con dis­cur­so mo­ra­lis­ta y cris­tiano, co­mo es Ór­dó­ñez.

Una con­di­ción bá­si­ca pa­ra que emer­ja el po­pu­lis­mo de iz­quier­da es que se pro­duz­ca una cri­sis or­gá­ni­ca en la so­cie­dad. Es de­cir, “cuan­do las ins­ti­tu­cio­nes han de­ja­do de con­ven­cer a la gen­te, cuan­do la cohe­sión na­cio­nal se ha per­di­do o da­ña­do, en­ton­ces es cuan­do se crea la po­si­bi­li­dad de que la téc­ni­ca dis­cur­si­va del po­pu­lis­mo pue­da ge­ne­rar un nue­vo con­ven­ci­mien­to” (Vi­lla­ca­ñas).

La cri­sis or­gá­ni­ca en Co­lom­bia se pue­de des­cri­bir así: hay una pro­fun­da de­s­es­pe­ran­za de las ma­yo­rías fren­te a las ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas de­ter­mi­na­da por la co­rrup­ción; la cla­se po­lí­ti­ca ac­túa cí­ni­ca­men­te y des­pre­cia las exi­gen­cias de la ciu­da­da­nía; el pro­ce­so de paz ha pro­du­ci­do una po­la­ri­za­ción de la so­cie­dad; en los úl­ti­mos años se ha da­do una ac­ción es­pon­tá­nea de las ma­sas, una nue­va po­lí­ti­ca, que pre­ten­de po­ner­se por en­ci­ma de los par­ti­dos y po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les. Es­tán pues da­das las con­di­cio­nes pa­ra que pue­da irrum­pir un po­pu­lis­mo de iz­quier­da que cons­tru­ya lo po­lí­ti­co crean­do un pue­blo que sea un agen­te his­tó­ri­co del cam­bio.

¿Pe­ro quien pue­de ser el lí­der po­pu­lis­ta de iz­quier­da? Es­te no po­drá sa­lir de las fi­las de las Farc por­que ellos no cuen­tan con cre­di­bi­li­dad de­mo­crá­ti­ca. En la iz­quier­da y en el cen­tro hay una se­rie de lí­de­res co­mo Cla­ra Ló­pez, Clau­dia Ló­pez, Robledo, Fa­jar­do y Na­va­rro. Pe­ro ellos no son po­pu­lis­tas y quie­ren cen­trar el de­ba­te en la edu­ca­ción y la co­rrup­ción.

Que­da Pe­tro que tie­ne la ven­ta­ja de que ya es­tu­vo en el po­der co­mo al­cal­de. Pe­ro tie­ne la des­ven­ta­ja de que ejer­ció el po­der si­guien­do la equi­vo­ca­da fórmula del cha­vis­mo. Chá­vez sim­bo­li­zó el pro­ce­so por el cual el ideal de­mo­crá­ti­co de­ge­ne­ró en for­mas au­to­crá­ti­cas y ple­bis­ci­ta­rias de acla­ma­ción a un lí­der cons­trui­do co­mo la en­car­na­ción del pue­blo. Chá­vez se pro­yec­tó co­mo un lí­der de iz­quier­da que bus­ca­ba cons­truir una so­cie­dad jus­ta, pe­ro ter­mi­nó uti­li­zan­do ar­bi­tra­ria­men­te el po­der con­tra los crí­ti­cos, des­tru­yen­do las ins­ti­tu­cio­nes li­be­ra­les y de­mo­crá­ti­cas y pa­ra­li­zan­do la economía.

Pe­tro co­me­tió erro­res ad­mi­nis­tra­ti­vos en la trans­for­ma­ción del sis­te­ma pri­va­do de ba­su­ras en un sis­te­ma pú­bli­co y ge­ne­ró de­tri­men­to pa­tri­mo­nial al Dis­tri­to Ca­pi­tal y cuan­do fue in­ves­ti­ga­do bus­có mo­vi­li­zar al pue­blo con­tra las ins­ti­tu­cio­nes que lo in­ves­ti­ga­ban.

Te­ne­mos en­ton­ces en Co­lom­bia las con­di­cio­nes pa­ra que el po­pu­lis­mo de iz­quier­da pue­da ge­ne­rar un nue­vo con­ven­ci­mien­to en­tre las ma­sas, una nue­va vi­sión po­lí­ti­ca. Pe­ro la iz­quier­da de­be exa­mi­nar pri­me­ro por qué fra­ca­só el po­pu­lis­mo de iz­quier­da en Amé­ri­ca La­ti­na y có­mo po­dría ser po­si­ble plan­tear de otra for­ma el asun­to de la pro­fun­di­za­ción de la de­mo­cra­cia. Y es­to hay que ha­cer­lo an­tes de que la de­re­cha po­pu­lis­ta ha­ga tri­zas la paz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.