EDI­TO­RIAL

Es de la ma­yor im­por­tan­cia el desar­me de las Farc. La paz avan­za, aun­que que­den otros agen­tes ile­ga­les ge­ne­ra­do­res de vio­len­cia y cri­mi­na­li­dad. Y es una pau­sa pa­ra re­cor­dar a las víc­ti­mas.

El Colombiano - - PORTADA - ELE­NA OS­PI­NA

“Es de la ma­yor im­por­tan­cia el desar­me de las Farc. La paz avan­za, aun­que que­den otros agen­tes ile­ga­les ge­ne­ra­do­res de vio­len­cia y cri­mi­na­li­dad. Y es una pau­sa pa­ra re­cor­dar a las víc­ti­mas”.

La de­le­ga­ción de la ONU en Co­lom­bia, el Go­bierno Na­cio­nal y las Farc ase­gu­ra­ron ayer al país que to­das las ar­mas en po­der de ese gru­po gue­rri­lle­ro fue­ron en­tre­ga­das a los ins­pec­to­res de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal. Solo que­dan unas 700 pa­ra “la se­gu­ri­dad de los cam­pa­men­tos de las Farc, has­ta el pri­me­ro de agos­to”, se­gún pa­la­bras de Jean Ar­nault, je­fe de la de­le­ga­ción de la ONU.

En Me­se­tas, de­par­ta­men­to del Me­ta, el di­plo­má­ti­co ex­pre­só que am­bas par­tes, Go­bierno y Farc, han cum­pli­do el ce­se bi­la­te­ral del fue­go. El pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos afir­mó que la paz en Co­lom­bia es real e irre­ver­si­ble. Y Ro­dri­go Lon­do­ño, “Ti­mo­chen­ko”, reivin­di­có una y otra vez el cum­pli­mien­to de sus com­pro­mi­sos, a la vez que ele­vó un per­sis­ten­te reclamo por lo que con­si­de­ra in­cum­pli­mien­tos acu­mu­la­dos del Es­ta­do fren­te a lo acor­da­do en La Ha­ba­na.

La pues­ta a dis­po­si­ción de la ONU de 7.132 ar­mas de las Farc es un he­cho muy im­por­tan­te. Real­men­te his­tó­ri­co, a ries­go de in­cu­rrir en el tó­pi­co. Es la de­ci­sión efec­ti­va de una gran par­te de la gue­rri­lla de desis­tir de los crí­me­nes co­mo for­ma de lo­grar ob­je­ti­vos tam­bién ca­si siem­pre li­ga­dos a la cri­mi­na­li­dad, y solo re­si­dual­men­te po­lí­ti­cos.

No de­be des­es­ti­mar­se, por tan­to, es­te pro­ce­so de desar­me. Son le­gí­ti­mos los in­te­rro­gan­tes so­bre el nú­me­ro ver­da­de­ro de ar­mas, pues las ci­fras nun­ca fue­ron acla­ra­das, y lo que la ONU cer­ti­fi­ca es lo que las Farc de­ci­die­ron en­tre­gar. Que­dan to­da­vía las ca­le­tas. Pe­ro son más de 7.000 ar­mas me­nos en po­der de agen­tes ge­ne­ra­do­res de vio­len­cia a gran es­ca­la con­tra la po­bla­ción ci­vil y con­tra las Fuer­zas Ar­ma­das.

El pre­si­den­te San­tos se re­fi­rió ayer a esas ar­mas co­mo las que se usa­ban “pa­ra ata­car­nos en­tre no­so­tros”. Y aña­dió que va­mos a cons­truir el país “don­de no nos ma­te­mos más por nues­tras ideas”. La so­cie­dad co­lom­bia­na, a la par que pue­de ce­le­brar es­te pro­ce­so de desar- me, tie­ne de­re­cho a no ser agru­pa­da en el mis­mo ren­glón ge­ne­ra­li­zan­te co­mo si ella, co­mo un ban­do com­ba­tien­te, hu­bie­se fo­men­ta­do la vio­len­cia de to­dos con­tra to­dos.

Aquí, pre­ci­sa­men­te, a par­tir de aho­ra sin esa pre­sen­cia de tan­tas ar­mas, co­mien­zan a ju­gar su pa­pel la Ver­dad y la Jus­ti­cia. Ha­brá in­ten­tos po­de­ro­sos y, por lo que se ve has­ta aho­ra, efi­ca­ces, pa­ra una rees- cri­tu­ra de la his­to­ria, con pre­ten­sio­nes de jus­ti­fi­ca­ción y ab­so­lu­cio­nes a una for­ma de ejer­cer vio­len­cia. La voz de las víc­ti­mas, mi­llo­nes de víc­ti­mas, se­rá de­fi­ni­ti­va y esen­cial pa­ra que no se ter­gi­ver­se lo que pa­de­ció es­te país y su po­bla­ción du­ran­te más de cin­co dé­ca­das. Los co­lom­bia­nos po­drán exi­gir el de­re­cho a la paz, y en pa­ra­le­lo ejer­cer el de­re­cho a la me­mo­ria.

Las Farc pa­san aho­ra a ser un mo­vi­mien­to po­lí­ti­co le­gal, sin ar­mas, con ex­pre­sa re­nun­cia a la vio­len­cia y a la des­co­ne­xión con los crí­me­nes. El Go­bierno, agru­pan­do los po­de­res es­ta­ta­les que le com­pe­ten, ha­brá de dar cum­pli­mien­to a lo pac­ta­do, pro­te­ger la vi­da de los des­mo­vi­li­za­dos y per­mi­tir­les el ejer­ci­cio de la po­lí­ti­ca, mien­tras la jus­ti­cia es­pe­cial cum­ple el pa­pel que le fue asig­na­do.

Al re­gis­trar el he­cho sin du­da po­si­ti­vo y es­pe­ran­za­dor pa­ra el país de es­te desar­me, es de ele­men­tal jus­ti­cia di­ri­gir un re­cuer­do emo­cio­na­do a los mi­llo­nes de víc­ti­mas, a los sol­da­dos mu­ti­la­dos, a las fa­mi­lias de los policías y miem­bros de las fuer­zas mi­li­ta­res muer­tos, he­ri­dos, de quie­nes po­cos quieren acor­dar­se. Ho­nor a su me­mo­ria y a su in­con­men­su­ra­ble sa­cri­fi­cio

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.