EDI­TO­RIAL

No se dis­cu­te la exis­ten­cia de la mi­ne­ría an­ces­tral en An­tio­quia. Por si­glos ha con­vi­vi­do al la­do de la gran mi­ne­ría. Lo que no de­be bri­llar en torno su­yo son ve­tas de vio­len­cia, co­mo en Se­go­via y Re­me­dios.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

“No se dis­cu­te la exis­ten­cia de la mi­ne­ría an­ces­tral en An­tio­quia. Por si­glos ha con­vi­vi­do al la­do de la gran mi­ne­ría. Lo que no de­be bri­llar en torno su­yo son ve­tas de vio­len­cia, co­mo en Se­go­via y Re­me­dios”.

No es con vías de he­cho o el uso de la fuer­za, co­mo su­ce­dió en la no­che del pa­sa­do lu­nes en Se­go­via, en desa­rro­llo del pa­ro mi­ne­ro, co­mo se re­suel­ven los pro­ble­mas ni se pre­sio­nan so­lu­cio­nes, que im­pues­tas de es­ta for­ma ter­mi­nan por agra­var las cri­sis y lle­var­las a es­ta­dos in­so­lu­bles.

Si el pa­ro mi­ne­ro del Nor­des­te An­tio­que­ño, al que aho­ra se su­man mi­ne­ros de San Ro­que y Ba­jo Cau­ca, se de­cla­ró co­mo un mo­vi­mien­to pa­cí­fi­co, es por­que quie­nes lo li­de­ran o hacen par­te ac­ti­va del mis­mo tie­nen ab­so­lu­ta cer­te­za de que el diá­lo­go es la vía de las so­lu­cio­nes y del lo­gro de sus ob­je­ti­vos.

Con el mo­vi­mien­to se de­fien­de la exis­ten­cia y per­ma­nen­cia de la mi­ne­ría an­ces­tral, ar­te­sa­nal o in­for­mal y se en­fren­tan los pro­ble­mas que sur­gie­ron, pa­ra esos sec­to­res, tras la apli­ca­ción del de­cre­to 1102, del pa­sa­do 27 de ju­nio, que fi­ja nue­vas nor­mas, al­gu­nas de ellas des­fa­vo­ra­bles pa­ra la co­mer­cia­li­za­ción del me­tal.

Por los ob­je­ti­vos de la pro­tes­ta no tie­ne pre­sen­ta­ción el he­cho de que el mo­vi­mien­to ter­mi­na­se por blo­quear el co­mer­cio, trans­por­te, edu­ca­ción y de­más ac­ti­vi­da­des cla­ve de los mu­ni­ci­pios de Se­go­via y Re­me­dios, con la en­tra­da de su­pues­tos miem­bros de gru­pos ile­ga­les, cam­pe­si­nos e in­dí­ge­nas, y de­ge­ne­ra­do en cho­ques vio­len­tos con el Es­mad, en el co­rre­gi­mien­to La Cru­za­da, de Re­me­dios, con sal­do de seis po­li­cías he­ri­dos y la quema de una ca­sa.

Por el ti­po de ar­mas uti­li­za­das, el lan­za­mien­to de gra­na­das des­de las mon­ta­ñas a los agen­tes, se­gún las de­nun­cias de au­to­ri­da­des de­par­ta­men­ta­les, en los des­ór­de­nes ha­brían par­ti­ci­pa­do in­te­gran­tes del Eln o del clan del Gol­fo, que tie­nen en la mi­ne­ría ile­gal una de sus prin­ci­pa­les fuen­tes de fi­nan­cia­ción y que se in­fil­tran en es­te ti­po de pro­tes­tas pa­ra ge­ne­rar te­rror y caos, he­chos que des­le­gi­ti­man el ver­da­de­ro sen­ti­do de las mis­mas.

Ha­ce ape­nas una se­ma­na, en un ata­que de mi­ne­ros ile­ga­les, mu­rie­ron seis con­tra­tis­tas de la em­pre­sa ca­na­dien­se Con­ti­nen­tal Gold, cuan­do ins­pec­cio­na­ban una mi­na de la mul­ti­na­cio­nal en el mu­ni­ci­pio de Bu­ri­ti­cá. Aquí, va­le de­cir­lo, na­da en co­mún tie­nen am­bos he­chos.

Es de re­sal­tar que en el nor- des­te y otras zo­nas del de­par­ta­men­to han con­flui­do de ma­ne­ra ar­mó­ni­ca mi­ne­ros an­ces­tra­les y gran­des com­pa­ñías na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, co­mo la Fron­tino Gold Mi­nes, la cual ex­plo­tó el oro de Se­go­via por más de 150 años has­ta su li­qui­da­ción en 2004, por par­te de la Su­pe­rin­ten­den­cia de So­cie­da­des, pa­ra po­ner fin a un li­ti­gio so­bre la pro­pie­dad de la mis­ma.

Hay ele­men­tos de la dis­cu­sión mi­ne­ra en An­tio­quia y el país que na­die po­ne en du­da, co­mo es la exis­ten­cia de la mi­ne­ría an­ces­tral e in­for­mal, ac­ti­vi­dad de la que vi­ve, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, la ma­yo­ría de los ha­bi­tan­tes del nor­des­te mi­ne­ro y Ba­jo Cau­ca an­tio­que­ño.

Ba­jo es­ta pre­mi­sa es im­por­tan­te que la em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal Gran Co­lom­bia Gold y los re­pre­sen­tan­tes de los mi­ne­ros in­for­ma­les pre­sen­ten pro­pues­tas reales en las Me­sas de So­lu­cio­nes, que ga­ran­ti­cen sus ac­ti­vi­da­des y me­jo­ren las con­di­cio­nes de vi­da de los pe­que­ños mi­ne­ros y sus re­gio­nes que, pe­se a ser mi­llo­na­rias en re­cur­sos, vi­ven en es­ta­dos de atra­so an­ces­tra­les.

Es cla­ve pa­ra re­sol­ver la cri­sis que, ade­más de la Go­ber­na­ción de An­tio­quia, que ha ju­ga­do un pa­pel des­ta­ca­do en los diá­lo­gos en­tre la mul­ti­na­cio­nal y los mi­ne­ros, par­ti­ci­pe en la Me­sa Mi­ne­ra una co­mi­sión del Go­bierno Na­cio­nal, que co­noz­ca in si­tu la pro­ble­má­ti­ca, ter­cie por un acuer­do con­cer­ta­do y mi­da el im­pac­to que so­bre la ex­plo­ta­ción del oro, por par­te de los mi­ne­ros de sub­sis­ten­cia, tie­ne la im­ple­men­ta­ción del nue­vo có­di­go mi­ne­ro, que es­ta­ría sa­can­do del jue­go a los in­for­ma­les, al lle­nar de tra­bas le­ga­les la co­mer­cia­li­za­ción del mi­ne­ral. Que bri­lle el diá­lo­go y se se­pul­te la vio­len­cia en una re­gión que tie­ne una his­to­ria lar­ga de su­fri­mien­tos

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.