Cuan­do sus des­per­di­cios son la co­mi­da y el abono pa­ra otros

To­ne­la­das de ali­men­tos pró­xi­mos a ven­cer o mal eti­que­ta­dos be­ne­fi­cian a mi­les de per­so­nas en des­ven­ta­ja.

El Colombiano - - TEMA DEL DÍA - Por LAU­RA PU­LI­DO PA­TRÓN

Ocho mi­llo­nes de per­so­nas po­drían co­mer ca­da año con las 9,76 mi­llo­nes de to­ne­la­das de ali­men­tos que se pier­den y des­per­di­cian anual­men­te en Co­lom­bia, es de­cir, un 34 % del to­tal de la ofer­ta dis­po­ni­ble.

Así lo in­di­có a EL CO­LOM­BIANO el ex­di­rec­tor del De­par­ta­men­to Na­cio­nal de Planeación, Luis Fer­nan­do Me­jía.

Ine­fi­cien­cia en las ca­de­nas de pro­duc­ción es la res­pon­sa­ble de las 6,22 mi­llo­nes de to­ne­la­das que se pier­den, lo que es igual a una dis­mi­nu­ción de ali­men­tos pa­ra el con­su­mo hu­mano. Mien­tras que los há­bi­tos de compra y con­su­mo y la ma­ni­pu­la­ción inade­cua­da cau­san los 3,54 mi­llo­nes de to­ne­la­das de co­mi­da des­per­di­cia­das en el país.

Ade­más, se cuen­tan en­tre las cau­sas las de­fi­cien­cias en lo­gís­ti­ca, vías se­cun­da­rias y ter­cia­rias y la exi­gen­cia en ta­ma­ño y co­lor de los com­pra­do­res: “Sue­len ele­gir el to­ma­te más re­don­do y no el de­for­me o la za­naho­ria más anaran­ja­da. En cam­bio, so­le­mos de­jar los que no cum­plen con esos es­tán­da­res, y, al fi­nal, to­ca bo­tar­los”, se­ña­ló la pre­si­den­ta de la Asociación de Ban­cos de Ali­men­tos de Co­lom­bia (Aba­co), Ana Ca­ta­li­na Suá­rez.

Se su­ma que los cam­pe­si­nos cul­ti­van lo que co­no­cen, pe­ro no siem­pre iden­ti­fi­can lo que se ne­ce­si­ta co­mer­cia­li­zar, así co­mo tam­bién hay ma­las de­ci­sio­nes a la ho­ra de com­prar, que re­sul­tan en de­jar ven­cer la co­mi­da en la ala­ce­na y la ne­ve­ra.

Efec­to de ma­las prác­ti­cas

En ese sen­ti­do, exis­te una re­per­cu­sión en la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria de la po­bla­ción, “pues la re­duc­ción sig­ni­fi­ca­ti­va de la can­ti­dad de ali­men­tos pa­ra el con­su­mo con­lle­va un in­cre­men­to en los pre­cios, y, por en­de, re­du­ce el ac­ce­so a ellos, afir­mó la con­sul­to­ra na­cio­nal en pér­di­das y des­per­di­cios de ali­men­tos de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Ali­men­ta­ción y la Agri­cul­tu­ra (FAO), Ch­ris­ti­na Ballesteros. Por eso es­ta agen­cia tra­ba­ja en es­ta­ble­cer una me­to­do­lo­gía es­tán­dar pa­ra cuan­ti­fi­car las pér- di­das y des­per­di­cios en La­ti­noa­mé­ri­ca.

De otro la­do, ape­nas el 0,19 % de lo que se desecha en el país es res­ca­ta­do pa­ra con­su­mo hu­mano o pa­ra ela­bo­rar com­pos­ta­je (abono na­tu­ral),

Con lo re­co­gi­do en los 19 ban­cos de ali­men­tos que hay en Co­lom­bia, unas 3.300 ins­ti­tu­cio­nes be­ne­fi­cian dia­ria­men­te a me­dio mi­llón de per­so­nas, en­tre ni­ños en edad es­co­lar, ha­bi­tan­tes de ca­lle, adul­tos ma­yo­res y mu­je­res ges­tan­tes y lac­tan­tes.

Al tiem­po, la en­tre­ga de pro­duc­tos co­mes­ti­bles a los ban­cos de ali­men­tos con fe­chas pró­xi­mas a ven­cer, mal eti­que­ta­dos, fue­ra de tem­po­ra­da o que no cum­plen es­tán­da­res de ex­hi­bi­ción equi­va­len a be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rios pa­ra los em­pre­sa­rios y co­mer­cia­li­za­do­res: una deducción del Im­pues­to a la Ren­ta del 125 % y ex­clu­sión del IVA.

De pa­so, se re­du­cen emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono (CO2) y la contaminación de fuen­tes hí­dri­cas por el li­xi­via­do –re­sul­ta­do del pro­ce­so de de­gra­da­ción de los re­si­duos–,y se pro­lon­ga la vi­da útil de los re­lle­nos sa­ni­ta­rios del país, por­que lle­gan me­nos.

Re­sul­ta­dos por re­gio­nes

El Eje Ca­fe­te­ro (An­tio­quia, Quin­dío, Cal­das y Ri­sa­ral­da) es la se­gun­da re­gión del país que más con­cen­tra to­ne­la­das de ali­men­tos des­per­di­cia­dos, con el 18,3 % del to­tal, equi­va­len­tes a 646.000 to­ne­la­das, cuan­do men­sual­men­te a Cor­bas­tos in­gre­san car­gas de 420.000 to­ne­la­das, que al año su­ma­rían 1.040.000. Le pre­ce­de la re­gión Cen­tro-Orien­tal(Cun­di­na­mar­ca, Bo­ya­cá y san­tan­de­res) que abar­ca un 48,3 %, es de­cir, 1,7 mi­llo­nes de to­ne­la­das. En re­la­ción con pér­di­das de ali­men­tos, al Eje Ca­fe­te­ro co­rres­pon­de un 17,1 %, es de­cir, 106.362 to­ne­la­das de un to­tal de 6,22 mi­llo­nes.

So­lo An­tio­quia es el se­gun­do de­par­ta­men­to, des­pués de Bo­go­tá, con ma­yor des­per­di­cios. No obs­tan­te, “por la me­to­do­lo­gía de cálcu­lo uti­li­za­da es nor­mal ese re­sul­ta­do, pues allí es don­de se con­cen­tra la po­bla- ción, y por en­de el ma­yor con­su­mo”, ma­ni­fes­tó el je­fe de Planeación Na­cio­nal (ver Opinión).

Cadena de pro­duc­ción

Uno de los es­la­bo­nes de la cadena ali­men­ti­cia con más pér­di­da

y des­per­di­cio de ali­men­tos es la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, con un 40,5 % (ver grá­fi­co).

Por ejem­plo, 3,95 mi­llo­nes de to­ne­la­das, que equi­va­le a la pro­duc­ción na­cio­nal de plá­tano en un año, se pier­den en el sec­tor agro­pe­cua­rio.

“Los ali­men­tos que más se ma­lo­gran y des­per­di­cian en el país son fru­tas, ver­du­ras, raí­ces y tu­bércu­los, cer­ca de 6,1 mi­llo­nes de to­ne­la­das, un 58 % del to­tal dis­po­ni­ble”, ase­gu­ró Me­jía. (ver Pa­rén­te­sis).

Que se con­cen­tre me­nos en el con­su­mi­dor se de­be a prác­ti­cas cul­tu­ra­les, co­mo pe­dir pa­ra lle­var o el ca­len­ta­do, ex­pli­có la di­rec­ti­va de Aba­co. No obs­tan­te, ca­da co­lom­biano des­per­di­cia 32 ki­los de co­mi­da al año, en pro­me­dio, unos 320 pla­tos de pas­tas, si ca­da un en pro­me­dio pe­sa­ra 100 gra­mos

o unas 61 bol­sas de arroz de 500 gra­mos en ese lap­so.

En­tre tan­to, Amé­ri­ca La­ti­na pier­de o des­per­di­cia 15 % de sus ali­men­tos. Así, por ejem­plo, los ori­gi­na­dos en el co­mer­cio mi­no­ris­ta (re­tail) po­drían sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de 30 mi­llo­nes de per­so­nas en la re­gión, es­to re­pre­sen­ta ca­si la to­ta­li­dad de la po­bla­ción que vi­ve en Ve­ne­zue­la, el 64 % de quie­nes sufren de ham­bre, se­gún la FAO.

Fren­te a paí­ses de re­fe­ren­cia, a Co­lom­bia lo superan en to­ne­la­das de ali­men­tos que aca­ban en la ba­su­ra Ar­gen­ti­na (16 mi­llo­nes), Bra­sil (14,6 mi­llo­nes) y Mé­xi­co (10,4 mi­llo­nes).

Re­co­men­da­cio­nes

Pa­ra fre­nar di­chos pro­ble­mas en la eta­pa de pro­duc­ción agro­pe­cua­ria, el De­par­ta­men­to de Planeación Na­cio­nal re­co­mien-

da adop­tar en­fo­ques de ma­ne­jo pre­ven­ti­vo, pa­ra re­du­cir la pro­ba­bi­li­dad de ad­qui­rir en­fer­me­da­des y pla­gas que echen a per­der los ali­men­tos.

Mien­tras que en la pos­co­se­cha, al­ma­ce­na­mien­to y pro­ce­sa­mien­to in­dus­trial, se su­gie­re te­ner sis­te­mas de ges­tión de ca­li­dad e inocui­dad, así co­mo si­los me­tá­li­cos que ayu­den a re­du­cir las pér­di­das de ce­rea­les, em­plear cá­ma­ras de ma­du­ra­ción pa­ra fru­tas y ver­du­ras y dis­po­ner de trans­por­te es­pe­cia­li­za­do.

Por su par­te, la re­pre­sen­tan­te de la FAO en el país con­clu­yó que pa­ra ha­cer fren­te a la pro­ble­má­ti­ca es ne­ce­sa­ria la trans­for­ma­ción ha­cia sis­te­mas ali­men­ta­rios sos­te­ni­bles.

Es­to pa­sa por va­lo­rar la di­ver­si­dad cul­tu­ral de la re­gión, in­te­gran­do la ges­tión de los re-

cur­sos na­tu­ra­les, pro­mo­vien­do la in­ver­sión y fi­nan­cia­mien­to en in­fra­es­truc­tu­ra.

Así mis­mo, re­sul­ta cru­cial me­jo­rar el desa­rro­llo de los pro­ce­sos lo­gís­ti­cos, for­ta­le­cer la edu­ca­ción ali­men­ta­ria y de con­su­mo, y es­ta­ble­cer más alian­zas en­tre sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do pa­ra que se acer­que la pro­duc­ción al con­su­mo.

En­tre tan­to, se es­pe­ra que se re­pli­que en Co­lom­bia el efec­to de ha­cer vi­si­bles ci­fras so­bre pér­di­das y des­per­di­cios que ya die­ron re­sul­ta­dos en Reino Uni­dos y Paí­ses Ba­jos: es­ti­mu­lan a cul­ti­va­do­res, co­mer­cia­li­za­do­res y con­su­mi­do­res a to­mar co­rrec­ti­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.