LA DE­RRO­TA DE PITÁGORAS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AR­TU­RO GUE­RRE­RO ar­tu­ro­gue­rre­ror@gmail.com

La con­fu­sión in­for­ma­ti­va so­bre Ve­ne­zue­la pa­re­ce in­su­pe­ra­ble. Se trans­mi­ten y pu­bli­can opi­nio­nes, no da­tos ni he­chos. Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en­tre­vis­tan ex­clu­si­va­men­te a per­so­nas que es­tán de acuer­do de an­te­mano con la pos­tu­ra po­lí­ti­ca de ca­da ca­sa no­ti­cio­sa.

No hay in­for­ma­ción, hay pro­pa­gan­da. No se co­mu­ni­ca, se edi­to­ria­li­za. Y se edi­to­ria­li­za en los gé­ne­ros pe­rio­dís­ti­cos que de­be­rían ser im­par­cia­les, no­ti­cia, re­por­ta­je, en­tre­vis­ta.

Las re­des so­cia­les –ya se sa­be- en­jau­lan a ca­da usuario en el círcu­lo de sus ami­gos, se­gui­do­res. Es de­cir, de los que pien­san co­mo él. Nun­ca co­mo aho­ra tie­nen más ra­zón Mar­cu­se y su hom­bre uni­di­men­sio­nal. Ce­re­bros pa­ra­me­tra­dos, eso so­mos.

Con oca­sión de las re­cien- tes vo­ta­cio­nes contra la Cons­ti­tu­yen­te y pa­ra la Cons­ti­tu­yen­te, tan­to la opo­si­ción co­mo el go­bierno es­ca­mo­tea­ron las ci­fras. Am­bos ban­dos pro­cla­ma­ron el triun­fo pro­pio y el desas­tre del con­tra­rio. Ju­ga­ron con la arit­mé­ti­ca.

En lo to­can­te con la ver­dad, las ma­te­má­ti­cas de­ja­ron de ser cien­cia exac­ta. La opo­si­ción reivin­di­có sie­te mi­llo­nes de vo­tos en su con­sul­ta. El go­bierno ale­ga que es­te gua­ris­mo es fal­so y que ade­más la mis­ma opo­si­ción que­mó los su­fra­gios pa­ra evi­tar el re­con­teo.

El go­bierno anun­ció que tu­vo ocho mi­llo­nes de vo­tos pa­ra su Asam­blea, la opo­si­ción ad­mi­te es­ca­sos dos y me­dio. Una di­fe­ren­cia de más del tri­ple. Pitágoras y Eu­cli­des pon­drán en sus­pen­so sus ce­le­bri­da­des his­tó­ri­cas.

Al ama­ne­cer de es­ta se­ma­na mu­chos ciu­da­da­nos se vol­ca­ron so­bre te­le­vi­so­res, ra­dios, dia­rios, in­ter­net, pa­ra sa­lir de la exas­pe­ran­te du­da. ¿Qué ha­bía pa­sa­do con la Cons­ti­tu­yen­te de Ma­du­ro?

El re­sul­ta­do es con­tun­den­te des­de dos perspectivas. No so­lo ca­re­ce­mos de in­for­mes fi- de­dig­nos. Es que ade­más es quí­mi­ca­men­te im­po­si­ble lo­grar es­tas no­ti­cias con­fia­bles. La im­par­cia­li­dad, la pon­de­ra­ción, la co­mu­ni­ca­ción, las ma­te­má­ti­cas, han si­do de­rro­ta­das.

Que­da en pie lo que ha­bía: el im­pe­rio, el cas­tro­cha­vis­mo, la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, el po­pu­lis­mo, la de­re­cha in­ter­na­cio­nal, el ham­bre y las fi­las. Tam­bién la co­rres­pon­den­cia con Co­lom­bia: que­da­re­mos co­mo Ve­ne­zue­la, San­tos es trai­dor, quieren qui­tar la pro­pie­dad pri­va­da, nos man­dan pa­ra­mi­li­ta­res des­de Co­lom­bia.

Es­ta­mos no so­lo an­te el des­ca­la­bro de los me­dios. Ve­ne­zue­la es el oca­so de la po­si­bi­li­dad in­for­ma­ti­va

Que­da en pie lo que ha­bía: el im­pe­rio, el cas­tro­cha­vis­mo, la re­vo­lu­ción bo­li­va­ria­na, el po­pu­lis­mo, la de­re­cha in­ter­na­cio­nal, el ham­bre y las fi­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.