¡NO­VEN­TA AÑOS NO SON NA­DA!

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MA­RÍA CLA­RA OS­PI­NA re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Fe­liz­men­te hoy ce­le­bra­mos 90 años de mi her­mano Mariano Os­pi­na Her­nán­dez. Pa­re­cen po­cos pa­ra un hom­bre tan vi­tal.

Mi her­mano Mariano Os­pi­na

Her­nán­dez ha vi­vi­do en dos si­glos y na­da ha de­ja­do de fas­ci­nar­lo, in­tri­gar­lo y po­ner­lo en ac­ción. Pa­ra él, ca­da día es una nue­va pá­gi­na por descubrir y es­tu­diar, una pá­gi­na que en­ri­que­ce­rá el li­bro de su vi­da.

Fe­liz­men­te hoy ce­le­bra­mos sus 90 años. Pa­re­cen po­cos pa­ra un hom­bre tan vi­tal y tan lleno de pro­yec­tos e ideas. Sin lu­gar a du­das, pa­ra Mariano ¡no­ven­ta años no son na­da!

Na­ció al co­mien­zo del si­glo XX en una Me­de­llín ama­ble y or­gu­llo­sa, de ai­re ní­ti­do y gen­tes amo­ro­sas, de fa­mi­lias gran­des y ca­sas co­lo­nia­les. Y aquí es­tá hoy, a pun­to de ter­mi­nar los pri­me­ros vein­te años del si­glo XXI, tan cam­pan­te co­mo siem­pre.

Dis­ci­pli­na­da­men­te se ac­tua­li­za con las nue­vas y cam­bian­tes cien­cias, la po­lí­ti­ca del si­glo XXI y los avan­ces de las co­mu­ni­ca­cio­nes, que do­mi­na co­mo cual­quier ado­les­cen­te.

Ha­bi­tual­men­te es­cri­be, lee, se man­tie­ne en con­tac­to con pen­sa­do­res y ha­ce­do­res de un país que pa­sa por una épo­ca de con­fu­sión y tor­men­ta. A dia­rio, na­da y ca­mi­na; se po­ne su som­bre­ro y, ca­nas­to en mano, visita sus or­quí­deas. He­re­dó de nues­tra ma­dre, Ber

tha Her­nán­dez, el amor y la ad­mi­ra­ción por las or­quí­deas. Ana­li­za y pro­po­ne có­mo lo­grar la in­ter­co­mu­ni­ca­ción de los ríos de Amé­ri­ca La­ti­na, res­pe­tan­do su bio­di­ver­si­dad, pa­ra lo­grar el desa­rro­llo del cen­tro del con­ti­nen­te.

De nues­tro pa­dre le vie­ne ese in­men­so res­pe­to por el cam­po y la ur­gen­te ne­ce­si­dad de pro­te­ger a quie­nes lo tra­ba­jan. Al­go por lo que la­bo­ró co­mo ge­ren­te de la Ca­ja Agra­ria y aho­ra lo ha­ce des­de La Fun­da­ción Mariano Os­pi­na Pé­rez.

El pre­sen­te y fu­tu­ro de Co­lom­bia son su ma­yor preo­cu­pa­ción. Son dos sus en­fo­ques prio­ri­ta­rios: el desa­rro­llo del co­no­ci­mien­to de la in­men­sa bio­di­ver­si­dad del país, sus bio­mas, eco­sis­te­mas y ni­chos eco­ló­gi­cos, y la inex­tri­ca­ble in­ter­re­la­ción en­tre los se­res vi­vos del pla­ne­ta con los fac­to- res fí­si­cos del me­dio am­bien­te don­de se han desa­rro­lla­do.

Es cons­cien­te de que nin­gún país pue­de por sí so­lo man­te­ner las con­di­cio­nes idea­les pa­ra de­fen­der la in­te­gri­dad bio­ló­gi­ca de su te­rri­to­rio. Por eso re­cal­ca: “se re­quie­re una ar­mó­ni­ca coope­ra­ción de to­das las na­cio­nes pa­ra de­te­ner la des­truc­ción alar­man­te que se vie­ne pre­sen­tan­do en nues­tro si­glo de es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les”.

Hoy tie­ne gran­des pla­nes, con la co­la­bo­ra­ción de su más va­lio­sa alia­da, su es­po­sa He­le

na Ba­ra­ya; crea­ron ha­ce un año el blog “La Lin­ter­na Azul”, don­de se de­fien­den las ideas con­ser­va­do­ras y la de­mo­cra­cia.

Que­ri­do her­mano: ade­lan­te y, co­mo nos de­cía pa­pá pa­ro­dian­do a Cór­do­ba en Aya­cu­cho, “pa­so de ven­ce­do­res”. ¡Fe­li­ci­ta­cio­nes, Mariano!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.