“CÚ­CU­TA, EN UNA CRI­SIS MA­DU­RA.”

El Colombiano - - OPINIÓN - Por CAR­LOS DA­NIEL CO­RRE­DOR S. Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Co­lom­bia Fa­cul­tad de Cien­cia P., 6° se­mes­tre cd­co­rre­dors@unal.edu.co

Des­pués de es­tar pre­sen­te en la bo­ca del mer­ca­do in­for­mal cu­cu­te­ño y de ha­ber di­vi­sa­do sus enor­mes de­sigual­da­des im­pe­ran­tes en el co­mer­cio re­gio­nal; so­lo se pu­do lle­gar a dos con­clu­sio­nes: la pri­me­ra y es­té­ti­ca­men­te de­plo­ra­ble, es que los ve­ne­zo­la­nos co­mo mano de obra ba­ra­ta in­fun­den a la na­tu­ra­le­za fron­te­ri­za un da­ño eco­nó­mi­co que pro­du­ce des­em­pleo y fal­ta de opor­tu­ni­da­des, afec­tan­do en ma­yor pro­por­ción a los tra­ba­ja­do­res in­for­ma­les, que re­caen en el con­tra­ban­do pa­ra so­bre­vi­vir por el pau­pé­rri­mo acom­pa­ña­mien­to de la alcaldía. Y la se­gun­da con­clu­sión, es la in­se­gu­ri­dad que es­to ge­ne­ra.

¿Qué ha­ce la ad­mi­nis­tra­ción? En los ga­jes del ofi­cio, el ilus­tre al­cal­de de la ciu­dad cu- cu­te­ña pro­pu­so un des­plie­gue de an­ti­con­tra­ban­do y de ge­ne­ra­ción de em­pleo pa­ra el mu­ni­ci­pio cu­cu­te­ño. Fra­ca­só co­mo en to­do, (me­nos en el rei­na­do, en eso no).

La co­rrup­ción es tan abe­rran­te, que la po­li­cía co­lom­bia­na en la fron­te­ra co­lom­bo­ve­ne­zo­la­na per­mi­te el pa­so de cien­tos de pro­duc­tos ile­ga­les a un pre­cio tan fac­ti­ble pa­ra el com­pra­dor que de­ja en las ca­lles a los que por años han cons­trui­do su ne­go­cio en la tie­rra mo­ti­lo­na. Es­tar de acuer­do con el con­tra­ban­do es al­go ilí­ci­to, pe­ro en cues­tio­nes de mer­ca­do, a mu­chos les to­ca ma­ni­pu­lar mer­can­cía ex­tran­je­ra pa­ra in­ten­tar so­bre­vi­vir en es­ta in­mun­da so­cie­dad a la que los han so­me­ti­do la au­sen­cia es­ta­tal y el go­bierno Ma­du­ro.

Sí, por­que si no fue­se por Ma­du­ro, Cú­cu­ta no es­ta­ría en una cri­sis tan ma­du­ra. Los ve­ne­zo­la­nos ven­drían nor­mal­men­te a la ciu­dad, se irían nue­va­men­te y vol­ve­rían a su an­to­jo. Pe­ro co­mo les ha to­ca­do tan du­ro por el des­pam­pa­nan­te error de Chá­vez de ele­gir a di­cho in­te­lec­tual, pues la co­sa es di­fe­ren­te. Los ín­di­ces de in­se­gu­ri­dad han subido.

A pe­sar de la crí­ti­ca a los in­mi­gran­tes, no to­da la cul­pa la tie­nen ellos. Si se ha ca­ta­lo­ga­do al ve­ne­zo­lano co­mo flo­jo y fa­ci­lis­ta, pues que­ri­dos com­pa­trio­tas si no nos avis­pa­mos, Cú­cu­ta ya no per­te­ne­ce­rá a Norte de San­tan­der sino se­rá el re­fu­gio abs­trac­to y el ga­ra­je con­cre­to del Es­ta­do Tá­chi­ra

Si no nos avis­pa­mos, Cú­cu­ta ya no per­te­ne­ce­rá a Norte de San­tan­der sino se­rá el re­fu­gio abs­trac­to y el ga­ra­je con­cre­to del Es­ta­do Tá­chi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.