CO­MEN­TA­RIOS A UNA CO­LUM­NA DE OPINIÓN

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MAR­CO SERMONETA*

Me di­ri­jo a us­ted en re­fe­ren­cia a la co­lum­na de opinión pu­bli­ca­da en su dia­rio el mar­te 25 de ju­lio, ti­tu­la­da “Una nue­va chis­pa en Orien­te”, es­cri­ta por Da­vid San­tos Gó­mez.

Tie­ne ra­zón el se­ñor San­tos en de­cir que los pa­les­ti­nos – pe­ro no Israel – re­ci­bie­ron “du­ran­te dé­ca­das una aten­ción pre­fe­ren­cial”. Es­ta aten­ción es­pe­cial fue siem­pre a cos­ta de Israel, que por años ha si­do y si­gue sien­do abu­sa­do en los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, se­cues­tra­dos por la ma­yo­ría au­to­má­ti­ca de los paí­ses ára­bes y sus alia­dos.

El au­tor, usan­do tér­mi­nos ofen­si­vos ade­más de en­ga­ño­sos ha­cia Israel, no ha­ce nin­gún es­fuer­zo pa­ra ocul­tar par­cia­li­dad, de­cir ver­da­des a me­dias y pa­sar por al­to cier­tos he­chos in­ne­ga­bles. Pri­me­ra en­tre esas, la im­pla­ca­ble cam­pa­ña de in­ci­ta­ción, re­cha­zo y des­le­gi­ti­ma­ción de la mis­ma Au­to­ri­dad Palestina, la cau­sa prin­ci­pal de la vio­len­cia in­dis­cri­mi­na­da contra inocen­tes is­rae­líes.

Un ejem­plo de es­te te­rro­ris­mo ase­sino, au­sen­te de es­ta no­ta por mo­ti­vos co­no­ci­dos so­lo a su au­tor, lo vi­mos el vier­nes pa­sa­do cuan­do un pa­les­tino de 19 años se in­fil­tró en una ca­sa ju­día mien­tras la fa­mi­lia es­ta­ba ce­nan­do, ce­le­bran­do el co­mien­zo del Shab­bat, y ma­tó a pu­ña­la­das a un abue­lo y a sus dos hi­jos, de­jan­do a la abue­la, es­po­sa del hom­bre ase­si­na­do, gra­ve­men­te he­ri­da.

El au­tor men­cio­na el ase­si­na­to de los dos po­li­cías a ma­nos de te­rro­ris­tas mu­sul­ma­nes en el Mon­te del Tem­plo –lu­gar sa­gra­do pa­ra ju­díos y cris­tia­nos tam­bién– pe­ro no se ha­ce la más bá­si­ca de las pre­gun­tas: si pa­ra los mu­sul­ma­nes el Mon­te del Tem­plo es tan sa­gra­do, ¿por qué per­mi­ten que is­la­mis­tas lo pro­fa­nen, con­vir­tien­do un es­pa­cio de ple­ga­ria en un es­ce­na­rio de te­rror y de­rra­ma­mien­to de san­gre?

El mis­mo ti­po de re­fe­ren­cia ai­rea­da a los te­mas se re­pi­te en los co­men­ta­rios so­bre las me­di­das de se­gu­ri­dad tras el ata­que te­rro­ris­ta. El au­tor de­ja de men­cio­nar que en mu­chos lu­ga­res san­tos y de cul­to al­re­de­dor del mun­do los de­tec­to­res de me­ta­les son uti­li­za­dos pa­ra pro­te­ger los de­vo­tos. Por ra­zo­nes co­no­ci­das so­lo por él, tam­po­co se pre­gun­ta ¿Por qué, tras la re­mo­ción de los de­tec­to­res, los pa­les­ti­nos si­guen re­cha­zan­do cual­quier otro ti­po de me­di­da de se­gu­ri­dad? ¿Se­rá que el mo­ti­vo es que las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad no ge­ne­ran “di­fi­cul­tad” pa­ra los re­zos sino pa­ra aque­llos que quieren abu­sar de los lu­ga­res san­tos pa­ra per­pe­trar vio­len­cia?

Y fi­nal­men­te, la más fla­gran­te de las men­ti­ras: la afir­ma­ción de un pre­sun­to “for­ta­le­ci­mien­to” de la “pro­pues­ta” de que los pa­les­ti­nos de­ben ser “ex­pul­sa­dos”. Qué pro­pó­si­to po­dría te­ner un co­men­ta­rio tan odio­so, in­dig­nan­te y ade­más in­fun­da­do, si no la in­ci­ta­ción al odio contra Israel (¿y contra los ju­díos?). Apro­ve­cho ese per­ni­cio­so co­men­ta­rio pa­ra recordar que fue el mis­mo Ab­bas que en 2013 di­jo que en una re­so­lu­ción fi­nal del con­flic­to con Israel, no se ve­ría la pre­sen­cia de un so­lo ju­dío en un fu­tu­ro Es­ta­do pa­les­tino. No es de ex­tra­ñar, en­ton­ces, que mien­tras Israel si­gue apo­yan­do una so­lu­ción de dos Es­ta­dos na­cio­nes pa­ra dos pue­blos, los pa­les­ti­nos si­guen re­cha­zan­do el de­re­cho fun­da­men­tal del pue­blo ju­dío a su pro­pio Es­ta­do.

Es una ver­da­de­ra lás­ti­ma, es­ti­ma­da Di­rec­to­ra, que al­guien in­ter­pre­ta­ra la li­ber­tad de ex­pre­sión co­mo exen­ción de la obli­ga­ción de ate­ner­se a los he­chos. Más alar­man­te, de he­cho, es que es­te columnista vio­le re­pe­ti­ti­va­men­te y a sa­bien­das es­te prin­ci­pio bá­si­co *Em­ba­ja­dor de Israel

en Co­lom­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.