Oro pier­de bri­llo

En los mu­ni­ci­pios de Se­go­via y Re­me­dios co­mien­za a sen­tir­se la es­ca­sez de ali­men­tos, lue­go de 13 días de pro­tes­tas de los mi­ne­ros in­for­ma­les.

El Colombiano - - PORTADA - Por VÍC­TOR AN­DRÉS ÁLVAREZ C. En­via­do es­pe­cial Se­go­via.

La pro­tes­ta de mi­ne­ros en los mu­ni­ci­pios de Se­go­via y Re­me­dios, Nor­des­te de An­tio­quia, ajus­tó ayer 13 días y pa­re­ce in­que­bran­ta­ble.

En el lo­cal don­de fun­cio­na una fon­da, por el mo­men­to fue­ra de ser­vi­cio, los lí­de­res de la mo­vi­li­za­ción man­tie­nen su cen­tro de ope­ra­cio­nes en Se­go­via. Cus­to­dia­dos por la Uni­dad Na­cio­nal de Pro­tec­ción, y en me­dio de unos 2.000 tra­ba­ja­do­res que apo­yan la mo­vi­li­za­ción, re­cha­za­ron las con­clu­sio­nes en­tre­ga­das ayer por el Go­bierno Na­cio­nal y la ad­mi­nis­tra­ción de­par­ta­men­tal.

Agra­van­tes

Sin víveres ni com­bus­ti­ble, tam­po­co trans­por­te pú­bli­co y co­mer­cio, los cer­ca de 40.000 ha­bi­tan­tes de Se­go­via co­mien­zan a per­der la cal­ma.

A es­tas di­fi­cul­ta­des se su­ma el mie­do de otra no­che co­mo la del pa­sa­do lu­nes: una con­fron­ta­ción en­tre el Es­mad de la Po­li­cía y los cam­pe­si­nos que de­jó 26 per­so­nas he­ri­das.

Fue­ra del cas­co ur­bano el mie­do y la zo­zo­bra au­men­tan. En Re­me­dios, a 30 ki­ló­me­tros de Se­go­via, la ca­rre­te­ra que con­du­ce a Me­de­llín pa­re­ce un campo de ba­ta­lla: vehícu­los in­ci­ne­ra­dos, ta­chue­las, cla­vos y tor­ni­llos so­bre la vía im­pi­den el pa­so.

Al­gu­nos jó­ve­nes se tor­nan agre­si­vos. De­ci­den quién pue­de pa­sar y quién no. Afir­man ha­ber si­do víc­ti­mas del abu­so de la au­to­ri­dad y ex­cla­man que no clau­di­ca­rán an­te una nue­va in­ter­ven­ción po­li­cial.

Ne­go­cia­ción di­fí­cil

De en­tra­da, la jus­ti­fi­ca­ción pa­ra per­sis­tir en la pro­tes­ta es el su­pues­to in­cum­pli­mien­to de acuer­dos al­can­za­dos en 2015. Uno de ellos, el de un pro­ce­so de for­ma­li­za­ción de mi­ne­ros tra­di­cio­na­les, pa­ra lo que exi­gen re­glas cla­ras en la apli­ca­ción del con­tra­to de ope­ra­ción, que es la le­ga­li­za­ción de su ac­ti­vi­dad.

Tam­bién los ma­ni­fes­tan­tes re­cla­man que se apla­ce la en­tra­da en vigencia de la prohi­bi­ción de mer­cu­rio pa­ra la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra y re­cha­zan la norma de li­mi­tar­le al mi­ne­ro la ven­ta del oro a un gra­mo dia­rio o 35 al mes pues, se­ña­lan, es­tá ha­cien­do su tra­ba­jo po­co ren­ta­ble.

En la Me­sa Mi­ne­ra, en­tre tan­to, las no­ti­cias no son bue­nas. Las pa­la­bras del vi­ce­mi- nis­tro de Mi­nas, Car­los An­drés Can­te, ayer en Me­de­llín les so­na­ron a ofen­sa a los di­ri­gen­tes de la mo­vi­li­za­ción.

Se­gún el fun­cio­na­rio, no se sus­pen­de­rán las le­yes vi­gen­tes ni los trá­mi­tes nue­vos, “pues al­gu­nos ile­ga­les quie­ren usar a los ba­re­que­ros pa­ra co­mer­cia­li­zar oro ex­traí­do de for­ma irre­gu­lar”.

Agre­gó que “los que es­tán pro­tes­tan­do no son los mi­ne­ros artesanales, por­que ellos tie­nen unos to­pes de pro­duc­ción me­nor a un gra­mo dia­rio. Los que se que­jan son los co­mer­cia­li­za­do­res que quie­ren ven­der el oro sa­ca­do con dra­gas y re­tro­ex­ca­va­do­ras”.

Ana Ma­ría Es­pi­no­za, ase­so­ra en de­re­chos hu­ma­nos de la Me­sa Mi­ne­ra de Se­go­via y Re­me­dios, re­cha­zó di­jo que el de­le­ga­do del Go­bierno Na­cio­nal ca­re­cía de co­no­ci­mien­to de la zo­na y de la la­bor an­ces­tral de los mi­ne­ros allí.

“Lo del uso de dra­gas y re­tro­ex­ca­va­do­ras aquí no apli­ca, por­que la minería no es a cie­lo abier­to. Es muy fá­cil le­gis­lar pa­ra los te­rri­to­rios des­de los es­cri­to­rios”, apun­tó y di­jo que la nor­ma­ti­vi­dad pa­ra la minería in­for­mal se di­rec­cio­na ha­cia una cri­mi­na­li­za­ción de la ac­ti­vi­dad.

Me­di­das con­ti­núan

En tan­to, el go­ber­na­dor Luis Pé­rez con­fir­mó la me­di­da de to­que de que­da en­tre las 6:00 p.m. y las 5:00 a.m., mien­tras su se­cre­ta­ria de Go­bierno, Vic­to­ria

Eu­ge­nia Ramírez, re­sal­tó que esa dis­po­si­ción sir­vió pa­ra po­ner fin a ac­cio­nes vio­len­tas.

“La me­sa de so­lu­cio­nes se man­tie­ne, nun­ca he­mos sus­pen­di­do los diá­lo­gos pa­ra bus­car acer­ca­mien­tos en­tre la minería ile­gal y los le­ga­les. Es­ta­mos pro­po­nien­do fór­mu­las pa­ra so­lu­cio­nar la si­tua­ción pe­ro no va­mos a per­mi­tir vías de he­cho”, pre­ci­só.

Esas pa­la­bras tam­bién ca­ye­ron mal en los mi­ne­ros que ha­cen par­te de la pro­tes­ta: “No so­mos tra­ta­dos co­mo mi­ne­ros an­ces­tra­les, y aquí desa­rro­lla­mos es­ta la­bor por ge­ne­ra­cio­nes. Por el con­tra­rio, nos es­tán cri­mi­na­li­zan­do”, di­jo Al­ber­to Cuar­tas, uno de ellos.

Es­pi­no­za, por su par­te, des­ta­có el apo­yo brin­da­do an­tes a los mi­ne­ros in­for­ma­les, pe­ro re­cor­dó que la pa­la­bra ile­gal los ofen­de. “Aquí so­mos gen­te ho­nes­ta pe­lean­do por unos de­re­chos”, re­cal­có

FO­TO MA­NUEL SALDARRIAGA

La pro­duc­ción se ha dis­mi­nui­do. Y lí­de­res de las ma­ni­fes­ta­cio­nes reite­ran que los gru­pos ile­ga­les no han in­fil­tra­do el mo­vi­mien­to, co­mo lo vol­vió a de­nun­ciar ayer el Go­bierno. Pre­sen­ta­mos un pa­no­ra­ma des­de la zo­na, don­de se es­pe­ra un acuer­do.

FO­TO MA­NUEL SALDARRIAGA, EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

En la ca­rre­te­ra en­tre Re­me­dios y Se­go­via se ven las hue­llas que de­ja­ron los dis­tur­bios del pa­sa­do lu­nes, cuando ma­ni­fes­tan­tes y el Es­mad de la Po­li­cía se en­fren­ta­ron en al­gu­nos si­tios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.