EDI­TO­RIAL

Po­cos cam­bios mi­nis­te­ria­les pa­ra el úl­ti­mo año de su Go­bierno hi­zo el Pre­si­den­te, quien pre­fi­rió ha­cer ma­yo­res re­ajus­tes en las en­ti­da­des de se­gun­do ni­vel. Ges­tión en el ICBF, gran di­le­ma.

El Colombiano - - PORTADA - ESTEBAN PA­RÍS

“Po­cos cam­bios mi­nis­te­ria­les pa­ra el úl­ti­mo año de su Go­bierno hi­zo el Pre­si­den­te, quien pre­fi­rió ha­cer ma­yo­res re­ajus­tes en las en­ti­da­des de se­gun­do ni­vel. Ges­tión en el ICBF, gran di­le­ma”.

Ca­si dos se­ma­nas des­pués de ha­ber so­li­ci­ta­do la re­nun­cia pro­to­co­la­ria a su equi­po del alto Go­bierno, el pre­si­den­te Juan Ma­nuel San­tos de­fi­nió los cam­bios y re­le­vos, que a ni­vel mi­nis­te­rial se li­mi­ta­rán a cua­tro car­te­ras, pe­ro que en otros ins­ti­tu­tos o al­tas con­se­je­rías ten­drán ma­yo­res mo­di­fi­ca­cio­nes.

La vís­pe­ra (el pa­sa­do lu­nes) anun­ció la sor­pre­si­va re­nun­cia del Alto Co­mi­sio­na­do pa­ra la Paz, Ser­gio Ja­ra­mi­llo, y la ro­ta­ción de es­te con el ac­tual em­ba­ja­dor de Co­lom­bia en Bél­gi­ca y la Unión Eu­ro­pea, Ro­dri­go Ri­ve­ra, quien vie­ne a asu­mir ese car­go. Ja­ra­mi­llo Ca­ro siem­pre fue ex­plí­ci­to al abor­dar la di­fe­ren­cia­ción de com­ple­ji­da­des en­tre las ne­go­cia­cio­nes de paz pro­pia­men­te di­chas, y la pos­te­rior ges­tión del pos­con­flic­to con las gue­rri­llas des­mo­vi­li­za­das. Es­ta úl­ti­ma le co­rres­pon­de­rá al has­ta aho­ra em­ba­ja­dor Ri­ve­ra, ex ministro de De­fen­sa por cor­to tiem­po en la pri­me­ra Ad­mi­nis­tra­ción San­tos.

En sus anun­cios del mar­tes, el pre­si­den­te hi­zo elo­gios de los fun­cio­na­rios que sa­len de sus car­gos, sal­vo de dos, a quie­nes se li­mi­tó a ci­tar por sus nom­bres: Jor­ge Ro­jas, has­ta aho­ra ministro de Trans­por­te, y Alan Ja­ra, di­rec­tor de la Uni­dad Na­cio­nal de Aten­ción y Re­pa­ra­ción de Víc­ti­mas.

El pri­me­ro es­tu­vo po­co más de un año en el car­go. El Mi­nis­te­rio de Trans­por­te ha te­ni­do en es­te Go­bierno va­rios ti­tu­la­res, po­cos de ellos re­le­van­tes, y du­ran­te un tiem­po se ads­cri­bió al con­trol del en­ton­ces vi­ce­pre­si­den­te Ger­mán Var­gas Lle­ras, sien­do los mi­nis­tros, en la prác­ti­ca, vi­ce­mi­nis­tros. La par­te ope­ra­ti­va, pla­ni­fi­ca­do­ra y con­trac­tual co­rres­pon­de hoy a en­ti­da­des co­mo el In­vías y la Agen­cia Na­cio­nal de In­fra­es­truc­tu­ra. Los mi­nis­tros de­ben li­diar con pa­ros ca­mio­ne­ros con muy de­sigual suer­te, y nin­guno ha te­ni­do la for­ta­le­za po­lí­ti­ca pa­ra de­fi­nir, por ejem­plo, la ope­ra­ción en el país de pla­ta­for­mas co­mo Uber.

De la Uni­dad de Víc­ti­mas sa­le Alan Ja­ra de­bien­do mu- chas ex­pli­ca­cio­nes so­bre te­mas que hoy tie­nen an­te la Fis­ca­lía a ex­co­la­bo­ra­do­res su­yos de la Go­ber­na­ción del Me­ta. Nin­gu­na va­lo­ra­ción so­bre su ges­tión hi­zo el pre­si­den­te San­tos, quien nom­bra allí a Yo­lan­da Pin­to, co­mo re­pre­sen­tan­te del par­ti­do li­be­ral. Bien im­por­tan­te es es­ta Uni­dad, que re­quie­re una di­rec­ción jui­cio­sa, sin es­tri­den­cias ni an­sias de pro­ta­go­nis­mo po­lí­ti­co.

El nom­bra­mien­to de Ma­ría Lorena Gu­tié­rrez en el Mi­nis­te­rio de Co­mer­cio, In­dus­tria y Tu­ris­mo es po­si­ti­vo por ser eje­cu­ti­va de com­pro­ba­da ca­pa­ci­dad, ade­más de per­mi­tir su re­in­gre­so al círcu­lo pre­si­den­cial, bien ne­ce­si­ta­do de coor­di­na­ción y ase­so­res que se­pan de­cir lo que se re­quie­re, más que lo que com­plaz­ca.

El Mi­nis­te­rio de Vi­vien­da, eje­cu­tor de uno de los úni­cos pro­gra­mas que en las en­cues­tas ob­tie­nen apro­ba­ción ma­yo­ri­ta­ria de la po­bla­ción, se ha ido re­du­cien­do a que­dar co­mo en­ti­dad es­cri­tu­ra­da a un clan po­lí­ti­co de la Cos­ta Atlán­ti­ca. Su ti­tu­lar po­drá de­di­car­se a ha­cer po­lí­ti­ca u op­tar por re­to­mar una ges­tión de vi­si­ble im­pac­to económico y so­cial.

El Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra que­da en ve­re­mos, a la es­pe­ra de nue­vo ministro. Ha si­do uno de los de peor suer­te en es­te Go­bierno. Ha te­ni­do mi­nis­tros de tres me­ses y otros que, co­mo el sa­lien­te, van por el país re­par­tien­do pro­me­sas sin fin.

Muy extra­ño el re­le­vo en el ICBF. Du­ra ta­rea la de Cris­ti­na Pla­zas, y de­ci­di­da su lu­cha con­tra la po­li­ti­que­ría due­ña del en­te du­ran­te dé­ca­das. No se sa­be qué irá a pa­sar con esa en­ti­dad, una de las de ma­yor pre­su­pues­to del Es­ta­do

ILUSTRACIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.