Re­yes de la sal­sa Ri­chie Ray y Bobby Cruz no se es­tán des­pi­dien­do.

Aun­que pro­mue­ven el con­cier­to de ma­ña­na co­mo La Des­pe­di­da, ellos no se van de la mú­si­ca. Aho­ra le can­tan a Dios.

El Colombiano - - PORTADA - Por JOHN SALDARRIAGA

Los Re­yes de la Sal­sa, Ri­chie Ray y Bobby Cruz,

quie­nes re­vo­lu­cio­na­ron el so­ni­do an­ti­llano con sus des­car­gas, can­tan el vier­nes en Me­de­llín, en el Juan Pablo II. Ri­chie con­ver­sa an­tes del con­cier­to, que han lla­ma­do La Des­pe­di­da.

¿Por qué? ¿Es una me­tá­fo­ra o se van de la mú­si­ca?

“Esa es una con­fu­sión. Pa­re­ce que Bobby di­jo en es­tos días que es­ta­ba can­sa­do y los me­dios y los em­pre­sa­rios, a los que les en­can­tan es­tas co­si­tas, se pe­ga­ron de eso. Pe­ro no, no nos re­ti­ra­mos. Se­gui­mos con las gra­ba­cio­nes y con pro­yec­tos más ma­du­ros”.

¿De qué pro­yec­tos ha­bla?

“Es­ta­mos con uno que se llama Al­most Broad­way (Ca­si

Broad­way). Bobby es­tá tra­ba­jan­do en su bio­gra­fía y es­ta­mos pre­pa­ran­do un dis­co con te­mas cris­tia­nos y po­pu­la­res. Es­toy en un pro­yec­to de sal­sa ins­tru­men­tal, de piano con una ban­da a full: trom­pe­tas, con­gas, tim­ba­les; to­do... No tie­ne tí­tu­lo to­da­vía, pe­ro es­toy pen­san­do en al­go co­mo Ri­chie Ray y su piano: sal­sa, jazz y Beet­ho­ven... Nos se­gui­mos mo­vien­do. Aho­ra es­ta­mos lo­cos por lle­gar a Me­de­llín”.

¿Có­mo pa­san los días?

“Soy pas­tor y Bobby tam­bién lo ha si­do. Te­ne­mos una vi­da de tiem­po com­ple­to en dos par­tes: en el cris­tia­nis­mo y en la or­ques­ta”.

Su con­ver­sión al cris­tia­nis­mo ha in­flui­do en su mú­si­ca. Tie­nen te­mas co­mo Re­cons­truc­ción, Juan en la ciu­dad, Ruth y el se­ñor, Los fa­ri­seos y El hi­jo pró­di­go. ¿Cree que la re­li­gio­si­dad en­ri­que­ce su ar­te?

“Por su­pues­to que es un pri­vi­le­gio en­ten­der el pro­pó­si­to de la Crea­ción. Sé que la mú­si­ca tie­ne una exis­ten­cia in­de­pen­dien­te, pro­pia. Mu­chos mú­si-

cos no tie­nen que ver con Dios y otros sí. Nues­tra ex­pe­rien­cia ha si­do con­tro­ver­sial por ser per­so­nas del en­tre­te­ni­mien­to, pe­ro no cor­ta­mos con la vi­da que te­nía­mos an­tes de en­con­trar a Dios. La ex­pe­rien­cia con Dios sí in­flu­ye. Por ejem­plo, no­so­tros no te va­mos a can­tar so­bre un amor se­cre­to. Cuando nos con­ver­ti­mos qui­si­mos adap­tar las canciones al cris­tia­nis­mo, pe­ro eso les mo­les­ta a los se­gui­do­res. Eli­mi­na­mos

canciones que tie­nen con­te­ni­do que no es­tá en la for­ma co­mo ve­mos las co­sas aho­ra. No qui­ta­mos Ri­chie’s Ja­la Ja­la,

Agú­za­te o El so­ni­do bes­tial, por­que no tie­nen pro­ble­ma. Bus­ca­mos que nues­tro com­por­ta­mien­to cua­dre con la fe. No es que les va­mos a me­ter una Bi­blia por la bo­ca a las per­so­nas; no so­mos fa­ná­ti­cos. So­mos mú­si­cos que que­re­mos com­par­tir nues­tra ex­pe­rien­cia de Dios con nues­tros ac­tos”.

FO­TO ARCHIVO EC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.