SE NOS VA JA­RA­MI­LLO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN GÓMEZ MAR­TÍ­NEZ re­dac­cion@el­co­lom­biano.com.co

Ser­gio Ja­ra­mi­llo sa­lió pre­mia­do y con ta­rea fá­cil pa­ra él. Pre­mia­do por­que va a Bru­se­las a en­trar en con­tac­to con los em­ba­ja­do­res an­te la Co­mu­ni­dad Eu­ro­pea y ta­rea fá­cil por­que va a pin­tar­les un pa­raí­so en Co­lom­bia des­pués de la en­tre­ga a la gue­rri­lla. Es que nos tie­ne acos­tum­bra­dos a pre­sen­tar las co­sas de una ma­ne­ra en­ga­ño­sa de acuer­do con los tér­mi­nos que usa, un lé­xi­co des­orien­ta­dor que en­ga­ña a quie­nes no co­no­cen la ver­dad.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que la gue­rri­lla tie­ne cien­tos de ni­ños re­te­ni­dos con­tra su vo­lun­tad y con­tra el que­rer de sus fa­mi­lias. Él, en unas de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes, ha­bla de “me­no­res de edad que es­tán ba­jo la cus­to­dia del gru­po in­sur­gen­te”. Es de­cir, que es­tán cui­da­dos por la in­sur­gen­cia cum­plien­do una la­bor hu­ma­ni­ta­ria co­mo lo ha­ce Bie­nes­tar Fa­mi­liar.

Va a con­tar en Bru­se­las que la paz de­fi­ni­ti­va se hi­zo en Co­lom­bia por me­dio de un acuer­do, so­me­ti­do a vo­ta­ción po­pu­lar y que el re­sul­ta­do ad­ver­so no se tu­vo en cuen­ta, co­mo se ha­bía com­pro­me­ti­do, por­que el ge­ren­te de la cam­pa­ña por el NO min­tió de ma­ne­ra gra­ve al opi­nar que la gen­te vo­tó con “ve­rra­que­ra” y se­gún nues­tra Cons­ti­tu­ción, va a de­cir, in­va­li­da los re­sul­ta­dos. Cla­ro que ten­drá que ex­pli­car el sig­ni­fi­ca­do de ese tér­mino de tan­ta gra­ve­dad. Se ve­rá co­mo lo va a ha­cer.

Se­gu­ra­men­te les con­ta­rá que los gue­rri­lle­ros es­tán con­cen­tra­dos en unas zo­nas ve­re­da­les le­jos de las po­bla­cio­nes. Pe­ro se guar­da­rá el se­cre­to de que esas zo­nas es­tán cer­ca a los cul­ti­vos de co­ca y que es­tos mar­can en el ma­pa de Co­lom­bia unos ca­mi­nos que lle­van a las cos­tas, a puer­tos clan­des­ti­nos de ex­por­ta­ción y a las fron­te­ras con Ve­ne­zue­la pa­ra fa­ci­li­tar­les a los in­te­gran­tes del Car­tel de los So­les la ex­por­ta­ción de la co­caí­na que en­ve­ne­na a la ju­ven­tud del mun­do.

El doc­tor Ja­ra­mi­llo no de­ja­rá de ma­ni­fes­tar su preo­cu­pa­ción por la ac­ti­tud del an­tes nue­vo me­jor ami­go de Juan­pa (co­mo le gus­ta que le di­ga­mos), ya que Ma­du­ro ha ame­na­za­do con des- ta­par la ver­dad de có­mo Ve­ne­zue­la ayu­dó en las conversaciones pa­ra lle­gar a la en­tre­ga de Co­lom­bia a los gru­pos sub­ver­si­vos. Es­te te­ma sí lo de­be te­ner muy asus­ta­do en su nue­va mi­sión, por­que lo com­pro­me­te­ría con el ve­cino go­ber­nan­te y no lo quie­re per­der co­mo ami­go. Si se lle­gan a des­ta­par las cartas prin­ga­rá a to­do el go­bierno y ese ries­go es pe­li­gro­so co­rrer­lo.

Otro te­ma y muy gra­ve pa­ra An­tio­quia. En es­ta co­lum­na ha­bía ma­ni­fes­ta­do mi preo­cu­pa­ción por­que las Au­to­pis­tas de la Mon­ta­ña es­ta­ban pa­ra lo úl­ti­mo en los pla­nes del Go­bierno y no ha­bría di­ne­ros pa­ra ellas. Aho­ra, pu­bli­ca­do el pre­su­pues­to de la Na­ción, veo que los re­cur­sos pa­ra la in­ver­sión en obras se re­du­je­ron en for­ma no­to­ria. An­tio­quia se que­dó sin au­to­pis­tas a los puer­tos en Ura­bá.

He pensado que, si las obras por con­ce­sión y con co­bro de pea­je son un ne­go­cio pa­ra los cons­truc­to­res y pro­pie­ta­rios, los im­por­ta­do­res y ex­por­ta­do­res an­tio­que­ños, in­clu­yen­do a EPM, po­drían en­trar en ese ne­go­cio apor­tan­do lo que se aho­rra­rían en los pró­xi­mos años con una bue­na ca­rre­te­ra y tres­cien­tos ki­ló­me­tros me­nos de re­co­rri­do a puer­to so­bre el Ca­ri­be.

No de­pen­da­mos del to­do de los go­bier­nos cen­tra­lis­tas de turno

Ja­ra­mi­llo, en de­cla­ra­cio­nes re­cien­tes, ha­bla de “me­no­res de edad que es­tán ba­jo la cus­to­dia del gru­po in­sur­gen­te”. Es de­cir, cum­plien­do una la­bor hu­ma­ni­ta­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.