HIS­TO­RIAS DE LO­COS BAJITOS (26)

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ÓS­CAR DO­MÍN­GUEZ os­car­do­min­guezg@outlook.com

Na­da de preám­bu­los, los me­nu­dos tie­nen la pa­la­bra:

Cuen­ta una tía: usan­do su in­fan­til ló­gi­ca, cuando mi so­bri­na te­nía cua­tro años, re­bau­ti­zó así a los co­cu­yos: lin­tér­na­gas.

Acla­ra­ción de mi nie­ta So­fía, quien a sus cin­co años le ayu­da a su abue­lo a le­van­tar pa­ra los gar­ban­zos con sus his­to­rias: no, ma­mi, no me es­toy sa­can­do los mo­cos: es­toy con­sin­tien­do la na­riz por den­tro.

Cuen­ta la ma­dre de So­fía: ate­rri­za­mos en Bo­go­tá y es­ta­mos es­pe­ran­do las ma­le­tas. De pron­to la ni­ña res­pi­ra pro­fun­do y di­ce: ayyyy, ma­mi, huele a Mar­tín. Y le pre­gun­tó: ¿Y a qué huele Mar­tín, Sofi? Pues a ri­co.

¡No, no, no me den hor­mi­gas!, le pe­día un pe­que­ño a su ma­má, re­fi­rién­do­se a la car­ne mo­li­da. Car­ne en pun­ti­cos, le de­cía otro.

Un ni­ño sor­pren­dió a su pa­dre con es­ta pre­gun­ta: ¿Por qué los ár­bi­tros no ce­le­bran los go­les? A los dos años, a Jor­ge Eduar­do se le vol­vió un lío oír que su ma­mi, Te­re­si­ta, le de­cía ma­má a su abue­li­ta Au­ra. En­ton­ces em­pe­zó a de­cir­le a su abue­la: “ota­ma­má o ma­mao­ta”. Y do­ña Au­ri­ta se con­vir­tió en “ma­mao­tra” pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Lle­ga­mos de un via­je y ya pa­ra dor­mir me di­ce Ale­jan­dro:

- Ma­má, la re­li­gión es­tá equi­vo­ca­da. - ¿Por qué? -Por­que es im­po­si­ble que una mu­jer sal­ga de la cos­ti­lla de un hom­bre.

-¿Y de dón­de sa­cas esa con­clu­sión?

-Dar­win de­cía que nues­tra evo­lu­ción es del mono; ve­ni­mos del mono. Aso­cié lo que di­ce la re­li­gión con lo que di­ce la cien­cia y con­cluí eso, que la re­li­gión es­tá equi­vo­ca­da.

-¿Si te di­go que creer que Dios sa­có a la mu­jer de la cos­ti­lla de un hom­bre es cues­tión de fe, tú có­mo lo en­ten­de­rías?

-¡De nin­gún ma­ne­ra lo en­ten­de­ría! Y cru­zó sus bra­zos co­mo se­gu­ro de lo que de­cía. La his­to­ria la cuen­ta Juan

Car­los Za­pa­ta en su li­bro “Ga­bo na­ció en Ca­ra­cas, no en Ara­ca­ta­ca”: El pe­rio­dis­ta ve­ne­zo­lano Án

gel Ri­ve­ro y su hi­jo Die­go, de diez años, vi­si­ta­ban al No­bel Gar­cía Már­quez en su ca­sa de Car­ta­ge­na. Ga­bo, ami­go de Ri­ve- ro des­de cuando vi­vió en Ca­ra­cas, pre­gun­tó por el ni­ño:

Es Die­go, mi hi­jo, le acla­ró Ri­ve­ro. Die­go, es­te es el No­bel. To­do tu­yo.

Die­go sol­tó es­ta per­la: Pa­pá, ¿un No­bel pa­ra mí so­li­to? El escritor ce­le­bró el apun­te y lue­go in­vi­tó al ni­ño a que lo acom­pa­ña­ra a com­prar un ejem­plar de bol­si­llo de Cien años de so­le­dad. Le es­tam­pó es­ta de­di­ca­to­ria: “Pa­ra Die­go, mi No­bel de bol­si­llo”.

Mi hi­jo me de­cía ha­ce po­co: pa­pi, so­mos un pun­to. Y yo le res­pon­dí: Así es, so­mos un pun­to en el tiem­po y en el es­pa­cio. ( Ale­jan­dro Ga­vi­ria, ministro de sa­lud).

Da­vid, de tres años, le di­ce a su abue­la al atar­de­cer: abue­la, qué lin­dos se ven los ár­bo­les ves­ti­dos de no­che. (Del li­bro Pa­la­bra de ni­ños, re­co­pi­la­do­ra, Ya­mi­le Hu­mar)

Un ni­ño sor­pren­dió a su pa­dre con es­ta pre­gun­ta ¿por qué los ár­bi­tros no ce­le­bran los go­les?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.