¿NOS TO­MA­MOS UN CA­FÉ?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ISABELLA CHI­CA GA­LEANO Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia Bo­li­va­ria­na Fa­cul­tad de Com. So­cial, 2° se­mes­tre isa­be­lla­chica­galeano@gmail.com

Di­cho­sa pre­gun­ta la que le hi­ce aque­lla tar­de que nos vi­mos, bo­rro­so es el re­cuer­do que ten­go de su ros­tro y so­lo con­ser­vo frag­men­tos de la tor­men­to­sa his­to­ria de la cual me hi­zo su pro­ta­go­nis­ta, si tan so­lo hu­bie­se si­do más fá­cil de­cir­le des­de un prin­ci­pio que lo úni­co que que­ría era to­mar­me un ca­fé pa­ra lue­go dis­po­ner­nos a es­tu­diar, qui­zá no hu­bie­se di­cho, an­te el tri­bu­nal, que yo le en­via­ba “se­ña­les” cons­tan­te­men­te.

Lle­vá­ba­mos un año de amis­tad, de aque­llas que con­si­de­ra­rías sem­pi­ter­nas, me ha­bía vis­to en mis me­jo­res y peo­res mo­men­tos, hoy lo con­fir­mo, pues aquí me tie­ne en­vuel­ta en un mar de lá­gri­mas y con la ma­yor tris­te­za de mi al­ma cum­plien­do, oja­lá, nues­tra úl­ti­ma ci­ta.

Su mi­ra­da siem­pre se que­da­ba fi­ja en mí, a ve­ces me de­cía un cum­pli­do por la fal­da que lle­va­ba o el ves­ti­do que com­pra­ba, no pen­sé que aquel ges­to inocen­te se con­ver­ti­ría en la peor de mis sen­ten­cias, en la cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da.

Esa tar­de de­bía­mos pre­pa­rar un tra­ba­jo y co­mo de cos­tum­bre le di­je que nos to­má­ra­mos un ca­fé pa­ra des­per­tar­nos y ac­ti­var aque­lla chis­pa crea­do­ra cóm­pli­ce de nues­tras me­jo­res in­ven­cio­nes, por ob­vias ra­zo­nes él acep­tó.

Ac­to se­gui­do fui­mos a su ca­sa a bus­car un li­bro que su­pues­ta­men­te él ha­bía com­pra­do, gra­ve error, so­lo fue atra­ve­sar el um­bral de la puer- ta pa­ra que me amor­da­za­ra, des­ga­rra­se la ro­pa que lle­va­ba y vio­la­se de mí, sí, mi ami­go que­ri­do me ha­bía ul­tra­ja­do.

Les ha­bía di­cho a sus pa­dres que sa­lía­mos, les ju­ró a sus ami­gos que éra­mos no- vios y tes­ti­fi­có que yo me le ha­bía in­si­nua­do infinidad de ve­ces ¡Qué tor­men­to el que me hi­zo pa­sar!

Me la­men­to de ha­ber creí­do que era mi ami­go, me en­tris­te­ce que la justicia has­ta el mo­men­to le es­té cre­yen­do su ver­sión de los he­chos y se­gu­ra­men­te mi frus­tra­ción se­rá ma­yor cuando la pren­sa lo­cal pu­bli­que lo que le cree­rá.

Ben­di­ta justicia, ¿qué se­rá de no­so­tros? Des­am­pa­ra tu pue­blo un po­qui­to más

So­lo fue atra­ve­sar el um­bral de la puer­ta pa­ra que me amor­da­za­ra, des­ga­rra­se la ro­pa que lle­va­ba y vio­la­se de mí, sí, mi ami­go que­ri­do me ha­bía ul­tra­ja­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.