REALPOLITIK, LEAL­TAD Y FI­DE­LI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JOHN MARULANDA jo­te­rro@gmail.com

Co­mo en el pa­sa­do y co­mo en otras la­ti­tu­des, al fi­nal del día el rum­bo de las na­cio­nes lo mar­ca la fuer­za (vio­len­cia) con­cen­tra­da y or­ga­ni­za­da en sus Fuer­zas Mi­li­ta­res. De no ser así, los paí­ses pue­den es­ta­llar en los mil pe­da­zos de la vio­len­cia ge­ne­ra­li­za­da o en el fa­na­tis­mo ins­ti­tu­cio­nal sec­to­rial o gue­rra ci­vil.

El ejem­plo ve­cino es pa­ra­dig­má­ti­co: más del 90 % de los ciu­da­da­nos no quie­ren un ré­gi­men co­mu­nis­ta, sin em­bar­go una ca­ma­ri­lla mar­xis­ta le­ni­nis­ta in­sis­te en im­po­ner­se con el apo­yo de unas FF. MM. a las que han lo­gra­do ma­ni­pu­lar, apli­can­do la ma­le­di­cen­cia de que los Co­ro­ne­les son de la Pa­tria y los Ge­ne­ra­les del Go­bierno, aque­llos se con­tro­lan con le­mas y ju­gue­tes de gue­rra, es­tos con cau­da­les.

La edu­ca­ción, no el en­tre­na­mien­to, es lo que ha­ce de los cuer­pos ar­ma­dos ele­men­tos cla­ves de la vo­ca­ción po­lí­ti­ca de los paí­ses. Du­ros sol­da­dos sin pre­pa­ra­ción ideo­ló­gi­ca ter­mi­nan con­ver­ti­dos en re­pre­so­res y ti­ra­nos de sus pue­blos, en sim­ples si­ca­rios de pan­di­llas de­lin­cuen­cia­les apro­pia­das del po­der o en mer­ce­na­rios co­bi­ja­dos con la fe re­vo­lu­cio­na­ria, co­mo los cu­ba­nos.

Allí don­de hay va­cío ideo­ló­gi­co, cual­quier his­to­ria mentirosa pe­ro bien con­ta­da, “pro­gre­sis­ta”, lle­na esa au­sen­cia. En el ca­so de Ve­ne­zue­la, sus Fuer­zas Mi­li­ta­res, con el me­jor equi­pa­mien­to de La­ti­noa­mé­ri­ca pe­ro huér­fa­nas de cul­tu­ra po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca, han si­do coop­ta­das por una ca­ter­va que si­gue el li­bre­to del Fo­ro de Sao Paulo y apli­ca las ins­truc­cio­nes de La Ha­ba- na de re­pri­mir fe­roz­men­te a quie­nes re­pug­nan una ru­ti­na de ham­bre, en­fer­me­dad y muer­te, en un país in­men­sa­men­te ri­co pe­ro la­dro­nea­do.

Con fre­cuen­cia los mi­li­ta­res con­fun­den Leal­tad, del la­tín le­ga­liis, le­ga­li­dad, ad­he­ren­cia a lo le­gal­men­te es­ta­ble­ci­do, con Fi­de­li­dad, del la­tín fi­de­li­tas, fe, creen­cia, a una per­so­na, gru­po o có­di­go.

En gé­ne­sis idio­má­ti­ca se pue­de ser Leal sin ser Fiel y aun­que lo más sim­ple es con­ver­tir am­bos con­cep­tos en si­nó­ni­mos, es­ta su­til di­fe­ren­cia de­be ser muy cla­ra pa­ra las es­truc­tu­ras ar­ma­das cons­ti­tu­cio­na­les, so­bre cu­yos hom­bros des­can­sa la es­ta­bi­li­dad y el pro­gre­so de una na­ción.

De­bi­do a esa fi­de­li­dad le­tal, el es­ta­li­nis­mo ve­ne­zo­lano pa­re­cie­ra es­tar­se apun­ta­lan­do y jun­to con Ni­ca­ra­gua y Cu­ba, con­so­li­dan­do un nue­vo ma­pa geo­po­lí­ti­co en la re­gión.

Y Co­lom­bia es un Ob­je­ti­vo Prin­ci­pal en es­ta es­tra­te­gia. Los co­mi­sa­rios de ese eje to­ta­li­ta­rio es­tán aquí, pro­te­gi­dos y ani­ma­dos por el go­bierno de turno. La re­tó­ri­ca de la Gran Pa­tria Bo­li­va­ria­na es­tá pre­sen­te en el nue­vo par­ti­do po­lí­ti­co de las farc y es­cri­ta en los bas­to­nes de las guar­dias cam­pe­si­nas e in­dí­ge­nas de Ca­ta­tum­bo y Cauca, re­gio­nes fron­te­ri­zas con dos paí­ses bo­li­va­ria­nos.

El nar­co­trá­fi­co, tam­bién pro­ta­go­nis­ta del dra­ma ve­ne­zo­lano y prin­ci­pal ame­na­za ac­tual con­tra la sociedad y el Es­ta­do co­lom­bia­nos, nos lle­va­rá al ro­bo-cas­tro-cha­vis­mo­lu­lis­mo, co­mo la man­gua­la Fo­ro de SP- Ode­brecht, si es­te Go­bierno no reac­cio­na to­man­do me­di­das ra­di­ca­les

De­bi­do a esa fi­de­li­dad le­tal, el es­ta­li­nis­mo ve­ne­zo­lano pa­re­cie­ra es­tar­se apun­ta­lan­do y jun­to con Ni­ca­ra­gua y Cu­ba, con­so­li­dan­do un nue­vo ma­pa geo­po­lí­ti­co en la re­gión. Y Co­lom­bia es un ob­je­ti­vo prin­ci­pal en esa es­tra­te­gia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.