¿TRI­BU­NA­LES DE LA IN­QUI­SI­CIÓN SI­GLO XXI?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por MAR­TA LU­CÍA RAMÍREZ mar­ta­lu­cia@mar­ta­lu­cia­ra­mi­rez.com

Con la sus­crip­ción del Acuer­do con las Farc na­ció la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz – JEPP- in­de­pen­dien­te y ex­tra­ña a nues­tro sis­te­ma judicial. Pa­ra las Farc, los jue­ces de la Re­pú­bli­ca no ofre­cían las ga­ran­tías ne­ce­sa­rias pa­ra el juz­ga­mien­to de los de­li­tos que co­me­tie­ron du­ran­te 50 años, en al­gu­nos ca­sos de na­tu­ra­le­za po­lí­ti­ca y en otros de le­sa hu­ma­ni­dad, o co­mu­nes co­mo el nar­co­trá­fi­co. Por ello, el Go­bierno ac­ce­dió a la crea­ción de es­ta justicia a su me­di­da, pe­ro con­tra to­da ló­gi­ca, fue más allá. La com­pe­ten­cia de la JEPP se ex­ten­dió no so­lo a los ac­tos de las Farc, sino a los de los mi­li­ta­res, y los par­ti­cu­la­res que di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te hu­bie­sen par­ti­ci­pa­do del con­flic­to.

El pro­ce­so de paz y el ma­ne­jo que le dio el Go­bierno en la cam­pa­ña a la re­elec­ción, di­vi­dió a la sociedad. De­sa­for­tu­na­da­men­te el pre­si­den­te des­apro­ve­chó va­rias opor­tu­ni­da­des que tu­vo pa­ra do­tar de le­gi­ti­mi­dad y acep­ta­ción so­cial los acuer­dos. La más im­por­tan­te de ellas, el re­sul­ta­do del Ple­bis­ci­to del 2 de oc­tu­bre. En los días pos­te­rio­res el Go­bierno con­tó con nues­tra dis­po­si­ción y la de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas pa­ra con­fec­cio­nar un nue­vo acuer­do que con­sul­ta­ra la in­ser­ción de la justicia en el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal y prio­ri­za­ra los de­re­chos de las víc­ti­mas. Sin em­bar­go, des­aten­dió el dic­ta­men de las ur­nas y fir­mó a las ma­las un su­pues­to nue­vo acuer­do que, en tér­mi­nos esen­cia­les, era idén­ti­co al ini­cial.

La paz en una sociedad pa­sa es­pe­cial­men­te por su ca­pa­ci­dad, a tra­vés de las ins­ti­tu­cio­nes, de re­sol­ver los con­flic­tos que se pre­sen­tan y ase­gu­rar el aca­ta­mien­to de to­dos a la ley de tal for­ma que las de­ci­sio­nes que se adop­ten sean acep­ta­das por to­dos, au­men­tan­do la con­fian­za ciu­da­da­na.

La JEPP no se pue­de con­ver­tir en un tri­bu­nal de la in­qui­si­ción pa­ra le­gi­ti­mar una ca­ce­ría de bru­jas en con­tra de la sociedad. Los vo­ce­ros de las Farc han in­di­ca­do en di­fe­ren­tes opor­tu­ni­da­des que esa ju­ris­dic­ción no es so­lo pa­ra los gue­rri­lle­ros, sino pa­ra to­da la sociedad, el Ejér­ci­to, la Po­li­cía, la cú­pu­la po­lí­ti­ca, los mi­nis­tros, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los em­pre­sa­rios.

En ese es­ce­na­rio, sin la le­gi­ti­mi­dad del vo­to ciu­da­dano por los acuer­dos y an­te la acep­ta­ción de esa Justicia por la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal, es in­dis­pen­sa­ble in­sis­tir en que se de­be ga­ran­ti­zar el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de la JEPP y la pro­bi­dad y ca­li­da­des de los ma­gis­tra­dos que la com­pon­drán. Al co­no­cer ese pun­to del acuer­do, in­sis­ti­mos en la ne­ce­si­dad de que quie­nes ocu­pen esos car­gos, sean ciu­da­da­nos de las más al­tas ca­li­da­des ju­rí­di­cas, sin ta­cha al­gu­na, des­pro­vis­tos de ses­gos ideo­ló­gi­cos de iz­quier­das o de de­re­chas y su­je­tos a un ré­gi­men es­tric­to de in­ha­bi­li­da­des e in­com­pa­ti­bi­li­da­des.

Por es­tos días se ade­lan­ta el pro­ce­so de es­co­gen­cia de los ma­gis­tra­dos de los di­fe­ren­tes ór­ga­nos de la JEPP. La le­gi­ti­mi­dad de las de­ci­sio­nes que adop­te ese tri­bu­nal, la es­ta­bi­li­dad del pro­ce­so de paz y la es­ta­bi­li­dad de la Na­ción , de­pen­den en gran me­di­da de la con­fian­za que brin­den a la sociedad las per­so­nas que, co­mo jue­ces, juz­ga­rán los ac­tos de quie­nes par­ti­ci­pa­ron del con­flic­to. El país no es­tá pa­ra tri­bu­na­les de la in­qui­si­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.