Na­cio­nal quie­re ser pio­ne­ro, no so­la­men­te en las can­chas

Con su Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to (CAR) y sis­te­ma de en­tre­na­mien­to el club apun­ta a for­jar ta­len­tos y a con­ver­tir­se en un lí­der de ca­pa­ci­ta­ción.

El Colombiano - - PORTADA - Por WIL­SON DÍAZ SÁN­CHEZ

El equi­po ver­de, ade­más de tí­tu­los, for­ja ta­len­tos y bus­ca li­de­raz­go en ca­pa­ci­ta­ción de­por­ti­va mun­dial. In­vir­tió $10 mil mi­llo­nes en Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to. Le con­ta­mos por qué es de los me­jo­res de Amé­ri­ca.

Op­ti­mi­zar el desem­pe­ño de los atle­tas, dis­mi­nuir el ín­di­ce de lesiones, alar­gar la vi­da de­por­ti­va de los ju­ga­do­res, po­ten­ciar ta­len­tos in­te­gra­les y pre­pa­rar­los pa­ra la com­pe­ten­cia internacional.

Es­tos son los ob­je­ti­vos que per­si­gue Atlético Na­cio­nal, lue­go de in­ver­tir cer­ca de 10.000 mi­llo­nes de pe­sos en su Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to (CAR) en Guar­ne, úni­co es­pe­cia­li­za­do en fút­bol en Co­lom­bia y el más com­ple­to de Su­ra­mé­ri­ca, se­gún el ex­téc­ni­co del equi­po, Juan Car­los Oso­rio.

El com­ple­jo de­por­ti­vo (ver in­fo­gra­fía), apar­te de zo­nas de re­cu­pe­ra­ción, tra­ba­jo fí­si­co, si­tios pa­ra reunio­nes, ca­pa­ci­ta­ción y nu­tri­ción, es­tá do­ta­do con tec­no­lo­gía de pun­ta que per­mi­te mo­ni­to­rear a los fut­bo­lis­tas en tiem­po real du­ran­te las prác­ti­cas pa­ra de­ter­mi­nar las car­gas de tra­ba­jo y mo­vi­mien­tos en el cam­po, así co­mo de­tec­tar los ni­ve­les de es­trés y de re­po­so, si se quie­re, en las ho­ras de des­can­so.

Es­te avan­ce, que el día de su pre­sen­ta­ción Juan Pa­blo Ángel lla­mó “la in­ver­sión más am­bi­cio­sa” de la ins­ti­tu­ción en sus 70 años, for­ta­le­ció el pro­ce­so que dio los pri­me­ros pa­sos en 2012 y que al año si­guien­te, con el im­pul­so de Oso­rio y Ángel, y el res­pal­do de los di­ri­gen­tes, per­mi­tió que el club pai­sa im­ple­men­ta­ra un sis­te­ma de tra­ba­jo des­de el Área de Ren­di­mien­to. Una ini­cia­ti­va que bus­ca pro­lon­gar­se en el tiem­po, co­mo par­te de una cultura pro­pia, in­de­pen­dien­te­men­te del en­tre­na­dor de turno en el plan­tel pro­fe­sio­nal.

Por eso, en el in­te­rior del equi­po se nie­ga que la sa­li­da del es­tra­te­ga Rei­nal­do Rue­da ha­ya si­do por dis­cre­pan­cias de con­cep­tos en el tra­ba­jo. Se­gún sus eje­cu­to­res, “es­te sis­te­ma es fle­xi­ble y tie­ne la po­si­bi­li­dad de adap­tar­se a to­dos los es­ti­los”.

Ba­ses só­li­das

Lue­go de in­ves­ti­gar y mi­rar ejem­plos en to­do el mun­do y lle­gar a la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se que ase­so­ra a la se­lec­ción de Ale­ma­nia y al Ba­yern Mu­nich, y a va­rios cam­peo­nes olím­pi­cos, el con­jun­to ver­de creó su pro­pia car­ta de na­ve­ga­ción en el tema de ren­di­mien­to. Y has­ta su mar­ca que se lla­ma Sis­te­ma Me­to­do­ló­gi­co del Mo­vi­mien­to Atlético Na­cio­nal (Sit­mov).

El ca­mino em­pe­zó en la épo­ca de San­tia­go Es­co­bar, to­mó fuer­za con Juan Car­los Oso­rio, con­ti­nuó con Rei­nal­do Rue­da y se man­tie­ne fir­me con Juan Ma­nuel Li­llo.

Si bien aquí los re­sul­ta­dos cuan­ti­ta­ti­vos son im­por­tan­tes, no son prio­ri­dad, aun­que en la ma­yo­ría de ca­sos han si­do exi­to­sos. Así lo ex­pli­ca Car­los Al­ber­to Ta­ba­res, di­rec­tor del Área de Ren­di­mien­to, al des­ta­car que Li­llo y sus co­la­bo­ra­do­res es­tán sor­pren­di­dos con lo que en­con­tra­ron.

El pre­pa­ra­dor fí­si­co es­pa­ñol Jor­ge Mu­ñoz ano­ta que ni si­quie­ra equi­pos eu­ro­peos que par­ti­ci­pan en la Cham­pions Lea­gue tie­nen lo que hay aquí y resalta que es­ta cua­li­fi­ca­ción del en­tre­na­mien­to se reali­ce des­de las fuer­zas bá­si­cas (di­vi­sio­nes me­no­res).

La fun­ción for­ma­ti­va en el club ver­de ini­cia con ni­ños de las ca­te­go­rías de 10, 12 y 13 años, ba­jo la mi­ra­da de ex­per­tos en psi­co­mo­tri­ci­dad, y con­ti­núa con los fut­bo­lis­tas sub-14, que re­ci­ben la mis­ma ins­truc­ción de los pro­fe­sio­na­les.

“Ade­más de lo téc­ni­co y lo fí­si­co es im­por­tan­te que el ju­ga­dor apren­da a ali­men­tar­se bien, a des­can­sar y a te­ner una men­ta­li­dad abier­ta, y que se con­vier­ta en un mul­ti­pli­ca­dor de es­ta cultura”, aña­de Juan Car­los Quintero, otro pi­lar del pro­ce­so y quien tra­ba­ja con las di­vi­sio­nes me­no­res.

En es­te as­pec­to, Ángel fue un re­fe­ren­te pa­ra com­pa­ñe­ros co­mo Ste­fan Me­di­na, Cris­tian Var­gas y Ale­xis Hen­rí­quez, cu­ya ca­de­na con­ti­núa.

Es­te úl­ti­mo cuen­ta que to­dos los días se en­fo­ca­ba en la tác­ti­ca y ha­cía to­das sus fun­cio­nes en la can­cha, pe­ro sen­tía que le fal­ta­ba en­fa­ti­zar en el cuer­po: “Siem­pre ad­mi­ré a Juan Pa­blo por­que ju­gó mu­chos años, sin lesiones gra­ves. Y al ver­lo en­tre­nar aquí su­pe el por­qué. Me en­ca­rre­té con es­to y he vis­to me­jo­ría en to­do. Lo es­ta­mos apro­ve­chan­do al má­xi­mo”.

Cre­ci­mien­to ge­ne­ral

Apar­te de po­ner­le un se­llo a sus de­por­tis­tas, la me­to­do­lo- gía ac­tual obli­ga a que su per­so­nal es­té en per­ma­nen­te evo­lu­ción. En­tre sus líneas de tra­ba­jo, re­se­ña Ta­ba­res, apa­re­cen la formación con­ti­nua (in­ter­na y ex­ter­na) y la in­ves­ti­ga­ción, que obli­ga a sus pre­pa­ra­do­res fí­si­cos (en Na­cio­nal los lla­man es­pe­cia­lis­tas de ren­di­mien­to) a ca­pa­ci­tar a sus com­pa­ñe­ros e in­no­var. Y gra­cias a los con­tac­tos de Ángel han te­ni­do cur­sos en el ex­te­rior.

“Es­to ha­ce que sal­gan de la zo­na de con­fort -ad­vier­te Ta­ba­res-, los obli­ga a ser más in­te­gra­les, a te­ner un en­fo­que más global y a que va­yan más allá de lo me­ra­men­te fí­si­co, que se­pan más del jue­go”.

En­tre los pla­nes que tie­ne la ins­ti­tu­ción es­tá ofre­cer un pro­gra­ma de cer­ti­fi­ca­ción pa­ra pú­bli­cos ex­ter­nos. Es de­cir, que al CAR ver­de lle­gue gen­te a es­tu-

“Cuan­do va­mos a un due­lo o un cho­que, los ri­va­les sien­ten nues­tra for­ta­le­za. Es­te es el fru­to del CAR; nos ha ser­vi­do mu­cho y ayu­da a prevenir lesiones”. ED­WIN VE­LAS­CO De­fen­sor de Na­cio­nal

diar du­ran­te una o dos se­ma­nas. Co­mo di­ce Quintero, “per­mi­tir­les tam­bién a las per­so­nas que no ha­yan te­ni­do mu­cha aca­de­mia que ava­len su ex­pe­rien­cia y la con­fron­ten an­te la par­te teó­ri­ca y cien­tí­fi­ca”. Na­cio­nal, rey de co­pas co­lom­biano, quie­re ir más allá de for­mar ta­len­tos. Tam­bién bus­ca am­pliar su pres­ti­gio aca­dé­mi­co y fí­si­co

Vis­ta 360° del gim­na­sio del Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to

Fuen­te: Atlético Na­cio­nal, in­ter­net. Fo­tos: Juan D. Úsu­ga. In­fo­gra­fía: EL CO­LOM­BIANO © 2017. JT (N2)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.