“Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta una ter­ce­ra fuer­za pa­ra su­pe­rar su frac­tu­ra”

Nic­mer Evans, uno de los prin­ci­pa­les di­si­den­tes chavistas, dia­lo­gó con EL CO­LOM­BIANO.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por DA­NIEL ARMIROLA R.

Con fi­las ca­da vez más ce­rra­das pa­ra per­se­guir a quie­nes tie­nen opi­nio­nes dis­tin­tas, vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, in­tran­si­gen­cia pa­ra su­mir a un país en una de­ba­cle eco­nó­mi­ca, el ré­gi­men de Ni­co­lás Maduro no so­lo se ra­di­ca­li­zó fren­te a la opo­si­ción, sino que fue ene­mis­tán­do­se de una sociedad ci­vil y unas ba­ses chavistas que for­ta­le­cie­ron a su an­te­ce­sor: Hu­go Chá­vez.

Las rup­tu­ras in­ter­nas del cha­vis­mo y en ge­ne­ral de la mal­tre­cha iz­quier­da ve­ne­zo­la­na son evi­den­tes hoy en lo que re­pre­sen­ta la fis­cal ge­ne­ral, Lui­sa Or­te­ga Díaz. Pe­ro esas rup­tu­ras co­men­za­ron ha­ce cua­tro años, tras la muer­te de Chá­vez, y uno de los pri­me­ros di­si­den­tes, que va­ti­ci­nó el es­tan­ca­mien­to ac­tual, hoy lu­cha por con­for­mar fuer­zas in­de­pen­dien­tes.

En en­tre­vis­ta con EL CO­LOM­BIANO, el po­li­tó­lo­go Nic­mer Evans, ar­gu­men­tó que esas fuer­zas nue­vas pue­den ga­ran­ti­zar el re­torno de una de­mo­cra­cia que no se au­to­des­tru­ya en el odio y el sec­ta­ris­mo.

¿Có­mo in­ter­pre­ta la elec­ción a la Asam­blea Na­cio­nal Constituyente (ANC)?

“Es­ta no va a re­sol­ver en na­da los pro­ble­mas que es­tá vi­vien­do el país. A pe­sar de los re­sul­ta­dos ofi­cia­les por par­te del go­bierno, que di­ce que par­ti­ci­pa­ron ocho mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos, no hay ca­pa­ci­dad de ve­ri­fi­car el mon­to de las per­so­nas que vo­ta­ron. Pe­ro en to­do ca­so los asun­tos que de ver­dad preo­cu­pan a la gen­te no po­drían ser re­suel­tos por esa vía, ya que son esen­cial­men­te eco­nó­mi­cos, co­mo opi­na 88 % de la po­bla­ción.

Di­fí­cil­men­te lo que no ha he­cho el go­bierno con el po­der que ya te­nía lo rec­ti­fi­ca­rá aho­ra con la constituyente, ya que es­ta la uti­li­za­rá so­la­men­te pa­ra aplas­tar ad­ver­sa­rios”.

¿Qué ten­drían que ha­cer aho­ra los sec­to­res ad­ver­sos al ré­gi­men de Maduro?

“Lo que que­da de aquí en ade­lan­te es que los ac­to­res po­lí­ti­cos que se opo­nen a Maduro, y me in­clu­yo en ellos, tan­to gen­te de la Me­sa de la Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD), co­mo quie­nes no per­te­ne­ce­mos a ella, re­co­noz­ca­mos que no he­mos si­do efi­cien­tes con el lo­gro de nues­tros ob­je­ti­vos. Cla­ro, con res­pon­sa­bi­li­da­des asi­mé­tri­cas, por­que es evi­den­te que la MUD tie­ne una in­ca­pa­ci­dad cró­ni­ca pa­ra ser una al­ter­na­ti­va de po­der, a pe­sar de que en al­gún mo­men­to ha­ya ca­pi­ta­li­za­do el in­te­rés elec­to­ral. Sin em­bar­go, no tie­ne ca­pa­ci­dad de con­duc­ción pa­ra sol­ven­tar el pro­ble­ma, dio al tras­te con la po­si­bi­li­dad del diá­lo­go con el go­bierno pa­ra im­pe­dir que se rea­li­za­rá la ANC, y hoy no le pro­po­ne nin­gu­na sa­li­da al país.

El res­to de sec­to­res que no son de la MUD, pe­ro tam­po­co del Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la (PSUV), de­be­mos es­tar aten­tos a no co­me­ter los mis­mos erro­res, pe­ro tam­bién po­der plan­tear al­ter­na­ti­vas reales y efec­ti­vas pa­ra evi­tar que es­ta neo­dic­ta­du­ra del si­glo XXI,

con­du­ci­da por Maduro —y aho­ra por Dios­da­do Ca­be­llo, quien se pre­su­me se­rá quien pre­si­da la ANC—, ven­ga a im­po­ner aún más un ré­gi­men to­ta­li­ta­ris­ta que vio­le los de­re­chos hu­ma­nos, lo que aca­ba de ser de­nun­cia­do co­mo de­li­tos de le­sa hu­ma­ni­dad por la fis­cal ge­ne­ral Lui­sa Or­te­ga Díaz”.

Us­ted for­mó par­te del pro­yec­to cha­vis­ta, pe­ro ¿cuán­do se dis­tan­ció del PSUV?

“En el mo­men­to en que Hu­go Chá­vez muere, y se ve la ac­ti­tud de los que se au­to­pro­cla­ma­ron ‘hi­jos de Chá­vez’, va­rias in­di­vi­dua­li­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes em­pe­za­mos a des­lin­dar­nos de lo que iba a ser y es­tá sien­do la lí­nea po­lí­ti­ca de Maduro. Yo lle­vo cua­tro años des­li­ga­do del PSUV, for­mé par­te de Ma­rea So­cia­lis­ta, un par­ti­do in­de­pen­dien­te, y hoy he cons­ti­tui­do el Mo­vi­mien­to por la De­mo­cra­cia y la In­clu­sión (MDI), del cual soy vo­ce­ro. Du­ran­te es­tos cua­tro años he­mos vis­to in­cor­po­rar­se a es­te sec­tor crí­ti­co a mu­chos que for­ma­ron par­te del ga­bi­ne­te de Chá­vez: Héc­tor Na­va­rro, Ana Eli­sa Oso­rio, Cli­ver Al­ca­lá Cor­do­nes, Ga­brie­la Ra­mí­rez, y úl­ti­ma­men­te la fis­cal Or­te­ga.

He­mos asu­mi­do una postura ad­ver­sa al ré­gi­men sin ser par­te de la MUD, un sec­tor que siem­pre ha re­pre­sen­ta­do la in­ca­pa­ci­dad de cons­truir plan­tea­mien­tos pro­pios y de en­ten­di­mien­to, que per­mi­tan su­mar a las ma­yo­rías. No obs­tan­te, des­de el pun­to de vis­ta tác­ti­co en­ten­de­mos que la MUD tie­ne el mis­mo ob­je­ti­vo nues­tro, im­pe­dir que se ins­tau­re una dic­ta­du­ra en el país. Ne­ce­si­ta­mos bus­car ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra res­ta­ble­cer el or­den cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co en Ve­ne­zue­la, y así se­guir de­ba­tien­do nues­tras vi­sio­nes di­sí­mi­les de país”.

¿Es ne­ce­sa­ria una ter­ce­ra vía po­lí­ti­ca vien­do la ac­tua­li­dad es­tan­ca­da de Ve­ne­zue­la? ¿Qué apoyo es­tá lo­gran­do?

“Sí, es­pe­cial­men­te por los erro­res co­me­ti­dos por la MUD, nues­tro po­si­ble elec­to­ra­do se in­cre­men­ta. La­men­ta­ble­men­te es in­cuan­ti­fi­ca­ble es­to, por­que no he­mos te­ni­do po­si­bi­li­dad de par­ti­ci­par elec­to­ral­men­te. Nos han in­ha­bi­li­ta­do des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y par­ti­dis­ta. Des­de que es­tá­ba­mos en Ma­rea So­cia­lis­ta nos im­pi­die­ron sa­car tar­je­ta elec­to­ral. Tam­po­co ha ha­bi­do elec­cio­nes des­de 2015, por lo que no po­de­mos medir la fuer­za que te­ne­mos en es­te mo­men­to.

Es­te con­tex­to fa­vo­re­ce la po­la­ri­za­ción. Aún cuan­do los nú­me­ros in­di­can que la po­ten­cia­li­dad de una ter­ce­ra fuer­za pu­die­se ca­na­li­zar­se de for­ma exi­to­sa, ac­tual­men­te no hay un par­ti­do po­lí­ti­co que pue­da ha­cer­lo por­que no es­ta­mos en de­mo­cra­cia en es­te mo­men­to, pe­ro es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el país ne­ce­si­ta una al­ter­na­ti­va dis­tin­ta al en­fren­ta­mien­to que nos ha ago­bia­do du­ran­te los úl­ti­mos años y que no ha da­do re­sul­ta­do ma­yor que el de su­mer­gir­nos más en la cri­sis”.

La fis­cal denunció frau­de, tal co­mo la fir­ma de las má­qui­nas de vo­ta­ción.. ¿us­ted coin­ci­de?

“Es evi­den­te que sí. Y es ma­te­má­ti­ca ele­men­tal: Maduro en el peor mo­men­to pa­ra el país, de cri­sis eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca, con la más ba­ja po­pu­la­ri­dad, su­pues­ta­men­te lo­gró ob­te­ner el 30 de ju­lio más vo­tos que lo que ob­tu­vo Hu­go Chá­vez en la elec­ción de 2012, la ma­yor ci­fra en la his­to­ria del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio. En po­cas pa­la­bras Maduro in­ten­ta de­cir que hoy tie­ne más apoyo que Chá­vez, y eso no lo ad­mi­ten ni mu­chos chavistas, que ven co­mo un irres­pe­to la es­ta­fa elec­to­ral que se aca­ba de con­cre­tar”

“En el peor mo­men­to pa­ra el país y con la peor po­pu­la­ri­dad, Maduro di­ce que ob­tu­vo más vo­tos que Chá­vez en 2012”. NIC­MER EVANS Po­li­tó­lo­go y di­si­den­te cha­vis­ta

FO­TO REU­TERS

En las ca­lles de Ve­ne­zue­la se vi­ve la con­fron­ta­ción en­tre el ofi­cia­lis­mo y los opo­si­to­res. Sin em­bar­go, ca­da vez se ven más di­si­den­tes que sa­len a re­cha­zar al go­bierno de Ni­co­lás Maduro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.