“So­to” pi­dió per­dón y pa­ga­rá 9 años

Uno de los prin­ci­pa­les ca­be­ci­llas de “la Ofi­ci­na” fue con­de­na­do, tras acep­tar la cul­pa por tres de­li­tos.

El Colombiano - - METRO - Por NEL­SON MATTA CO­LO­RA­DO

Fren­te al es­tra­do ju­di­cial, Car­los Mau­ri­cio So­to Isa­za, alias “So­to”, le pi­dió per­dón a su fa­mi­lia y a la ciu­dad de Me­de­llín por los crí­me­nes co­me­ti­dos, que hoy lo tie­nen pa­gan­do una sen­ten­cia de nue­ve años de cár­cel.

La decisión fue to­ma­da por el Juz­ga­do Cuar­to Pe­nal del Cir­cui­to Es­pe­cia­li­za­do de Me­de­llín, tras ava­lar un preacuer­do en­tre la Fis­ca­lía y el pro­ce­sa­do, quien acep­tó los car­gos de con­cier­to pa­ra de­lin­quir agra­va­do, des­pla­za­mien­to for­za­do y fal­se­dad ma­te­rial de do­cu­men­to pú­bli­co.

Fuen­tes po­li­cia­les re­cor­da­ron que el po­der de “So­to” co­men­zó a no­tar­se en el Va­lle de Abu­rrá des­de 2013. En aquel en­ton­ces hu­bo un reaco­mo­do en la “Odín Pi­ca­cho” (Or­ga­ni­za­ción De­lin­cuen­cial In­te­gra­da al Nar- co­trá­fi­co), una con­fe­de­ra­ción de ban­das que de­lin­quen en las co­mu­nas 5, 6 y 10 de Me­de­llín.

El lí­der de esa fac­ción era el pa­ra­mi­li­tar des­mo­vi­li­za­do Fer­ney Mo­reno Ló­pez, alias “el Mon­ta­ñe­ro”, quien fue des­apa­re­ci­do - y al pa­re­cer eje­cu­ta­do- por su mis­ma gen­te el 10 de sep­tiem­bre de 2013.

El man­do so­bre la “Odín Pi­ca­cho” y las más de 30 ban­das aso­cia­das lo asu­mió “So­to”, lo que tam­bién le va­lió un lu­gar en la cú­pu­la de la quin­ta ge­ne­ra­ción de “la Ofi­ci­na”, la es­truc­tu­ra ma­fio­sa que re­gu­la la cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da en el Va­lle de Abu­rrá.

Es­ta­ble­ció una alian­za con otros ca­be­ci­llas del área me­tro­po­li­ta­na, co­mo alias “Tom”, de la “Odín los Cha­tas”, y “Die­go Cha­mi­zo”, de la “Odín Cai­ce­do”, lo que le per­mi­tió ex­pan­dir sus ten­tácu­los has­ta el co­rre­gi­mien­to San Cris­tó­bal de Me­de­llín y los ba­rrios Pa­rís, La Ma­ru­chen­ga y Nue­vo Je­ru­sa­lén de Be­llo.

Tam­bién se con­so­li­da­ron, de acuer­do con el ex­pe­dien­te ju­di­cial, sus re­des en el cen­tro de la ca­pi­tal an­tio­que­ña, don­de pa­tro­ci­nó va­rios de los gru­pos co­no­ci­dos co­mo “Con­vi­vir”, de­di­ca­dos a la ex­tor­sión y la vi­gi­lan­cia ile­gal.

Pe­se a es­ta acu­mu­la­ción pau­la­ti­na de po­der, “So­to” se ha­bía man­te­ni­do a la som­bra y sin pa­de­cer nin­gu­na ope­ra­ción en con­tra de su ban­da por par­te de la Fuer­za Pú­bli­ca.

Su per­se­cu­ción co­bró re­le­van­cia pa­ra los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad cuan­do el go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos co­men­zó a san­cio­nar con la Lis­ta Clin­ton a sus so­cios “Tom”, “Die­go Cha­mi­zo” y otros ca­be­ci­llas de “la Ofi­ci­na” (2014-2015).

Y la ca­ce­ría se agu­di­zó en enero de 2017, cuan­do el al­cal­de Fe­de­ri­co Gutiérrez, en ple­na cum­bre de ge­ne­ra­les de la Po­li­cía Na­cio­nal en Me­de­llín, le pi­dió al di­rec­tor de esa ins­ti­tu­ción, ge­ne­ral Jor­ge Nieto, que le die­ra prio­ri­dad a las cap­tu­ras de “Tom” y “So­to”.

La de­ten­ción se con­cre­tó el pa­sa­do 22 de mar­zo, cuan­do la Di­jín alla­nó una re­si­den­cia en el ba­rrio La Co­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.