CA­FÉ, ASEN­TAR­SE EN LA REALI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JUAN JO­SÉ PERFETTI DEL CO­RRAL jj­per­fet­ti2@gmail.com

Los ca­sos del ba­nano y de los flo­ri­cul­to­res cons­ti­tu­yen for­mas exi­to­sas de apro­piar­se de un ma­yor va­lor, que sir­ven de ejem­plo a los ca­fe­te­ros.

Aun­que las con­clu­sio­nes y las ini­cia­ti­vas apro­ba­das du­ran­te el re­cien­te Fo­ro Mun­dial de Pro­duc­to­res de Ca­fé se­ña­lan que ha­cia el fu­tu­ro exis­te la po­si­bi­li- dad de que las re­la­cio­nes en­tre los agen­tes que in­ter­vie­nen en la ca­de­na mun­dial del ca­fé sean me­nos asi­mé­tri­cas e inequi­ta­ti­vas, el país ca­fe­te­ro de­be­ría de­fi­nir su rumbo fu­tu­ro in­de­pen­dien­te­men­te de que di­cho es­ce­na­rio se con­cre­te o no.

Si lo que al fi­nal se quie­re es que los pro­duc­to­res de ca­fé par­ti­ci­pen en ma­yor pro­por­ción de los be­ne­fi­cios que se de­ri­van de la agre­ga­ción de va­lor a tra­vés de la ca­de­na, de­be­ría tra­ba­jar­se en es­ta di­rec­ción par­tien­do de la reali­dad y las po­si­bi­li­da­des que hoy (y de ca­ra al fu­tu­ro) ofre­cen los mer­ca­dos.

En Co­lom­bia y en el mun­do hay di­ver­sos ejem­plos de có­mo los agri­cul­to­res pue­den par­ti­ci­par de un ma­yor va­lor en las ca­de­nas agroa­li­men­ta­rias.

Los ca­sos del ba­nano, con la crea­ción (por ini­cia­ti­va de los pro­pios ba­na­ne­ros de Ura­bá) de las co­mer­cia­li­za­do­ras de la fru­ta en la dé­ca­da de los se­ten- ta y los ochen­ta, y las de los flo­ri­cul­to­res con sus co­mer­cia­li­za­do­ras, eje vi­tal del desa­rro­llo de es­ta ac­ti­vi­dad en el país, cons­ti­tu­yen for­mas exi­to­sas de apro­piar­se de un ma­yor va­lor ge­ne­ra­do en otros es­la­bo­nes de las ca­de­nas sec­to­ria­les.

Lo he­cho con la pro­duc­ción y la co­mer­cia­li­za­ción de ki­wi a ni­vel global por par­te de Nue­va Ze­lan­da cons­ti­tu­ye un ejem­plo to­da­vía más di­cien­te de có­mo los agri­cul­to­res pue­den ser no so­lo exi­to­sos en el desa­rro­llo de un pro­duc­to y un mer­ca­do, sino de có­mo las or­ga­ni­za­cio­nes de pro­duc­to­res son ins­tru­men­tos ade­cua­dos pa­ra ge­ne­rar va­lor en la co­mer­cia­li­za­ción global de alimentos.

De otra par­te, de­be­ría te­ner­se en cuen­ta que, si un des­ta­ca­do y repu­tado eco­no­mis­ta co­mo Jef­frey Sachs no pa­sa de ha­cer un plan­tea­mien­to ge­né­ri­co (y vo­lun­ta­ris­ta) de que sean los con­su­mi­do­res de los paí­ses desa­rro­lla­dos los que, de ma­ne­ra vo­lun­ta­ria, pa­guen unos cen­ta­vos más por ca­da ta­za de ca­fé, es que, más allá de las pro­cla­mas de reivin­di­ca­cio­nes, la reali­dad eco­nó­mi­ca es la que ter­mi­na im­po­nien­do las con­di­cio­nes pa­ra el ma­yor apro­ve­cha­mien­to de las opor­tu­ni­da­des co­mer­cia­les.

Los ca­fi­cul­to­res co­lom­bia­nos de­be­rían ser cons­cien­tes de que la apro­pia­ción de un ma­yor va­lor se con­si­gue con ini­cia­ti­vas co­mo la que tie­ne el gre­mio con las tien­das Juan Val­dez o con la fá­bri­ca de ca­fé lio­fi­li­za­do.

Igual­men­te, se pue­den rea­li­zar alian­zas con otros agen­tes de las ca­de­nas. Pe­ro ello im­pli­ca, co­mo se sa­be, dis­po­ner de ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas y co­mer­cia­les y, par­ti­cu­lar­men­te, de múscu­lo fi­nan­cie­ro, asun­to es­te que con fre­cuen­cia se ig­no­ra en el ar­dor de las pro­cla­mas.

Otra sa­li­da, y de la que ca­da vez hay (en di­ver­sos cam­pos de los ne­go­cios) ma­yo­res ejem­plos en el mun­do, es la ba­sa­da en la ge­ne­ra­ción y la apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to y la in­no­va­ción.

En fin, la caficultura co­lom­bia­na de­be se­guir la ru­ta de las opor­tu­ni­da­des y los re­tos del si­glo XXI y no el de las ilu­sio­nes que pre­va­le­cie­ron en dé­ca­das pa­sa­das con ini­cia­ti­vas co­mo la crea­ción de los car­te­les de pro­duc­tos bá­si­cos, que, al fi­nal, se es­tre­lla­ron con la reali­dad de los mer­ca­dos y la ló­gi­ca de los ne­go­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.