LO QUE CAR­LOS VI­VES EN­TEN­DIÓ

El Colombiano - - OPINIÓN - Por XI­ME­NA VI­LLA­LO­BOS Ser­vi­cio Na­cio­nal de Apren­di­za­je, SE­NA Tec­no­ló­gi­ca en Mar­ke­ting Di­gi­tal xi­me­na­vi­lla­lo­bos.v@gmail.com

Hay una fra­se de Ja­mes Yor­ke que real­men­te me gus­ta mu­cho, “Las per­so­nas más exi­to­sas son aque­llas que sa­ben apli­car el plan B”. Bueno y ¿qué tie­ne que ver es­ta fra­se con Car­los Vi­ves? ¡Sim­ple! En los años 80 es­te can­tau­tor co­lom­biano em­pe­zó con ba­la­das y pop, po­co des­pués dio su sal­to a la fa­ma con los glo­rio­sos va­lle­na­tos de Ra­fael Es­ca­lo­na y des­pués su fu­sión ét­ni­ca con el rock, el re­sul­ta­do fue bas­tan­te po­lé­mi­co pe­ro igual­men­te exi­to­so. No voy a es­cri­bir la bio­gra­fía de Car­los Vi­ves, quie­ro es­cri­bir so­bre la adap­ta­ción.

Car­los lo en­ten­dió muy rá­pi­da­men­te; con­ti­nuó sus ba­ses en el fol­clor de nues­tra tie­rra, sin em­bar­go, re­vo­lu­cio­nó a otros rit­mos y fu­sio­nó al pun­to de ha­cer de ello un es­ce­na­rio don­de no tie­ne com- pe­ten­cia, pues can­ción que lan­za es un com­ple­to éxi­to y ¿es­to có­mo se lo­gra?

En­ten­dien­do que to­do en el mun­do cam­bia y re­cha­zan­do el ideal que to­do tiem­po pa­sa­do fue me­jor, en ple­na era di­gi­tal el fac­tor di­fe­ren­cia­dor es el que so­bre­vi­ve, Vi­ves en­vía un men­sa­je cla­ro y es el de au­ten­ti­ci­dad con amor a nues­tra tie­rra, ha­ce que te sien­tas or­gu­llo­so de ser co­lom­biano y ge­ne­ra em­pa­tía con su pú­bli­co.

Car­los Vi­ves po­see un ca­rác­ter dis­rup­ti­vo, que ha­ce eco en la in­no­va­ción y lo de­jo cla­ro en su nue­va cam­pa­ña di­gi­tal, don­de per­so­na­li­za su men­sa­je con ca­da uno de sus oyen­tes y ha­ce de un vi­deo una gran ex­pe­rien­cia.

El mar­ke­ting de con­te­ni­dos, bus­ca co­nec­tar el men­sa­je con la au­dien­cia a fin de cau­sar en ellos una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble que ge­ne­re re­cor­da­ción con agra­do de la mar­ca, lo cual se sim­pli­fi­ca en atraer nue­vos usua­rios, ha­cien­do uso de la es­tra­te­gia del voz a voz pe­ro en ple­na era di­gi­tal, lo­gran­do unos al­can­ces aún más efec­ti­vos.

Es­to se co­no­ce co­mo in­bound Mar­ke­ting, se tie­ne en cuen­ta el com­por­ta­mien­to de los usua­rios an­tes de ge­ne­rar la pro­pues­ta pu­bli­ci­ta­ria, in­te­gra las cam­pa­ñas den­tro y fue­ra de la web, bus­ca in­fluir en su co­mu­ni­dad y ha­ce que to­dos los es­fuer­zo se re­di­rec­cio­nen bien.

Mu­chas son las em­pre­sas co­lom­bia­nas que no han en­ten­di­do que la adap­ta­ción y la web son un he­cho, mu­chas que­da­rán en el ol­vi­do si no usan el plan B o agran­dan el abe­ce­da­rio pa­ra un en­torno ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo.

Por eso hay que ser co­mo Car­los Vi­ves; sin ol­vi­dar su raíz, aven­tu­rar­se a sa­car la es­tra­te­gia que lle­ve al éxi­to

* Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EAFIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Hay que ser co­mo Car­los Vi­ves; sin ol­vi­dar su raíz, aven­tu­rar­se a sa­car la es­tra­te­gia que lle­ve al éxi­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.