SUE­ÑOS DE FRA­TER­NI­DAD

El Colombiano - - OPINIÓN - Por HENRY ME­DI­NA me­di­na.henry@gmail.com

El dios ro­mano Jano, guar­dián del uni­ver­so, te­nía dos ca­ras, la de la paz y la de la gue­rra. La tran­si­ción en­tre un fi­nal y un co­mien­zo. El cam­bio del odio a la es­pe­ran­za. Oja­lá fue­se un per­so­na­je no mi­to­ló­gi­co pa­ra que nos mos­tra­ra la ca­ra de la paz y per­mi­tie­ra en­con­trar el ca­mino pa­ra de­jar atrás la bar­ba­rie y en­con­trar un fu­tu­ro más pro­mi­so­rio.

Aún es­ta­mos en­fras­ca­dos en la dis­cu­sión en­tre quie­nes pien­san que aco­ger la paz en for­ma di­fe­ren­te a la vic­to­ria ar­ma­da es in­dig­nan­te, co­mo for­ma con­tra­ria a nues­tras tra­di­cio­nes y for­ma de re­sol­ver nues­tros con­flic­tos, y quie­nes pien­san que la paz es un bien su­pre­mo y que hay que lo­grar­la a cual­quier pre­cio. Yo no com­par­to nin­gu­na po­si­ción ex­tre­ma. Es­toy de acuer­do con Gand­hi cuan­do afir­ma­ba que en­tre la co­bar­día y la gue­rra hay que ele­gir la gue­rra, pe­ro siem­pre con el fin úl­ti­mo de la paz. Es­ta nor­mal­men­te se cons­tru­ye me­dian­te la ne­go­cia­ción, cuan­do una fuer­za no lo­gra li­qui­dar a la otra y las dos con­vie­nen acor­dar me­di­das de be­ne­fi­cio mu­tuo y de la co­mu­ni­dad afec­ta­da por la con­fron­ta­ción bé­li­ca.

Mi ver­dad es que Co­lom­bia tran­si­ta por el ca­mino co­rrec­to, pe­ro aún es­ta­mos le­jos de la paz desea­da, de la paz jus­ta, de La Paz Que­ri­da. Por ello de­be­mos in­sis­tir y per­sis­tir so­bre la con­ve­nien­cia de tra­ba­jar por ella. Co­mo di­je­ra el poe­ta An­to­nio Ma­cha­do, siem­pre hay un hi­lo de es­pe­ran­za pa­ra el porvenir, y an­te la po­la­ri­za­ción ac­tual, de­be­mos re­cor­dar que una sociedad sin es­pe­ran­za es una sociedad mo­ri­bun­da. No po­de­mos per­mi­tir que el ba­rro del pa­sa­do en­lo­de nues­tra mi­ra­da de fu­tu­ro. Tam­po­co los egos in­di­vi­dua­les de­ben mar­car el rumbo del país.

Se acer­ca el pro­ce­so elec­to­ral del pró­xi­mo año, el que de­be­mos ver co­mo me­dio pa­ra avi­zo­rar salidas a las cri­sis cul­tu­ral, de es­pi­ri­tua­li­dad y de sen­si­bi­li­dad que nos co­bi­ja, y así en­con­trar el sen­ti­do real de la vi­da. De­be­mos su­pe­rar el dis­cur­so de con­fron­ta­ción vis­ce­ral y mo­no­te­má­ti­co con las Farc, co­mo sub­ver­sión ar­ma­da, y dis­cu­tir ra­cio­nal­men­te su pro­pues­ta po­lí­ti­ca, pa­ra su­pe­rar el en­vi­le­ci­mien­to de la po­lí­ti­ca con ar­mas y el ries­go de caer en el mo­de­lo per­ver­so del país ve­cino.

Las pro­pues­tas de cam­pa­ña de­ben sa­lir­se del pro­vin­cia­lis­mo de cor­to pla­zo, ma­ni­pu­la­dor y de­gra­dan­te, pa­ra dar­les con­te­ni­dos acor­des con las ten­den­cias glo­ba­les, con vi­sión de lar­go pla­zo, den­tro de imaginarios de cons­truc­ción de na­ción.

Ta­les pro­pues­tas de­ben con­te­ner so­lu­cio­nes se­rias y fac­ti­bles a pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con la dig­ni­dad hu­ma­na, edu­ca­ción, em­pleo, co­rrup­ción, sa­la­rios, dis­tri­bu­ción del in­gre­so, cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, pro­duc­ti­vi­dad, com­pe­ti­ti­vi­dad, me­dio am­bien­te, se­gu­ri­dad, cien­cia y tec­no­lo­gía, en­tre otros.

A la po­lí­ti­ca es bueno in­cor­po­rar­le una do­sis de hu­ma­nis­mo y es­pi­ri­tua­li­dad. Ha­go pro­pi­cias las res­pues­tas del Da­lai La­ma a Leo­nar­do

Boff, cuan­to es­te le pre­gun­tó so­bre la me­jor re­li­gión: aque­lla que nos ha­ce me­jo­res. Y ¿qué lo ha­ce a uno me­jor? Lo que nos ha­ce más com­pa­si­vos, más sen­si­bles, más des­pe­ga­dos, más amo­ro­sos, más hu­ma­ni­ta­rios, más res­pon­sa­bles, más éti­cos.

Nues­tro mé­ri­to co­mo se­res hu­ma­nos es­tá de­fi­ni­do por nues­tra con­duc­ta de­lan­te de nues­tros se­me­jan­tes, nues­tras fa­mi­lias, nues­tro tra­ba­jo y nues­tra co­mu­ni­dad lo­cal, na­cio­nal y mun­dial.

En la me­di­da en que po­da­mos apli­car es­te men­sa­je del Da­lai La­ma, es­ta­re­mos más cer­ca­nos a la paz jus­ta. Oja­lá las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas tu­vie­ran al­gún tras­fon­do de ello

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.