EDI­TO­RIAL

No es ne­gan­do la pe­ne­tra­ción de la cri­mi­na­li­dad en am­plios sec­to­res de la ciu­dad co­mo se le va a de­rro­tar. Un al­cal­de so­lo no pue­de con ella, pe­ro un Es­ta­do vi­go­ro­so pue­de obli­gar al so­me­ti­mien­to.

El Colombiano - - PORTADA - ES­TE­BAN PA­RÍS

“No es ne­gan­do la pe­ne­tra­ción de la cri­mi­na­li­dad en am­plios sec­to­res de la ciu­dad co­mo se le va a de­rro­tar. Un al­cal­de so­lo no pue­de con ella, pe­ro un Es­ta­do vi­go­ro­so pue­de obli­gar al so­me­ti­mien­to”.

Lue­go de mu­chos años de es­tig­ma­ti­za­ción co­mo ciu­dad ge­ne­ra­do­ra de vio­len­cia, y de lle­gar a ser co­no­ci­da mun­dial­men­te co­mo cen­tro del más vio­len­to car­tel del nar­co­trá­fi­co y si­tio de ope­ra­ción del si­ca­ria­to a su ser­vi­cio, Me­de­llín ini­ció un ca­mino de re­cu­pe­ra­ción y mi­ra­da ha­cia el fu­tu­ro, con pro­yec­tos de lar­go al­can­ce que cam­bia­ron bue­na par­te de la ca­ra ne­ga­ti­va de la ciu­dad.

El es­fuer­zo pú­bli­co y pri­va­do ha si­do enor­me, los re­sul­ta­dos no­ta­bles en múl­ti­ples as­pec­tos, y se ha con­ta­do siem­pre con el fuer­te sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia de los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, que can­sa­dos de se­ña­la­mien­tos em­pu­ja­ron tam­bién los fac­to­res de cam­bio, al pun­to de ser mu­chas ve­ces im­permea­bles a las crí­ti­cas in­clu­so las cons­truc­ti­vas, má­xi­me si vie­nen de afue­ra.

Esa re­ti­cen­cia a que los asun­tos me­nos ama­bles de la ciu­dad sean se­ña­la­dos cuan­do sea opor­tuno no trae ma­yo­res be­ne­fi­cios, sino que im­pli­ca un ale­ja­mien­to de la reali­dad que no sir­ve pa­ra se­guir avan­zan­do co­mo se de­be. Y es ne­ce­sa­rio que la ciu­dad se­pa, y al sa­ber­lo no lo mi­ni­mi­ce, que el desafío de la ma­cro­es­truc­tu­ra cri­mi­nal - la su­ma­to­ria de los di­ver­sos sec­to­res que la con­tro­lan y se re­par­ten áreas de ac­ción- si­gue sien­do una enor­me lo­sa que no per­mi­te que Me­de­llín pue­da pro­cla­mar su de­fi­ni­ti­vo in­gre­so a las ciu­da­des que dis­fru­tan de una vi­da nor­mal.

Des­de la ges­tión pú­bli­ca, pue­de in­clu­so que en al­gu­nos pe­río­dos se ha­ya op­ta­do por en­fo­car­se en una ges­tión des­ta­ca­ble en ser­vi­cios pú­bli­cos, equi­pa­mien­to ur­bano, po­lí­ti­cas so­cia­les y asis­ten­cia­lis­tas, in­fra­es­truc­tu­ra y pro­mo­ción cul­tu­ral. De­jan­do de la­do el com­ba­te a la cri­mi­na­li­dad a gran es­ca­la, aque­lla que ate­na­za co­mu­nas en­te­ras de la ciu­dad. Esa ha si­do la de­ci­sión de al­gu­nos al­cal­des, y ese re­sig­na­mien­to de la res­pon­sa­bi­li­dad del ma­ne­jo de la se­gu­ri­dad la hi­cie­ron en pa­ra­le­lo a una gran di­vul­ga­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca que, con el res­plan­dor de las gran­des obras, apa­ga­ba los ecos de las co­mu­ni­da­des azo­ta­das por las ban­das de­lin­cuen­cia­les.

Lle­ga el mo­men­to en que esa se­pa­ra­ción de res­pon­sa­bi­li­da­des no es po­si­ble. El ac­tual al­cal­de, Fe­de­ri­co Gu­tié­rrez, lo en­ten­dió así, y en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des ha in­ten­ta­do asu­mir el pa­pel que le co­rres­pon­de al je­fe de la ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal pa­ra con­tra­rres­tar el do­mi­nio cri­mi­nal en am­plios sec­to­res del te­rri­to­rio que él go­bier­na y que los ciu­da­da­nos ha- bi­ta­mos y en mu­chos ca­sos pa­de­ce­mos.

Pe­ro un al­cal­de so­lo no pue­de en­fren­tar con efi­ca­cia una su­per­es­truc­tu­ra que en tan­tos as­pec­tos fun­cio­na co­mo pa­ra­es­ta­do. Con él tie­nen que ir por los mis­mos rie­les de la le­ga­li­dad los po­de­res pú­bli­cos, em­pe­zan­do por la jus­ti­cia (la Fis­ca­lía, an­te to­do), las agencias de in­te­li­gen­cia, las Fuer­zas Mi­li­ta­res y la Po­li­cía, y por su­pues­to la ciu­da­da­nía. Con­tra un al­cal­de so­lo, las ban­das cri­mi­na­les tie­nen ca­pa­ci­dad de ha­cer enor­me da­ño. Con­tra un po­der es­ta­tal efi­caz, ac­tuan­do con cri­te­rios uni­fi­ca­dos y eje­cu­tan­do po­lí­ti­cas y pro­gra­mas de com­ba­te de­ci­di­do con­tra el cri­men, a esas or­ga­ni­za­cio­nes les que­da­rá me­jor el so­me­ti­mien­to a la jus­ti­cia.

Las ame­na­zas con­tra el al­cal­de de Me­de­llín son muy gra­ves, pe­ro lo es más la po­si­bi­li­dad de que se eje­cu­ten, pues la ca­pa­ci­dad cri­mi­nal pa­ra ha­cer­lo es real. Cuán­to an­he­la la ciu­da­da­nía que se ase­gu­re que la ac­tua­ción de las fuer­zas po­li­cia­les y de se­gu­ri­dad re­men to­das pa­ra el la­do de la le­ga­li­dad y la ins­ti­tu­cio­na­li­dad. El apo­yo a un li­de­raz­go en se­gu­ri­dad pú­bli­ca no es pa­ra in­flar pro­ta­go­nis­mos, sino pa­ra ase­gu­rar una acep­ta­ble y dig­na ca­li­dad de vi­da pa­ra los ha­bi­tan­tes de Me­de­llín

ILUS­TRA­CIÓN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.