Ul­ti­má­tum pa­ra agi­li­zar la jus­ti­cia pa­ra la paz

Hay cer­ca de 5 mil per­so­nas, en­tre miem­bros de las Farc y mi­li­ta­res, con ac­tas de li­ber­tad con­di­cio­na­da.

El Colombiano - - ACTUALIDAD - Por OL­GA PATRICIA REN­DÓN M. COLPRENSA

El ta­te­quie­to del Con­se­jo de Es­ta­do a las de­mo­ras de la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va de la Ju­ris­dic­ción Es­pe­cial pa­ra la Paz pa­ra dar res­pues­ta a las per­so­nas que quie­ren pos­tu­lar­se a es­ta jus­ti­cia tran­si­cio­nal, ha­rá que en los pró­xi­mos días mu­chas más per­so­nas pue­dan ac­ce­der a los be­ne­fi­cios de li­ber­tad con­di­cio­nal.

De acuer­do con la pro­vi­den­cia del Con­se­jo de Es­ta­do, la Se­cre­ta­ría ten­drá 15 días pa­ra dar res­pues­ta a las so­li­ci­tu­des, ya no po­drá tar­dar va­rios me­ses co­mo lo ve­nía ha­cien­do ba­jo el ar­gu­men­to de no te­ner “pla­zos es­ta­ble­ci­dos”.

Aun­que se han pre­sen­ta­do de­mo­ras y va­rios miem­bros de la Fuer­za Pú­bli­ca, de las Farc y ter­ce­ros in­vo­lu­cra­dos en el con­flic­to ar­ma­do es­pe­ran res­pues­ta, ya son mu­chas las so­lu­cio­nes que se han da­do.

Se­gún el in­for­me pre­sen­ta­do por el se­cre­ta­rio de la JEP, Nés­tor Raúl Co­rrea, ya 2.240 per­so­nas, en­tre ellos 1.658 gue­rri­lle­ros y 582 mi­li­ta­res, han re­ci­bi­do am­nis­tías de iu­re (de­li­tos po­lí­ti­cos y co­ne­xos co­mo re­be­lión, aso­na­da, uso de pren­das de uso pri­va­ti­vo de las fuer­zas ar­ma­das y se­di­ción), li­ber­tad con­di­cio­na­da o han si­do tras­la­da­das a las zo­nas ve­re­da­les.

La JEP in­for­mó que se han sus­cri­to unas 3.105 ac­tas de li­ber­tad con­di­cio­na­da pa­ra las Farc equi­va­len­tes a un 93%, ya que hay 3.336 re­co­no­ci­dos en las lis­tas ofi­cia­les; y 1.571 pa­ra miem­bros de la Fuer­za Pú­bli­ca, que equi­va­le a un 90%, de los 1.729 re­co­no­ci­dos por el Mi­nis­te­rio de De­fen­sa.

Los que en­tran y los que no

So­me­ter­se a la JEP pa­ra re­ci­bir los be­ne­fi­cios ju­rí­di­cos acor­da­dos en­tre el Go­bierno y las Farc, a cam­bio de de­cir la ver­dad, re­pa­rar a las víc­ti­mas y ga­ran­ti­zar la no re­pe­ti­ción es una ofer­ta ten­ta­do­ra. Ello lo de­mues­tra la can­ti­dad de so­li- ci­tu­des que re­ci­be a dia­rio la Se­cre­ta­ría Eje­cu­ti­va.

Mu­chas per­so­nas con­de­na­das o in­vo­lu­cra­das en pro­ce­sos ju­di­cia­les han pe­di­do en­trar a la JEP, al­gu­nos no lo han lo­gra­do co­mo Andrés Fe­li­pe Se­púl­ve­da, el hacker que chu­zó el pro- ce­so de paz; Diego Pa­la­cio, ex­mi­nis­tro de la Pro­tec­ción So­cial, quien es­tá con­de­na­do por cohe­cho en el ca­so de la “Yi­dis po­lí­ti­ca”; el te­nien­te co­ro­nel Her­nán Me­jía Gu­tié­rrez, con­de­na­do por fal­sos po­si­ti­vos y Mario Jai­mes Me­jía, alias “el pa­na- de­ro”, pa­ra­mi­li­tar que per­dió los be­ne­fi­cios de Jus­ti­cia y Paz.

Los ar­gu­men­tos han si­do di­ver­sos, des­de líos en el trá­mi­te, co­mo un do­cu­men­to mal di­li­gen­cia­do, has­ta que sus de­li­tos no ha­cen par­te del con­flic­to ar­ma­do.

Los que sí lo­gra­ron aco­ger­se es­pe­ran des­de su lu­gar de re­si­den­cia, o zo­na ve­re­dal pa­ra el ca­so de los miem­bros de las Farc, que se or­ga­ni­ce to­do el Sis­te­ma de Ver­dad, Jus­ti­cia, Re­pa­ra­ción y No Re­pe­ti­ción y pue­dan res­pon­der an­te el Tri­bu­nal de Paz por los he­chos que se les acu­sa .

Se des­ta­can, por ejem­plo, el ge­ne­ral Jai­me Us­cá­te­gui, con­de­na­do por la ma­sa­cre de Ma­pi­ri­pán; el ge­ne­ral Henry To­rres Es­ca­lan­te, con­de­na­do por fal­sos po­si­ti­vos; Ely Me­jía Men­do­za, alias “Mar­tín Som­bra”, el car­ce­le­ro de las Farc; Raúl Agu­de­lo, “Oli­vo Sal­da­ña”, con­de­na­do por las fal­sas des­mo­vi­li­za­cio­nes del Blo­que Ca­ci­ca La Gai­ta­na; Her­min­sul Are­llán Ba­ra­jas, “Pe­dro”, res­pon­sa­ble del aten­ta­do al Club el No­gal y Ma­ri­lú Ra­mí­rez Baquero, “Ma­ta Ha­ri”, gue­rri­lle­ra que se in­fil­tró en la Es­cue­la Su­pe­rior de Gue­rra y fa­ci­li­tó la ex­plo­sión de un ca­rro bom­ba.

¿Ha­brá tiem­po?

La JEP en­tra­rá en fun­cio­na­mien­to el pró­xi­mo año cuan­do se ha­yan ins­ta­la­do en sus pues­tos los ma­gis­tra­dos (ver ra­dio­gra­fía) y to­do el en­gra­na­je ad­mi­nis­tra­ti­vo es­té lis­to. Se es­pe­ra que fun- cio­ne por 10 años, por eso el re­to de in­ves­ti­gar y juz­gar a más de 2.000 per­so­nas, que po­drían lle­gar a ser más de 5.000, es bas­tan­te am­bi­cio­so.

“La JEP de­be­rá es­tar su­fi­cien­te­men­te res­pal­da­da en lo ad­mi­nis­tra­ti­vo pa­ra po­der cum­plir con el pla­zo”, ano­tó Fran­cis­co Bar­bo­sa, pro­fe­sor del Ex­ter­na­do.

En cam­bio, Da­vid Suá­rez, do­cen­te de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de Ea­fit, con­si­de­ró que es muy di­fí­cil cum­plir con el tiem­po, por­que se­rá ne­ce­sa­rio que con­di­cio­nes lo­gís­ti­cas, téc­ni­cas, fi­nan­cie­ras y sis­te­mas de in­for­ma­ción se ar­ti­cu­len, y que los in­ves­ti­ga­dos co­la­bo­ren con con­fe­sio­nes y con ver­dad.

Pa­ra Suá­rez, hay que te­ner en cuen­ta que en la jus­ti­cia co­lom­bia­na hay ca­sos que du­ran 8 años en re­sol­ver­se, igual ocu­rri­rá en la JEP.

Sin em­bar­go, aun­que se­rá di­fí­cil, el pro­fe­sor Suá­rez co­men­ta que hay que prio­ri­zar y que la ta­rea más im­por­tan­te de la JEP de­be en­fo­car­se en los 30 o 35 ca­sos más gra­ves de miem­bros de las Farc y el mis­mo nú­me­ro de miem­bros de la Fuer­za Pú­bli­ca, que se­rá fi­nal­men­te, la úni­ca po­si­bi­li­dad de dar con la ver­dad

FO­TO

Nés­tor Raúl Co­rrea es el el Se­cre­ta­rio Eje­cu­ti­vo de la JEP y de­be dar res­pues­ta en má­xi­mo 15 días a ca­da una de las so­li­ci­tu­des que re­ci­be, por or­den del Con­se­jo de Es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.