¿DEL LA­DO DE QUIÉ­NES ES­TÁ LA FIS­CA­LÍA?

El Colombiano - - OPINIÓN - Por AL­DO CIVICO aci­vi­co@me.com

Des­de ha­ce ya un tiem­po, el al­cal­de Gu­tié­rrez ha es­ta­do re­pi­tien­do una fra­se que has­ta el mo­men­to no ha lla­ma­do la aten­ción que me­re­ce por su gra­ve­dad: hay pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les de fon­do que im­pi­den lu­char de ma­ne­ra se­ria y con­tun­den­te con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do.

Es una fra­se que re­ve­la la frus­tra­ción del al­cal­de por ser la mis­ma ins­ti­tu­cio­na­li­dad la prin­ci­pal pie­dra en el za­pa­to a la ho­ra de lu­char efec­ti­va­men­te con­tra la ma­fia. En reali­dad, Fe

de­ri­co Gu­tié­rrez se re­fie­re al la­men­ta­ble he­cho en el que va­rios de los ca­be­ci­llas de las es­truc­tu­ras cri­mi­na­les cap­tu­ra­dos, ya han si­do pues­tos en li­ber­tad, frus­tran­do de es­ta ma­ne­ra mu­chos de los re­sul­ta­dos al­can­za­dos. Efec­ti­va­men­te, es ver­dad que mu­chas ve­ces los je­fes de las es­truc­tu­ras cri­mi­na­les no per­ma­ne­cen mu­cho tiem­po en la cár­cel. De he­cho, pa­sa más tiem­po de­trás de las re­jas un la­drón que atra­có a al­guien en la ca­lle, que el je­fe de una ban­da cri­mi­nal de­di­ca­da a los ase­si­na­tos, las ex­tor­sio­nes y el nar­co­trá­fi­co.

El he­cho es que la Fis­ca­lía acu­sa a un nú­me­ro sig­ni­fi­can­te de je­fes de es­truc­tu­ras cri­mi­na­les so­la­men­te por el de­li­to de con­cier­to pa­ra de­lin­quir: un cri­men que lle­va una pe­na mi­se­ra­ble de en­tre tres y seis años, y en al­gu­nos ca­sos has­ta nue­ve. Ade­más, en preacuer­dos con la Fis­ca­lía, un ca­be­ci­lla pue­de ob­te­ner be­ne­fi­cios, co­mo de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria o has­ta li­ber­tad con­di­cio­nal.

Ana­li­cen el ca­so de alias “Bo­li­llo”, uno de los je­fes de Los Tria­na. En el 2007 fue sen­ten­cia­do a nue­ve años de pri­sión por con­cier­to pa­ra de­lin­quir, pe­ro el pro­ce­so se ca­yó en se­gun­da ins­tan­cia. En el 2010 fue nue­va­men­te cap­tu­ra­do, hi­zo un preacuer­do con la Fis­ca­lía, y fue con­de­na­do a cua­tro años de cár­cel. Sa­lió des­pués de tan so­lo dos años con li­ber­tad con­di­cio­nal. En el 2016, fue nue­va­men­te cap­tu­ra­do y acu­sa­do sim­ple­men­te de con­cier­to pa­ra de­lin­quir. Es en­ton­ces pro­ba­ble que den­tro de po­co tiem­po Bo­li­llo ya es­ta­rá otra vez por las ca­lles de la ciu­dad.

Aho­ra bien, la pre­gun­ta es: ¿có­mo es po­si­ble que los je­fes de es­truc­tu­ras cri­mi­na­les cu­yos in­te­gran­tes son los eje­cu­to­res ma­te­ria­les de ho­mi­ci­dios, ex­tor­sio­nes, nar­co­trá­fi­co, etc. no son tam­bién acu­sa­dos por es­tos de­li­tos, que lle­van pe­nas más lar­gas? ¿Por qué en mu­chos ca­sos fis­ca­les de la uni­dad de cri­men or­ga­ni­za­do se li­mi­tan a acu­sar a los ca­be­ci­llas so­la­men­te por el cri­men de con­cier­to pa­ra de­lin­quir? ¿Por qué no los in­ves­ti­gan de ma­ne­ra más ex­ten­sa? ¿Qué opi­na­rán de es­te ac­tuar los fis­ca­les de la uni­dad de vi­da?

Es­tan­do así las co­sas es na­tu­ral y ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­se: ¿a cam­bio de qué la Fis­ca­lía acu­sa a los je­fes de es­truc­tu­ras ma­fio­sas por de­li­tos que lle­van pe­nas muy le­ves? Y da­da la co­yun­tu­ra del mo­men­to que vi­ve Me­de­llín, es le­gí­ti­mo pre­gun­tar­se: ¿qué be­ne­fi­cios pro­me­tió la Fis­ca­lía a Ju­lio Per­do­mo ya cam­bio de qué? ¿Le da­rán pron­to arres­to do­mi­ci­lia­rio o has­ta li­ber­tad con­di­cio­nal?

Por­que si a ve­ces la fal­ta de pro­fe­sio­na­li­dad y de com­pro­mi­so con­di­cio­na el ac­cio­nar de unos fis­ca­les, en otros ca­sos sur­ge la du­da de que ha­ya tam­bién in­tere­ses os­cu­ros que de­ter­mi­nan sus es­tra­te­gias in­ves­ti­ga­ti­vas, los preacuer­dos y las ór­de­nes de cap­tu­ra.

En fin, el mis­mo al­cal­de pa­re­ce pre­gun­tar­se: ¿de qué la­do es­tá la Fis­ca­lía?

Pa­sa más tiem­po de­trás de las re­jas un la­drón que atra­có a al­guien en la ca­lle, que el je­fe de una ban­da cri­mi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.