SO­BRE TER­MÓ­ME­TROS AL­TE­RA­DOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por JO­SÉ GUI­LLER­MO ÁN­GEL me­moan­jel5@gmail.com

Es­ta­ción Fie­bres Di­ver­sas, en la que los clien­tes de­li­ran, gri­tan, tras­bo­can y lu­cen to­da cla­se de náu­seas, sudan se­bo, se po­nen ver­des y co­lor ce­ra de lo pá­li­dos. Allí se tiem­bla y se pier­de el equi­li­brio, apa­re­cen cua­dros del in­fierno con dia­blos chi­qui­tos y gran­des, unos tor­ci­dos y otros con la bo­ca abier­ta, pa­san me­sías co­rrien­do y no los co­ge na­die, an­te mu­je­res y hom­bres que vi­ven en tiem­pos re­vuel­tos y en­tre hé­roes com­pro­me­ti­dos con pa­sa­dos po­li­cia­cos cuan­do no con his­to­ria­les si­coa­na­lí­ti­cos pro­pi­cios pa­ra un cuen­to de Bru

no Schulz, el de “Las tien­das de co­lor ca­ne­la”, don­de de una ha­bi­ta­ción se pa­sa­ba a otra, pe­ro no en lí­nea (o cru­jía) sino in­mer­sos en una es­pe­cie de ca­ja chi­na, o sea que el es­pa­cio don­de es­ta­ba pa­ra­do el per­so­na­je con­te­nía a su vez otro más pe­que­ño y es­te otro y así, y quien es­ta­ba ahí pa­ra­do o cla­va­do se iba hun­dien­do a me­di­da que de­li­ra­ba, con­vi­vía con me­mo­rias re­cor­ta- das y de­seos hin­cha­dos y lis­tos a sol­tar la pus, etc. Y a to­do es­to, ter­mó­me­tros in­di­can­do tem­pe­ra­tu­ras o min­tién­do­las.

Los cam­bios cli­má­ti­cos, de­bi­do a la con­ta­mi­na­ción y el uso inade­cua­do de re­cur­sos, se han ido con­vir­tien­do tam­bién en cam­bios po­lí­ti­cos, qui­zá por aque­llo de que lo que pa­sa, nos pa­sa. Así que mien­tras el sol re­chi­na so­bre to­da cla­se de su­per­fi­cies, se­can­do y pro­du­cien­do in­cen­dios y la co­di­cia eco­nó­mi­ca ayu­dan­do en es­to de de­vas­tar, tam­bién ar­den los ce­re­bros (son su­per­fi­cies afec­ta­das) y las ideas que bro­tan son ma­li­cien­tas, agre­si­vas, ca­lien­tes y se des­ma­dran cuan­do en­tran en los ejer­ci­cios de po­der, que ya no se ejer­cen en nom­bre de ideo­lo­gías (la iz­quier­da y la de­re­cha son me­ros re­fe­ren­tes de ca­lor) sino de opor­tu­nis­mo, gri­tan­do, ame­na­zan­do, crean­do emo­cio­nes en la ma­sa y, co­mo en to­do cam­bio cli­má­ti­co des­or­de­na­do, pue­de es­pe­rar­se cual­quier co­sa, pues no hay con­trol ni pro­ba­bi­li­dad sino horno.

Los ter­mó­me­tros que es­ta­mos en­fren­tan­do son va­rios, unos con la lí­nea ro­ja en lo al­to (¿cuán­ta fie­bre po­drá aguan­tar Ve­ne­zue­la? ¿Cuán­ta la Ca­sa Blan­ca? ¿Cuán­ta nues­tro de­li­rio ju­rí­di­co?) y otros mar­can­do ba­jas tem­pe­ra­tu­ras (las de los ru­sos, por ejem­plo), pe­ro nin­guno con la tem­pe­ra­tu­ra ade­cua­da. Así que se pa­sa de lo he­la­do a lo ca­lien­te (co­mo en las ver­sio­nes del in­fierno), pro­pi­cian­do cam­bios im­pre­vis­tos. Y en me­dio de es­tos jue­gos de tem­pe­ra­tu­ra, los ciu­da­da­nos, al­gu­nos se­mi-va­cu­na­dos (los que de­jan de in­for­mar­se) y otros al­te­ra­dos por pro­fe­tas, ex­tra­te­rres­tres, pas­to­res que ejer­cen de lo­bos, apos­ta­do­res y bueno, al­gu­nos ter­mó­me­tros es­tán a pun­to de re­ven­tar­se y otros ya pa­re­cen me­ros vi­drios alar­ga­dos, in­di­can­do tem­pe­ra­tu­ras sos­pe­cho­sas (crio­gé­ni­cas). Mien­tras tan­to ha­ce ca­lor in­ten­so y frío.

Aco­ta­ción: los ter­mó­me­tros in­di­can la me­di­da de ca­lor, pe­ro tam­bién son los in­di­ca­ti­vos de en­fer­me­dad. Y si hay fie­bre o hi­po­ter­mia, lo que pa­sa es­tá me­di­do por el de­li­rio, que es una for­ma su­rrea­lis­ta de ver la reali­dad. Y es­to me ha­ce re­cor­dar el cua­dro de Re­né Ma­grit­te, ti­tu­la­do Gol­con­da, don­de llue­ven mu­chos hom­bres sin te­ner cer­te­za de to­car el pi­so

Y si hay fie­bre o hi­po­ter­mia, lo que pa­sa es­tá me­di­do por el de­li­rio, que es una for­ma su­rrea­lis­ta de ver la reali­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.