THO­REAU, PA­TRONO DE RE­BEL­DES

El Colombiano - - OPINIÓN - Por ER­NES­TO OCHOA MO­RENO ochoaer­nes­to18@gmail.com

El 12 de ju­lio se cum­plie­ron dos­cien­tos años del na­ci­mien­to del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se

Hen­ri Da­vid Tho­reau, (18171862), a quien mu­chos con­si­de­ra­mos el pa­trono de los re­bel­des, de la desobe­dien­cia ci­vil, de la re­sis­ten­cia pa­cí­fi­ca. Con es­te mo­ti­vo me he de­di­ca­do a re­leer­lo y a re­vi­sar lo que so­bre él se ha es­cri­to en es­tos días.

En es­te re­cuer­do he sen­ti­do con de­li­cio­sa per­sis­ten­cia la pre­sen­cia del ya des­apa­re­ci­do ami­go Fer­nan­do Gon­zá­lez Res­tre­po, hi­jo del fi­ló­so­fo en­vi­ga­de­ño Fer

nan­do Gon­zá­lez Ochoa. Fer­nan­di­to, co­mo lo lla­ma­ban, fue ad­mi­ra­dor y gran co­no­ce­dor del fi­ló­so­fo nor­te­ame­ri­cano, y cul­ti­vó a su am­pa­ro la dul­ce y al mis­mo tiem­po fo­go­sa re­bel­día que he­re­dó de su pa­dre. Has­ta un via­je hi­zo, pe­re­grino de sus en­se­ñan­zas, de su con­cep­ción de la vi­da, a los lu­ga­res don­de vi­vió el au­tor de “La desobe­dien­cia ci­vil” y de “Wal­den”.

Al abor­dar el re­cuer­do y la lec­tu­ras de Tho­reau, en mi al­tar­ci­to de cul­to a los re­bel­des ha es­ta­do pren­di­da, jun­to con la lám­pa­ra vo­ti­va al au­tor de “Via­je a pie”, otra en ho­me­na­je a Al

ber­to Agui­rre, gran maes­tro tam­bién de la re­bel­día y de la fi­de­li­dad a sí mis­mo.

Mu­cha agua ha co­rri­do ba­jo el puen­te, no ya des­de cuan­do na­ció Tho­reau, sino des­de la no tan le­ja­na or­fan­dad en que nos han de­ja­do (me de­ja­ron a mí), Fer­nan­do Gon­zá­lez, su hi­jo Fer­nan­di­to y Al­ber­to Agui­rre. Mu­cha agua ha co­rri­do, pe­ro nun­ca co­mo aho­ra es ne­ce­sa­rio con­vo­car a la re­bel­día que de ellos apren­di­mos. Una re­bel­día que no es con­fron­ta­ción mal­sa­na e hís­pi­da po­la­ri­za­ción, sino la se- re­na de­fen­sa de las con­vic­cio­nes pro­pias. Esa re­bel­día de an­dar a so­las con­si­go mis­mo. Una re­bel­día en la que el enemi­go no es el otro, sino uno mis­mo y la pe­lea -hay que re­cor­dár­se­lo a nues­tros “tri­nan­tes” po­lí­ti­cos ca­mo­rre­ros- es con uno mis­mo, no con los de­más.

La ima­gen de Tho­reau ais­la­do del mun­do en la ca­ba­ña de Wal­den, su con­vo­ca­to­ria a la desobe­dien­cia ci­vil, su pro­pues­ta de vol­ver a lo na­tu­ral, a vi­vir en el cam­po, a re­co­rrer sen­de­ros por en­tre los ár­bo­les, a no en­tre­gar la vi­da, co­mo un im­pues­to más, a li­de­raz­gos man­da­ces, a go­bier­nos in­de­cen­tes e in­com­pe­ten­tes, tal vez nos sir­va pa­ra cu­rar­nos de de­sen­ga­ños. Y pa­ra no de­jar­nos pros­ti­tuir la es­pe­ran­za.

P. D. “...En es­te ser que prac­ti­có la re­bel­día y que si­guió siem- pre la me­lo­día de su mú­si­ca in­te­rior, en­cuen­tro res­pues­tas a ca­si to­do. En me­dio del rui­do, de la con­fu­sión, que im­po­ne la ac­tua­li­dad, an­te la cons­tan­te ce­re­mo­nia de men­ti­ras a la que nos aso­ma­mos ca­da día, me en­se­ña a de­te­ner­me, a va­lo­rar el si­len­cio pro­fun­do, la me­di­ta­ción. Cuan­do to­do pa­re­ce ir en una di­rec­ción que abo­rrez­co, cuan­do he de en­con­trar el va­lor ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir mi an­da­du­ra sin ti­tu­beos, de acuer­do a mis con­vic­cio­nes, él es­tá ahí, con su ejem­plo, con sus pa­la­bras, ani­mán­do­me a res­pi­rar hon­do, a mi­rar al cie­lo, a sen­tir las ener­gías del po­de­ro­so uni­ver­so que es­tá por en­ci­ma de to­do, an­te el que so­mos in­sig­ni­fi­can­tes briz­nas de hier­ba”. ( Em­ma Ro­drí­guez. La lec­ción de vi­da de H.D. Tho­reau, en Lec­tu­ras Su­mer­gi­das, 2013-03-10)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.