UN CO­RA­ZÓN NE­GRO

El Colombiano - - OPINIÓN - Por SAN­TIA­GO ZA­PA­TA SER­NA Uni­ver­si­dad EA­FIT Fa­cul­tad de Fi­nan­zas, 8° se­mes­tre sza­pa­ta6@ea­fit.edu.co

Ha­rá un par de se­ma­nas que lle­vo pre­gun­tán­do­me lo mis­mo, es una in­quie­tud in­sis­ten­te que no he sa­cia­do y qui­zá nun­ca lo ha­ga. Me pre­gun­ta­ba ¿Ha­bría gue­rra si no tu­vié­se­mos co­mo co­mu­ni­car­nos ver­bal­men­te?

Du­ran­te mu­chos años nos he­mos ca­li­fi­ca­do co­mo se­res su­pe­rio­res y pen­san­tes, con ca­pa­ci­dad pa­ra ra­cio­nar y to­mar de­ci­sio­nes ba­sa­das en la ló­gi­ca, aun así, he­mos si­do ar­tí­fi­ces de la ma­yor de­vas­ta­ción de la tie­rra en to­do sen­ti­do de la pa­la­bra, es­pe­cial­men­te con­tra nues­tra pro­pia es­pe­cie.

El ge­no­ci­dio, tér­mino que sur­ge du­ran­te la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX pa­ra de­fi­nir la in­ten­ción de des­truir, to­tal o par­cial­men­te de un gru­po so­cial, es un re­fle­jo de un co­ra­zón ne­gro que car­co­me al ser hu­mano. Co­mo pa­rá­si­tos se ins­ta­lan en no­so­tros sen­ti­mien­tos per­ver­sos; la am­bi­ción y la cons­tan­te ne­ce­si­dad de sen­tir­nos su­pe­rior al otro, nos vuel­ven ins­tin­ti­vos y ha­cen de no­so­tros má­qui­nas de gue­rra. Qui­zá por eso, al rea­li­zar­les esa pre­gun­ta a va­rias per­so­nas la res­pues­ta fue en su ma­yo­ría ¡Sí!

En au­sen­cia de la co­mu­ni­ca­ción ver­bal, hay quie­nes pien­san que ten­dría­mos aún for­ma de trans­mi­tir odio, re­pul­sión y aver­sión ha­cia el otro por­que no so­la­men­te con las pa­la­bras se hie­re al otro, mu­chas ve­ces nues­tro ac­tuar es su­fi­cien­te pa­ra de­to­nar un con­flic­to.

Des­de mi opi­nión soy par­ti­da­rio de que no se­ría así, la au­sen­cia de la pa­la­bra se tras­la­da a una au­sen­cia de con­flic­tos ma­si­vo. Mi jus­ti­fi­ca­ción es sen­ci­lla, con­si­de­ro que la pa­la­bra tie­ne un efec­to sor­pren­den­te so­bre el otro. Una fra­se ame­na y cá­li­da es ca­paz de dar­le vuel­ta a un mal día y así mis­mo, una pa­la­bra can­den­te o un dis­cur­so de odio es ca­paz de vol­car un país con­tra otro. Sue­na utó­pi- co y qui­zá sea in­ge­nuo en pen­sar­lo. En to­do ca­so, lo pien­so a dia­rio al ver tan­ta tra­ge­dia, al ver su­frir a mi­les de per­so­nas a cau­sa de con­flic­tos al­re­de­dor del mun­do.

En con­clu­sión, ha­ya o no co­mu­ni­ca­ción, pre­va­le­ce­rá en no­so­tros un co­ra­zón ne­gro y mal­va­do que va de­bi­li­tan­do nues­tra inocen­cia y con­fian­za en el otro, ge­ne­ran­do así gue­rras in­ce­san­tes. Qui­zá co­mo de­cía una ami­ga, lo que re­que­ri­mos es un bo­tón de reini­cio pa­ra co­men­zar de ce­ro * Ta­ller de Opi­nión es un pro­yec­to de El Co­lom­biano, EA­FIT, U. de A. y UPB que bus­ca abrir un es­pa­cio pa­ra la opi­nión jo­ven. Las ideas ex­pre­sa­das por los co­lum­nis­tas del Ta­ller de Opi­nión son li­bres y de ellas son res­pon­sa­bles sus au­to­res. No com­pro­me­ten el pen­sa­mien­to edi­to­rial de El Co­lom­biano, ni las uni­ver­si­da­des e ins­ti­tu­cio­nes vin­cu­la­das con el pro­yec­to.

Una fra­se ame­na y cá­li­da es ca­paz de dar­le vuel­ta a un mal día; una can­den­te, vuelca un país con­tra otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.