FI­LAS EN LAS TIEN­DAS DEL PARIS-SAINT-GERMAIN PA­RA COM­PRAR LA CA­MI­SE­TA DEL AS­TRO BRA­SI­LE­ÑO NEY­MAR.

El Colombiano - - OPINIÓN - POR EL CA­MINO Por JU­LIÁN POSADA pri­mi­zia­su­per@hot­mail.com

La si­lle­ta les ha per­mi­ti­do a mu­chos co­no­cer el mun­do, edu­car­se, via­jar, ex­pan­dir su par­ce­la.

La es­ce­na re­sul­ta­ba emo­cio­nan­te, ata­via­dos con su tra­je, que los iden­ti­fi­ca co­mo si­lle­te­ros, es de­cir, co­mo por­ta­do­res de una tra­di­ción in­ma­te­rial de es­te país, des­cen­die­ron de los bu­ses que los traían de sus ve­re­das, ca­da uno se aco­mo­da­ba el som­bre­ro, la rua­na, la fal­da o el ca­rriel, asu­mían su me­jor pos­tu­ra, for­ma­les se ubi­ca­ron en las es­ca­le­ras de in­gre­so a Pla­za Ma­yor, eran más de cua­tro­cien­tos, des­de el mi­ra­dor que da a ese es­pa­cio, el fo­tó­gra­fo en­fo­ca­ba y da­ba ins­truc­cio­nes pa­ra que el re­gis­tro fue­se el ade­cua­do, aba­jo, con el me­gá­fono se im­par- tían ins­truc­cio­nes pa­ra mo­ver­se arri­ba o aba­jo, a de­re­cha o iz­quier­da, la fo­to se­rá un do­cu­men­to pa­ra la his­to­ria, to­dos los pre­sen­tes nos sa­bía­mos tes­ti­gos de al­go inol­vi­da­ble, se ce­le­bra­ban se­sen­ta años de es­ta tra­di­ción, la luz ilu­mi­na­ba de ma­ne­ra cá­li­da la es­ce­na, el mo­men­to re­sul­tó me­mo­ra­ble.

Era tam­bién un día tris­te, uno de ellos ha­bía si­do ase­si­na­do, la tie­rra te­ñi­da de ro­jo, las flo­res ves­ti­das de lu­to, de vuel­ta a la tie­rra, a él y a otros tan­tos au­sen­tes se les rin­dió un sen­ti­do ho­me­na­je esa no­che; un to­que de dia­na nos re­cor­dó el do­lor de la au­sen­cia y el va­lor de la vi­da en una ciu­dad que ama y odia con tan­ta pa­sión. Mil in­vi­ta­dos les di­je­ron a los si­lle­te­ros lo que ellos sig­ni­fi­can, de pie se les aplau­dió cuan­do in­gre­sa­ron al lu­gar, allí se con­de­co­ró a los pio­ne­ros, al­gu­nos por su avan­za­da edad no pu­die­ron asis­tir, se dio la bien­ve­ni­da a los ni­ños que re­em­pla­za­rán a los más vie­jos; se brin­dó en su ho­nor, pa­ra ellos se sir­vió la ce­na y se les aco­gió co­mo pro­ta­go­nis­tas de una Fe­ria que es la ce­le­bra­ción que ha­ce­mos ca­da año al­re­de­dor de las flo­res, sus cul­ti­vos y su ma­ne­ra par­ti­cu­lar de or­de­nar esos her­mo­sos ata­dos que ha­ce se­sen­ta años des­cen­die­ron de la mon­ta­ña y que al ini­cio eran so­lo vein­te y que se ex­hi­bie­ron en el atrio de la Ca­te­dral.

Agra­de­ci­mien­to eterno a don Ar­tu­ro Uri­be Aran­go, di­rec­tor de la ofi­ci­na de Tu­ris­mo y Fo­men­to de Me­de­llín que de­ci­dió in­vi­tar­los esa pri­me­ra vez pa­ra en­tre­te­ni­mien­to de los ciu­da­da­nos.

La si­lle­ta les ha per­mi­ti­do a mu­chos co­no­cer el mun­do, edu­car­se, via­jar, ex­pan­dir su par­ce­la, los si­lle­te­ros nos re­cuer­dan que un mu­ni­ci­pio co­mo Me­de­llín es­tá com­pues­to por un 70 % de área ru­ral. Den­tro de las ca­te­go­rías que año a año juz­ga un ju­ra­do he­te­ro­gé­neo y sen­si­ble, las si­lle­tas tra­di­cio­na­les re­sul­tan to­do un re­to, ca­da uno la ela­bo­ra con flo­res de su jar­dín, al­gu­nos se han em­pe­ña­do en re­cu­pe­rar es­pe­cies que se creían des­apa­re­ci­das, los ra­mos que las com­po­nen son un ejem­plo de di­ver­si­dad y ri­que­za cro­má­ti­ca, en otras ca­te­go­rías la tra­di­ción evo­lu­cio­na, cier­tos ele­men­tos le han per­mi­ti­do ha­cer­lo, el mo­vi­mien­to es uno de ellos, ta­rea du­ra re­co­no­cer y pre­miar es­tos cam­pe­si­nos, al pa­so de un si­lle­te­ro flo­re­ce la vi­da

FO­TO AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.