AMI­GOS LEAL­TA­DES Y PRIN­CI­PIOS

El Colombiano - - OPINIÓN - Por RAÚL E. TA­MA­YO GA­VI­RIA rta­ma­yo@une.net.co

Ha­ce años co­no­cí a An­to­nio, un jo­ven dipu­tado a la Asam­blea De­par­ta­men­tal de An­tio­quia, un con­ven­ci­do de su con­ser­va­tis­mo. Ha­bía em­pe­za­do si­guien­do a los je­fes con­ser­va­do­res Jo­ta Emi­lio Val­de­rra­ma y Luis Gui­ller­mo Aran­go Mú­ne­ra

via­jan­do los fi­nes de se­ma­na por pue­blos y ve­re­das, sin as­pi­rar a al­tas po­si­cio­nes del par­ti­do o la po­lí­ti­ca. Al­go que el in­ge­nie­ro Luis Gui­ller­mo Aran­go

Mú­ne­ra lla­ma­ba: “po­lí­ti­ca ro­mán­ti­co ta­le­go­na”. Can­tan­do can­cio­nes con su ti­ple y con dos tra­gos de aguar­dien­te cau­ti­va­ba cam­pe­si­nos y vo­tos, has­ta que tu­vo que as­pi­rar a con­ce­jal mu­ni­ci­pal, pa­ra po­der ser de­le­ga­do a la Con­ven­ción del Par­ti­do y de allí sa­lió ele­gi­do dipu­tado de An­tio­quia.

En­tre sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo po­lí­ti­co en­con­tró un gran co­la­bo­ra­dor, in­te­li­gen­te y des­pier­to que te­nía una pe­que­ña in­dus­tria de ali­ños ca­se­ros. Luis Car­los re­sul­tó de gran ayu­da en la dipu­tación de An­to­nio, pues to­ma­ba no­ta de to­das las in­tri­gas que le ha­cían al dipu­tado, pa­ra cum­plir­les lue­go an­te las dis­tin­tas ins­tan­cias del go­bierno. Pe­ro Luis Car­los se apro­ve­chó de la amis­tad con An­to­nio y de los re­sul­ta­dos elec­to­ra­les pa­ra fi­nan­ciar su pe­que­ña in­dus­tria de ali­ños. En una tar­de de eu­fo­ria po­lí­ti­ca, Luis Car­los le pro­pu­so a su ami­go, dipu­tado, que le fi­nan­cia­ra unas má­qui­nas pa­ra su em­pre­sa y que él le ase­gu­ra­ba el va­lor pres­ta­do, con fac­tu­ras de ven­tas a nom­bre de An­to­nio. Así se hi­zo y An­to­nio se en­deu­dó en un ban­co pa­ra pa­gar las má­qui­nas, con­fian­do en la amis­tad, leal­tad y prin­ci­pios de su ami­go y com­pa­ñe­ro.

Lo ma­lo fue que cuan­do An­to­nio em­pe­zó a co­brar las fac­tu­ras, en­con­tró que Luis Car­los ya las ha­bía co­bra­do, (por do­ble fac­tu­ra­ción) ha­cien­do que­dar mal al dipu­tado co­mo fal­so acree­dor. To­tal, An­to­nio pa­gó el prés­ta­mo al ban­co por las má­qui­nas y Luis Car­los cre­ció su in­dus­tria pe­ro per­dió la amis­tad de An­to­nio y la cre­di­bi­li­dad de la gen­te.

Me acor­da­ba de es­ta his­to­ria de trai­cio­nes y des­leal­ta­des, cuan­do mi­ro las ac­tua­cio­nes del doc­tor Jo­sé Ga­lat, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Gran Co­lom­bia, en el Ca­nal Te­le­vi­da, con su ami­go Diego Aran­go.

Fue en reali­dad, el pe­rio­dis­ta Diego Aran­go el de la idea de crear un ca­nal de te­le­vi­sión sin áni­mo de lu­cro pa­ra Bo­go­tá, pa­ra di­fun­dir no­ti­cias de orien­ta­ción cris­tia­na y de­fen­der la Igle­sia Ca­tó­li­ca. Con la ayu­da de Ga­lat, se lo­gró la se­ñal 45 UNF, pe­ro fue Diego el que lo­gró la co­ber­tu­ra na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, su­bién­do­la al sa­té­li­te y con su tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co y en­tre­ga, lo­gró el pres­ti­gio y au­dien­cia de Te­le­vi­da.

Cuan­do lle­gó el car­de­nal Ber­go­glio al pon­ti­fi­ca­do, co­mo Pa­pa Fran­cis­co, em­pe­za­ron los ata­ques de Ga­lat a los sa­cer­do­tes ca­tó­li­cos, si­guió con obis­pos y car­de­na­les y ade­más sa­có de la emi­so­ra a su fun­da­dor, Diego Aran­go.

Aho­ra se ha de­di­ca­do a per­se­guir al San­to Pa­dre, acu­sán­do­lo de ser el An­ti­cris­to co­mu­nis­ta y no sé cuán­tas co­sas más, con­tra­di­cien­do la ver­da­de­ra mi­sión del ca­nal que era la de di­fun­dir y orien­tar a los ca­tó­li­cos y de­fen­der las doc­tri­nas so­cia­les de la Igle­sia.

El San­to Pa­dre Fran­cis­co es el je­fe de la Igle­sia y es el re­pre­sen­tan­te de Cris­to. No­so­tros obe­de­ce­mos.

Fue­ra de eso, Ga­lat no le ha cum­pli­do a Diego Aran­go con sus sa­la­rios y pres­ta­cio­nes pen­sio­na­les, lo que no es cris­tiano. Ya la Igle­sia Ca­tó­li­ca lo ex­co­mul­gó, pe­ro la jus­ti­cia la­bo­ral de Co­lom­bia le co­bra­rá lo que le de­be a Diego.

ÑAPA. Es­ta co­lum­na exal­ta la la­bor de la doc­to­ra Cris

ti­na Pla­zas Mi­chel­sen en el ICBF. Su la­bor por los ni­ños y las adop­cio­nes me­re­cen nues­tra gra­ti­tud

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.